Una arquitectura del sitio

Por: | 20 de diciembre de 2010

 _MG_3312

La arquitecta Claudia Uccelli (Lima, 1965) quiso que su edifico para el Museo Cao, cerca de Trujillo, en Perú, demostrara una comprensión de las culturas indígenas asentadas en la costa norte de ese país. Así, aunque la arquitectura como paisaje y la volumetría de una construcción como topografía son dos cuestiones claves en la arquitectura actual, Uccelli quiso además que su edificio manejara la dualidad del claroscuro y de los llenos y vacíos en un intento de acercamiento a la estética de esas culturas.

¿Por qué no se pierde el edificio en la nada o el todo que es ese paisaje sin fin azotado por el viento? El inmueble, de hormigón -“un elemento compositivo sin distracciones”, explica Uccelli- y levantado con un presupuesto de 250 dólares el metro cuadrado, es una arquitectura orgánica.  Tras erigir una estructura tensionada en el sitio arqueológico “El Brujo”, donde hoy se encuentra el museo, Uccelli ganó el concurso para levantar este edificio en el que los espacios se suceden en una planta que ella define como “Moche doméstica” –los antiguos habitantes de la zona-, a pesar de que el área construida es poco doméstica: ronda los 1.500 metros cuadrados.
El recorrido interior, las fugas visuales  hacia el mar cercano, la dirección del viento, su azote, y la ausencia de límites emulan, desde el propio museo, la naturaleza del lugar. El nuevo edificio del complejo arqueológico busca difundir los hallazgos, señalar en el mapa turístico la Ruta Moche y crear un vínculo con las poblaciones “urbano-marginales” de los alrededores, como el pueblo de Magdalena de Cao, Santiago de Cao o Chocope, que ven en ese nuevo espacio un lugar donde reconocer sus orígenes.

La disposición de tres de los cinco volúmenes que forman el museo genera una plaza en su interior protegida del clima sumamente erosivo del lugar, que une al fuerte viento la arena. Esa plaza es el nexo que une y define la relación entre los volúmenes del museo. Sin embargo, ese espacio abierto, y sin embargo protegido, es también la paradoja de un lugar que se entiende mejor como paisaje que como arquitectura, pero que para poder vivirse precisa de la protección sutil, pero firme, de la arquitectura.

_MG_3906 
_MG_3441 
 


 

Hay 5 Comentarios

Excelente articulo! He estado ahí y me pareció todo fascinante!!!... La Arquitectura, el diseño , los espacios, el paisaje y el contenido y expresión de lo que se quiere dar a conocer y sobretodo transmitir a los visitantes.

M. Barbier

aunque es innegable el valor del edificio creo que, a mi modo de ver, se queda corto si lo entendemos como "arquitectura como paisaje" o "construcción como topografía". Si vemos la foto 1 es claro que el mismo es una imposición al paisaje

En la primera fotografía, en la que vemos el edificio solitario en la inmensidad árida del paisaje, sin que apreciemos accesos, salvo caminos o sendas de tierra, sin ninguna señal vegetal o de otro tipo en las inmediaciones que nos indique que es un edificio especial (un museo), la primera impresión que tenemos es la de que se trata de una majada de pastores. Lo cual me parece bien, porque sería la mejor forma de integrar la arquitectura en el paisaje (no olvidemos que un paisaje es siempre un espacio natural sometido a una intervención humana, aunque sólo se trate de una mirada interpretativa del espacio natural)
Por otro lado me sorprende gratamente comprobar como se adecua un material tan moderno, como el hormigón armado, al carácter telúrico y ancestral de una cultura tan apegada a la tierra, al entorno. Sencillez, economía y respeto al entorno y a la cultura en el desarrollada.
Mis felicitaciones a Claudia Uccelli.

Me gusta!! genial articulo!!

http://myhappywindow.blogspot.com/

Un artículo que transmite la poesía de la arquitectura. Una arquitecta y una periodista que descubren la magia del lugar.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal