Enchufarse en todas partes

Por: | 27 de enero de 2012

 

 Mainline_Spanish

 

 

Conectarse a una red eléctrica desde cualquier punto de una habitación, añadir enchufes, cambiarlos de lugar o retirarlos sin necesidad de construir nuevas regatas, ni de llamar al electricista, es posible. Un sistema de distribución de energía eléctrica por raíles podría terminar con la pesadilla de sufrir las obras o con la chapuza de dejar los cables vistos cuando se calculan mal los enchufes que se necesitan o el tiempo exige aumentarlos. El invento se cocinó en Australia y, tras hacerse con premios de diseño como el Red Dot, la empresa británica Steljes lo comercializa en Europa.

 

Los canales Mainline pueden instalarse horizontalmente -en paredes perimetrales o rodeando una encimera de cocina- o en vertical. Fabricado en tiras de poco más de dos metros –que pueden fragmentarse o unirse- y que admiten hasta 16 enchufes cada una, está pensado para la nueva arquitectura hospitalaria, cultural o doméstica que hace de la indefinición una de sus señas de identidad. Está claro que con un sistema así es más fácil diseñar espacios flexibles, alterar distribuciones o sumar puestos de trabajo o lectura (ordenadores y lámparas) en una mesa larga. Pero también es cierto que su impronta en los espacios es, aunque limpia, notable.

Una vez instalado, o supervisado, por un electricista, el sistema de raíles funciona sin restricciones y con gran flexibilidad admitiendo nuevas conexiones con sólo insertar el nuevo enchufe en la sección del canal y girar para fijarlo. El giro contrario a las agujas del reloj basta para desconectar, y desactivar, los enchufes que se quieran anular. Instalar o retirar enchufes es cuestión de segundos y no deja huellas en la pared. Eso sí, la traza que marca el raíl convertido en zócalo es más que visible. Así, el sistema ofrece acceso ilimitado pero a la vez, presencia notable. Por eso, aunque su marca en los espacios no superaría la prueba de profesionales, o clientes, austeros y minimalistas, un arquitecto o diseñador ingenioso podría sustituir el zócalo por los canales o buscarles una ubicación inusitada. Como este producto, el nuevo diseño ya no son elementos acabados, son ideas para facilitar que los demás mejoren sus trabajos, y hasta el propio producto, con usos personalizados del mismo.

Mainline_kitchen_white

Mainline_lounge_HB

Hay 5 Comentarios

La verdad es que es un sistema muy práctico y para nada antiestético. Lo único que le veo como inconveniente es que como se extienda su uso, los electricistas nos vamos a quedar prácticamente sin trabajo. Si hoy día está complicada la cosa, no digamos con este invento.

Hace tiempo que lo digo, las viejas formas de trabajar están apareciendo de nuevo. Cada vez usamos mas cosas que antiguamente se usaban habitualmente y nos quedamos fascinados pensando ¡ohh! ¡ahh!

Una herramienta muy buena, me parece mu satisfactorio.

Una empresa española, Metalper http://www.metalper.com/es/index ha patentado un producto similar.

Esto lo unico que tiene de nuevo es el sistema click para añadir facilmente enchufes, antes si había canaleta y existen desde hace unos 20 años, empalmabas un trozo de cable y ponías el enchufe

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal