Vestir con piedra para desnudar

Por: | 06 de mayo de 2011

 

 7447_01_retoc

FOTOS: FERNANDO ALDA

 El fallecido chef Santi Santamaría no estaba solo a la hora de tratar de recuperar la tradición para, a partir de ésta, construir una vanguardia gastronómica. La piedra abujardada del casco antiguo gerundense se cuela por las ventanas del nuevo restaurante del chef Pere Massana  (una estrella Michelín) para vestir un local cuyo nombre, Nu (desnudo), es toda una declaración de intenciones.

Piedra granítica de las canteras locales, materiales del lugar y reconocibles, desnudez arquitectónica para retratar la búsqueda de la esencia. Esas son las bazas empleadas por el interiorista Francesc Rifé para comunicar los valores de Massana ante los fogones: el producto en estado natural.

Formado en la escuela Elisava de Barcelona, Frances Rifé (Igualada, 1969) es un tipo que se juega los proyectos a un par de decisiones drásticas, un par de materiales contrastados y una fórmula infalible: la resta. Aquí, era la piedra natural la que iba a ser capaz de coser pasado y futuro, interior y exterior de un mismo lugar. El objetivo era trabajar la piedra de forma contemporánea, evocando la tradición con un material autóctono y apoyando la apuesta de futuro sobre la actualización de esa tradición.

No es esta la primera vez que Rifé coge el cincel. En el reciente restaurante Arrop de Valencia ya hizo mano de la recuperación de este elemento, favorecido por las instalaciones del propio local, y convirtiendo la piedra en un elemento de sorpresa en un interior minimalista. En Girona, en cambio, la piedra granítica abujardada se anuncia en la fachada. Diferentes relieves cubren parcialmente la cara externa del restaurante para equilibrar un muro que deja entrar luz y protege la intimidad de los comensales. Esta apertura a la calle deja que el despiece pétreo del techo del comedor –que Rifé diseñó siguiendo el esquema de una cuadrícula y creando espacios en negativo para camuflar las instalaciones de luz, acústica y climatización- se asome a la ventana y pueda ser admirado desde la acera.

La convivencia entre interior y exterior, entre comensal y cocinero, trabajando en una gran barra, también de piedra clara pero revestida con opalina verde, tiene un eco en la disposición de las mesas de este local, que quiere ser más esencial que exclusivo y prefiere que los comensales se sienten en banco y se asomen a la ventana que protegerlos y aislarlos. El ejercicio de interiorismo de este restaurante pone el foco en la convivencia. Un ambiente cuidado y acogedor enmarca una comida natural. Aquí todo se entiende y todo se disfruta. Ahora y dentro de quince años.

7447_07 

 7447_23_retoc

 7447_26

 7447_16_retoc

Hay 13 Comentarios

mezclan mucho el restaurante Massana con el Nu,el massana es el que tiene la estrella Michelin el Nu és un restaurante más moderno i minimalista,donde han querido hacer un restaurante diferente a los de aqui. Ya se que estamos acustumbrados a sentarnos en una mesa a 3 km de la otra , pero nos tenemos que modernizar y tener una mentalidad más abierta cuando se va a sitios diferentes , tanto en la comida como en la parte arquitecta de un restaurante . Yo he comido muy bien ,los asientos són comodos y comer en una barra teniendo al lado un estraño fue una expériencia divertida y encima tenia al chef de cocina delante mio y podia ver todo lo que preparaba.

Se llama FrancesC Rifé, y nació en Sant Sadurní d'Anoia, no Igualada...

Vamos a ver..... La decisión del numero de comensales por mesa es del dueño del restaurante....
Minimalista SI, pero por lo menos se podra comer. Estoy harto de ir a restaurantes donde el espectaculo supera a la comida, ni la ves ni la oyes.

Ultimamente ir a comer ha sucumbido al gusto de lo cocinado por el reflejo de una imagen adjetivada de gestos estéticos. Yo jamás comeré en un lugar así. Me parece horrible volver al no-lugar de aquellos modelos de modernidad americana de los años cincuenta de comida barata. Y es que si hay algo produce la sociedad de lo híbrido, es reciclaje de ciertas identidades culturales por otras dándoles apariencia de novedad. Si invitara a un amigo, de esos que les encanta descubrir los secretos del gusto y los matices en el paladar a este no-lugar me diría que como provocación está atmósfera está bien, pero fuera bromas, seguro que se le va indigestar la comida.

comer al lado de un desconocido no es una costumbre habitual en los paises del sur de europa, por eso en las barras, ya sea de tapeo, japonesa, en un mercado, de carajillo a las diez de la mañana, etc., uno come a kilómetros de distancia de los demas comensales y con las conversaciones aisladas por conos de silencio en los que éstas jamás se mezclan . de todas maneras me parece bastante provinciana la critica a una barra para servir comida de alto nivel, yo la celebro.
este no es el restaurante con estrella michelin, el que la tiene es la casa madre massana.
segun las fotos aqui publicadas el restaurante me parece horrible, frio e impersonal, podria estar en buenos aires, londres, australia o laponia que tanto da, el problema no es el minimalismo ( muy mal explicado y por lo tanto mal entendido en general), sino la mala arquitectura, no es lo mismo un espacio vacio enhormigon mal llamado minimalista que una obra de john pawson ( sea una tienda o un monaterio de clausura).
siempre hablando de lo poco que se deja ver en las fotos, tiene detalles tecnicos ( los huecos del techo para la climatizacion..etc.), los acabados se ven de calidad, pero la frialdad del ambiente es terrible, tal vez en directo con otra luz y gente sea mas acogedor.
lo de tener la pagina web solo en catalan es una decision tan personal como respetable. están en todo su derecho, me parece mas grave el detalle de la pagina en construccion.

Me parece acertada la combinación de la piedra, buen contraste. El detalle de ocultar instalación muy bueno. Sin embargo, he de decir que estoy de acuerdo con alguna opinión sobre la disposición del restaurante. No deja mucha opción a la intimidad así como que recluta grupos de 2, ¿es que no pueden ir más personas? Me recuerda al comedor universitario pero con la gran mesa hecha trozos y las servilletas de tela.

Un claro " homenaje" a los restaurantes de ARMANI, que ya llevan casi una decada, gracias a la obra maestra del arquitecto minimalista CLAUDIO SILVESTRIN.

Estimada Anatxu, la piedra local de Gerona no es granito: es una caliza, llamada numulítica por la multitud de fósiles de ese tipo que contiene. Tampoco está abujardada, la bujarda es una herramienta que lleva poco tiempo aplicándose a la piedra y que, además, la daña.

Dejando a un lado la estética y opiniones subjetivas... el pero más importante se me ocurre en lo funcional. Quizá poca intimidad del comensal y falta de amplitud física, lo cual se presupone en una restaurante de estas características.

Si el Señor de los Anillos lo hubiese escrito un arquitecto minimalista hubiese quedado así:
- Dame el anillo.
- No.
Miren el blog "vicisitud y sordidez" las entradas referentes a "Satán es mi señor". Este restaurante es satánico. Por estas cosas la mayoría de la gente odia la arquitectura actual. Y con razón. Pero nos basta con llamarlos incultos. Así nos va...

Para no agradarme. Comer en el escaparate. Comer con mi conversación mezclada con la pareja de al lado. Escueto minimalismo que, para mí, lo acerca a la frialdad heladora... Lo de la dificultad de comunicación es secundario... Hablarán inglés, ¿No?

La piedra utilizada con sabiduría es lo mejor que nos puede pasar; espero que nuestra civilización no la deseche; además, desde hace años es de los materiales más baratos, y de hecho es con el único que se da la paradoja de que su imitación (en cerámica) es más cara que la piedra original.

Sin duda , de un punto de vista arquitectónico el restaurante será una joya pero...
1) A mí, pagar 70 o 80 euros y comer a 50 centímetros de otras personas que no conozco no me resulta que digamos muy cómodo ni me parece pensar en el cliente (que al fin y al cabo es el destinatario de un servicio).
2) La página web de un restaurante con una estrella Michelín que está SÓLO en catalán y que está en construcción? Yo paso...

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal