La respuesta ética frente a la sobreproducción de sillas es ¿una silla más?

Por: | 17 de septiembre de 2012

Emeco-Broom-chair015-starck

 Algo así parecen pensar muchos de los diseñadores y productores actuales que se empeñan, año tras año, en presentar en Milán su idea de la silla definitiva. Ha vuelto a ocurrir este año. La empresa norteamericana Emeco que ya lanzó hace dos temporadas su famosa silla Navy fabricada íntegramente con botellas de cola recicladas, ha puesto en el escaparate la silla Broom de Philippe Starck. Como una escoba (broom), este nuevo diseño recoge las sobras de aserraderos y de plantas de tratamiento de plásticos para, combinando ambos deshechos, obtener un material sólido y resistente.

Starck, que lleva décadas produciendo catálogos enteros de sillas de plástico con todo tipo de ideas (a veces) y de retóricas (otras veces), se lanza ahora a convertirse en el máximo representante del diseño sostenible, reciclable y, por lo tanto, ecológico. ¿Podemos creerle?

 ¿Debemos seguirle? ¿Es necesario, como asegura, eliminar –ahora- cualquier rasgo del diseño que vaya más allá de la pura función ergonómica o logística del producto? ¿Dónde queda la narrativa que tanto le gustaba hace apenas un año? ¿Dónde los retos estructurales de sus butacas apoyadas en tres patas que despistaron a tantos epígonos? ¿Qué debemos pensar de otras sillas, como One more please o Miss Less –ambas de plástico y producidas por Kartell-, que ha presentado este año?

Que Emeco es una empresa sólida no está en duda: lleva 150 años produciendo sillas de aluminio y cuatro décadas reciclando componentes - y extendiendo la vida de sus productos-. Que Philippe Starck haya sido una figura indiscutible en la historia del diseño, tampoco. Que uno pueda reinventarse resulta esperanzador. Pero que queda extraño que las notas que publicitan dos productos de un mismo autor lancen mensajes contradictorios es evidente. Así, que no se puede ser el primero en todas las carreras es algo que todos deberíamos aprender. Y admitir. Sobre todo cuando tal vez resulte que estamos ya demasiado cansados para empezar a correr de nuevo.

La pregunta no es si la silla Broom es reciclable –que parece que sí lo es, por lo menos reciclada-, la pregunta es si la silla Broom es necesaria. Y me temo que la respuesta es que dicha butaca representa más una moda que una solución. ¿Se le ocurrirá a algún productor admitir que la solución ante la sobreproducción de sillas no pasa por fabricar una silla más?

 

Emeco-Broom-chair010-natural

Hay 5 Comentarios

ben ça alors!

Yo la he visto en www.labreastore.com la venden en pack de 2 por 380€, no sé si las venderán sueltas, será cuestión de preguntar.

el señor Starck prodiga una forma de hacer que ni él mismo hace, o no recuerda. No estamos en el renacimiento

Muy buena reflexión y completamente de acuerdo contigo. En este caso considero su ecologismo mera propaganda barata.

La escoba esta de puta mother!!! Donde las venden?

Hace tiempo que no deberíamos seguir al Sr. Starck, fan del espectáculo circense que tanto ha degenerado la percepción de lo que es el diseño en la gente de la calle, porque todo esto no debe sr para semidioses endogámicos..
Lo que hay que hacer es creer más en el criterio del selector (punto de venta, arquitecto, interiorista...) que no en alguien que lo único que hace de provecho es promover (inintencionadamente?) el debate de la sensatez en este sector.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal