¿Destacar o camuflar los edificios?

Por: | 23 de noviembre de 2012

 

VivBadalona_PG338_25-1

 

A veces la arquitectura, con su presencia, puede ayudar a definir un lugar. En ese caso, merece la pena dotarse de una identidad potente “valiente pero no arrogante”, matiza el arquitecto Toni Casamor. Él, su socio David Baena y su equipo de arquitectos (bcq) son autores de un edificio de viviendas en Badalona que comparte esa premisa. Una identidad marcada puede conseguirse con medios sencillos y económicos como el color.

“Merece la pena aportarle algo al entorno cuando éste no te ofrece suficientes datos para resolver el diseño”, explica Baena, que considera que el entorno a veces pide ayuda. “Pide claridad, pide ser definido. En ese momento la arquitectura puede y debe aportar con valentía. Está claro que eso implica un riesgo porque si la decisión no es acertada se desgracia no solo el edificio sino también el entorno”, admite

.

El barrio de Badalona donde se levantan estas viviendas está repleto de edificios coloreados. Y el lugar, donde se erige el nuevo inmueble, un cruce de calles, es bastante indefinido. Tal vez por eso, los arquitectos juzgaron que aquí algo tan sencillo como un color iba a servir para que la gente se ubicase y, a la vez, para que un edificio se convirtiese en referencia urbana. “En las ciudades se atraviesan situaciones de desorientación y los edificios pueden ayudar”, insiste Baena.

 

De este modo, este edificio de viviendas contribuye a la identidad del barrio al tiempo que permite que sus habitantes se identifiquen con el edificio. La gente se suele acercar a un edificio distinto con escepticismo, pero la aceptación de los vecinos, la normalidad en el barrio, es el primer paso para la identificación e incluso el orgullo del usuario. “El primer día que oyes: ‘desde la casa roja, sube la cuesta y gira a la derecha’ sientes que las cosas van bien”, explica Casamor

 

Con todo, lo que da mayor fuerza a la fachada de este inmueble no es tanto el color rojo intenso,  tan visible, como las carpinterías de las ventanas –“elegidas porque facilitaban el acabado de la pintura de la fachada”, explica el arquitecto-  y la asimetría en la forma en que están colocadas. Esa composición libre refleja en realidad el desorden urbano de la zona. Se mimetiza con un orden poco convencional. Se hace eco del lugar al que suma comprensión y un nuevo elemento de color que contribuye a organizarlo.  

 

VivBadalona_MI

VivBadalona_PG338_24

VivBadalona_PG338_23

 

 

 

Hay 4 Comentarios

¬★★★★ADELGAZAR YA NO ES UN PROBLEMA para mí. He Perdido 23Kg en 2 meses y voy para mas!!! Mira mi método: http://su.pr/4ixOPs

Y dale que te pego que la culpa de la crisis cromatica y cultural de la arquitectura moderna y contemporanea es del comunismo...Y l'Unité d'Habitation de LeCorbusier que es ? Una obra post-estalinista de hormigon "gris" aun con discretos toques de color o una simple puta mierda que niega la ciudad sostenible alabando a la vez el modo de produccion capitalista y fordista?

En Badalona, clima mediterráneo, no es donde más edificios de colores se ven, pero aún así creo que el color en los edificios no viene mal, todo lo contrario.
Desconocemos Albania pero integrantes de Impar hemos vivido en Ljubljana, Eslovenia, y los edificios grises, literalmente, de la era comunista no eran lo mejor. Ahora en cambio, una nueva generación de arquitectos jóvenes fuera ya del comunismo, está haciendo una arquitectura mucho más viva, ejemplos como Bevk Perović arhitekti dan buena razón

Vivo en Tirana, Albania, y los edificios de colores son una de sus señas de identidad. Fue el entonces alcalde Edi Rama quien tuvo la idea de dar una capa de pintura a los grises y decrépitos bloques comunistas...(aquí podéis ver algunos: http://www.flickr.com/search/show/?q=tirana%2C+painted+buildings)

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal