“Nos falta plantearnos si la sociedad sostenible va a ser más justa o no”

Por: | 22 de octubre de 2012

Muñoz Global Warming
FOTO: Global Warming

Sucede con todos los avances tecnológicos, cuando se ve claro que son un nicho de mercado, las empresas y las grandes economías poco a poco apuestan por ellos. Por eso Francesc Muñoz, doctor en geografía, profesor de la Universidad Autónoma de Bellaterra y director del Observatorio de la Urbanización, cree que la sostenibilidad urbana vendrá definida por su rentabilidad: “De ahí que resulte básico que se hagan experimentos con las eco-ciudades, que se investigue, que se vea que son, realmente, un nicho de mercado”.

Atravesamos un momento de transición con el conocimiento y la tecnología para controlar la eficiencia energética.

El conocimiento que se está aplicando en los eco-barrios y las eco-aldeas no es radical, pero si transformador: se trata de desperdiciar menos, producir menos residuos y emplear energías renovables. Existe el conocimiento para construir mejor y conseguir que todos los elementos urbanos se comporten mejor ambientalmente. Lo que pasa es que una cosa es que sepamos ya cómo hacer esto y otra es la voluntad económica y la política, derivada de eso.

¿Para arraigar una convivencia urbana sostenible son más importantes la economía y la política que la educación?

Una cosa tiene que ver con la otra. Las políticas no dejan de ser modelos de comportamiento. Si una ciudad introduce políticas que tienen que ver con el bienestar y que fomentan la redistribución de la riqueza, está educando a la población. Si otras políticas urbanas se dedican a primar determinados intereses, eso va calando como lluvia fina. Para mí hay un continuo entre el comportamiento de los ciudadanos y las políticas que se aplican desde los lobbies económicos, aunque a veces se les pone un peso excesivo a los ciudadanos: Siempre somos los que no nos portamos bien. La responsabilidad mayor es de quien diseña las reglas y las aplica para generar modelos de comportamiento. Esto no se dice mucho, y es importante.

En medio de una crisis galopante, ¿cómo educar en el largo plazo?

Sabemos que en las eco-ciudades podría estar resuelta la parte técnica y tecnológica de una mejor gestión de los tres elementos clave de una eco-ciudad: lo que entra (la energía en sus múltiples versiones), lo que sale (los residuos y los procesos económicos de producción, de consumo, de transporte) y lo que se mueve en medio (cómo se transporta la población, por ejemplo). Nos falta plantearnos si la sociedad sostenible va a ser más justa o no.

En los 90 se hablaba de Dubai como un lugar sostenible.

Los edificios lo son, es cierto, pero los obreros que construyeron los rascacielos vivieron, prácticamente, en un régimen de esclavitud. Estaría dispuesto a tener menos sostenibilidad ambiental a cambio de un poco más de sostenibilidad social y cultural. Corremos el riesgo de cegarnos con la sostenibilidad y plantear ciudades realmente injustas.

¿Las nuevas eco-ciudades pueden comenzar sostenibles  y evolucionar a mejor o a peor? ¿Cómo controlar esa evolución?

Con políticas urbanas. Tú pones en marcha una ciudad, pero la ciudad después evoluciona.

En China está pasando lo que sucedió en EEUU en los años 20 y 30. Es un lugar de efervescencia y de experimentación tan brutal que seguramente lo que salga de allí puede tener mucha capacidad de ser un modelo de futuro. En ese sentido, la experiencia europea de eco-barrios y eco-aldeas alcanza en China dimensiones brutales. Es interesante como experimento porque si llegara a salir bien tendríamos una piedra de toque fundamental. No olvidemos que los grandes problemas de la humanidad del futuro no son de pequeñas ciudades, son de grandes metrópolis.

Con todo usted suele repetir que  no hay nada más insostenible que la ciudad…

Sobre todo si es habitada por personas -que es lo que queremos que pase en las ciudades, que las habiten las personas-. La ciudad crea entornos que no pueden funcionar nunca como un eco-sistema de la naturaleza.  Cuando se habla de ciudades sostenibles hay que dejar claro que a lo que podemos aspirar es a mejorar, pero no a cambiar radicalmente.

¿Hasta qué punto se puede reparar una ciudad aquí si en China casi todo son operaciones ex-novo y, en cambio, la experiencia europea recicla y repara?

Los territorios nuevos tienen la virtud de ser pruebas en probeta. Teniendo en cuenta el momento que atravesamos, va bien. El futuro tiene que ir por ahí.  Se debería construir mejor y encontrar para cada lugar los ajustes que más convengan. La cultura urbana norteamericana no tiene nada que ver con la nuestra. Y no me refiero a la movilidad. Un norteamericano cambia de casa 17 veces de media en su vida. Aquí, a duras penas cambiamos tres. Pero igual que el automóvil cambió la cultura en Norteamérica, esta nueva apuesta podría crear una cultura urbana diferente en el futuro.

 Una vez resuelto el conocimiento técnico, ¿hasta qué punto podrán las eco-ciudades llegar a generar una vida urbana basada en principios diferentes?

Si hay un lugar donde lo que se haga a favor de la ciudad pueda servir de caja de resonancia, igual que sucedió en EE UU, ese lugar es China. Como solemos criticar todo lo que viene de China, diría que es interesante como piedra de toque lo que está haciendo por la dimensión que allí puede alcanzar. 

 

 

 

Hay 5 Comentarios

Par rehablitacion Madrid : EUROVEGAS ( modelo de desarrollo sostenible?)

TOdo se verá con el tiempo...

°Quieres ver como LADY GAGA ha logrado PERDER PÉSO? Descubre su METODO en este VIDEO: http://su.pr/1xuU15

La única sociedad sostenible será aquella donde la población sea no más que aproximadamente el 20% de la población actual del planeta. Esto es así porque lo que ha permitido que seamos 7000 millones de personas en este mundo finito ha sido la reserva almacenada de energía solar del pasado en forma de energía fósil. Como ese depósito es finito, al acabarse, el planeta no tendrá suficiente producción ecológica para mantener a tantos homo sapiens. Para colmo hemos reducido la producción ecológica del planeta, cosa de nuevo, que solo ha sido posible gracias a poder sustituirla por la producción "fosil" así que quizas la fracción que sobreviva sea incluso menor.

Y si la sociedad china quiebra antes de darnos soluciones "urbanas"? Lo dicho de momento solo aplican nuestras soluciones, ya sean de la simple Modernidad que de una modernidad "clean" bajo lema de sostenibilidad. Y si falla el plan de abastecimiento de agua de Pekin, cual sera la respuesta "social" de su población? Estamos entrando en una sociedad de sobriedad es decir de penuria? Saldremos alguna vez de la sociedad dicha de "riesgo". Son intercambiables experiencias urbanas surgidas en diferentes áreas culturales?
Por lo menos estamos conscientes que la Ciudad transformando y consumiendo materia mediante energia solo produce residuos que el "liberalismo" sigue llamando "riqueza". Son las eco-ciudades la nueva coartada cultural del capitalismo hedonista?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal