El silencio tiene una capilla en Helsinki

Por: | 18 de junio de 2012

Kampin kappeli, (c) Antonin Halas, _MG_3080_3041

FOTO: Antonin Alas

La capilla del silencio que se acaba de inaugurar en Helsinki es un espacio laico pagado por la asociación de las iglesias luteranas de la ciudad. No hay curas, quienes escuchan a quien tiene necesidad de hablar son trabajadores sociales. El encargo lo dejaba claro. Se trataba de recuperar una idea religiosa para mejorarla: escuchar sin juzgar.

Se trataba también de que quienes necesitan ser escuchados no tengan que hacer colas frente a las oficinas sociales sentados y callados frente a otras personas que también esperan para que les escuchen. Un estudio finlandés, K2S, ganó el concurso en 2008, al tiempo que ganaba otro para realizar el pabellón finlandés en la Expo de Shanghai. Como aquel, este trata la madera como un material precioso, cálido, noble y cercano a la vez. Y espera llegar a la gente con una forma sencilla pero icónica. El proyecto es caro, una joya visible para la ciudad y un refugio para los más necesitados en medio de la zona más bulliciosa de la capital finlandesa: la plaza Narinkka, el lugar donde llega el metro al centro. Costó siete millones de euros y el trabajo realizado en ella es de ebanista. También de futuro. Se atreve a diseñar un refugio para la ansiedad existencial que devora a tantos occidentales fuera del territorio sagrado. Llega hasta el bullicio que esconde tantos problemas de la gente sin problemas de subsistencia.

 

 

Convertida en reclamo la capilla, que se abrió al público a finales de mayo, impone el silencio. Sirve al turista y al necesitado. Nadie levanta allí la voz. Es una llamada de atención. El cuerpo cilíndrico encierra solo la capilla. El acceso se hace por un prisma de hormigón y vidrio donde tienen una sala los trabajadores sociales. Ese prisma funciona de antesala también en las épocas de frío y nieve (más de medio año en Helsinki) y guarda los paraguas y los abrigos de quienes llegan hasta ahí. Se trata de preparar. También de despojar. De llegar hasta el silencio sin ruidos visuales y ligero de equipaje.

 

Kamppi_chapel_4_Photo_Tuomas_Uusheimo_3365

FOTO: Tuomas Uusheimo

Kamppi_chapel_2_Photo_Tuomas_Uusheimo_3367

Hay 18 Comentarios

Comfortable softwood galactic uterus

Este hito de la exquisitez "diseño" fue construído sólo para rellenar espacio en una plaza amplia que no pudo ser devorada por el inmenso mall con estación de metro, pues había construcciones históricas protegidas. Rautatientori es la principal estación del centro de Helsinki donde confluyen el metro, buses y ferrocarril, y no es la de este mall.
También esta "capilla" logró tapar otros edificios históricos de Helsinki que mal que mal, podían verse desde esta plaza.
Helsinki siempre se caracterizó por ser una ciudad pequeña, amable, no asfixiante, pero desde hace dos décadas se ha ido llenando de rellenos como éste, producto de la ambición de la Alcaldía de Helsinki de vender cada espacio libre a las inmobiliarias para construir a destajo.

Los habitantes de Helsinki cuando queremos buscar el silencio y la reflexión, vamos a caminar por el bosque que está muy cercano a las zonas habitacionales y hay mucho en los alrededores. También la costa es un muy buen lugar donde buscar el silencio de la naturaleza. No es necesario construir cápsulas aislantes. Helsinki no es una urbe de cemento con millones de habitantes.

pura analogía: es un canasto? qué es? se integra con el entorno? un volumen que desde fuera impone como se impone la idea del dios católico. Volumen pretensioso sin serlo, mudo sin pretenderlo, hermético, excluyente. No termino de comprenderlo. El interior es otra cosa pero tampoco para tanto si se compara con la capilla ecuménica de Rodko en Huston ... ese sí que es silencio adherido a una tenua luz

Me parece que un sitia con estas características es parecido a lo que pudo ser el Paraíso Terrenal, en el tiempo cuando Dios creo a Adan y a Eva. Ellos tenían un espacio donde estar unas veces en silencio, otras en escuchar los sonidos de la creación, otras escuchar la voz de Dios. Hoy día, como hemos llenado todos los espacios con ruido, es muy difícil tener silencio, disfrutar del silencio, beneficiarnos del silencio y bendecir a nuestro mundo con el poder terapéutico y espiritual del silencio. Estamos pero que muy necesitados de encontrar espacios de silencio. Esta iniciativa que nos presenta este artículo, no la considero un lujo ni mucho menos una frivolidad; es una necesidad de primer orden. Si fuéramos capaces de crear más espacios de silencio, creo que tendríamos menos hospitales psiquiátricos.
Publicado por: Máximo Álvarez Alvelo |

Me parece que un sitia con estas características es parecido a lo que pudo ser el Paraíso Terrenal, en el tiempo cuando Dios creo a Adan y a Eva. Ellos tenían un espacio donde estar unas veces en silencio, otras en escuchar los sonidos de la creación, otras escuchar la voz de Dios. Hoy día, como hemos llenado todos los espacios con ruido, es muy difícil tener silencio, disfrutar del silencio, beneficiarnos del silencio y bendecir a nuestro mundo con el poder terapéutico y espiritual del silencio. Estamos pero que muy necesitados de encontrar espacios de silencio. Esta iniciativa que nos presenta este artículo, no la considero un lujo ni mucho menos una frivolidad; es una necesidad de primer orden. Si fuéramos capaces de crear más espacios de silencio, creo que tendríamos menos hospitales psiquiátricos.

Hola, amigos. Me parece una buena idea y mejor aún la realización. Una especie de hospital de urgencias para el alma. Todo un símbolo de nuestra sociedad, pero símbolo positivo: ese espacio de luz y de silencio, pero abierto a lo trascendente, seguramente servirá a muchos para encontrar un poco de alivio y de paz, y seguir caminando en medio de tanto ruido, de tanta contaminación y de tanta alienación en la que estamos sumergidos. Espacio para salir a flote y seguir respirando. Saludos

se agradecen las fotos en alta calidad

solo una aclaracion. el concurso del pabellón finlandés fue ganado por el despacho JKMM. La propuesta de K2S obtuvo una mención honorifica.

En la antigüedad, en algunos cruces de caminos, se emplazaban pequeños templos a los Lares para poder invocar a lo sagrado. Lugares construidos con Harmonía donde no era necesario mediar con la palabra.

brillante en cualquiera de sus sentidos.

La visitare dentro de algunos dias,y hare un comentario mas amplio,la idea me gusta mucho

siete millones de euros para que los necesitados puedan ir a que se les escuche? no sería mejor invertir ese dinero en ayudarles con sus problemas? microcréditos, formación, ayuda psicológica, asistencia médica...? de verdad necesitan los necesitados una bombonera arquitectónica para exponer sus problemas? me estoy perdiendo algo?

la arquitectura nórdica siempre ha sido sencilla en materiales y formas, un edificio realmente bonito

En realidad sí que hay curas: uno de cada confesión (más curas que trabajadores sociales, en total). Cualquiera puede acudir a hablar con el que le plazca.

Siete millones de euros para nada. Una escultura carísima cuando media Europa se hunde en la miseria. Que se lo digan a los Griegos y pronto a nosotros mismos.

Espectacular... los bancos mirando hacia la nada! Muy reconfortante.

Un tranquilo espacio interior, que gracias a la madera y la luz natural invitan al silencio.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

Archivo

enero 2017

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal