Oda a la celosía

Por: | 11 de enero de 2013

CEIP-OLERDOLA-01
FOTO: José Hevia

 

 

La celosía -un enrejado de madera, piedra o metal que cierra el vano de una puerta o una ventana- permite ver sin ser visto. Esa posibilidad le ha granjeado protagonismo en múltiples tradiciones arquitectónicas de lugares soleados. Pero el calado ofrece algo más que intimidad: deja pasar la luz y el aire, permitiendo la ventilación y evitando el calentamiento. Es decir hace posible que la casa respire. Sin aire acondicionado, pero con años de sentido común.

 

En Olèrdola, en el Alto Penedés y junto a algunos de los viñedos tradicionales de la zona de Sant Pere Molanta, el arquitecto Gustau Gili Galfetti levantó una escuela de límites porosos envuelta en una celosía sencilla. 

En el colegio Rossend Montané, los patios, que dividen los dos cuerpos del edificio, provienen de una tradición tan mediterránea como las celosías que lo envuelven. La retícula que frena el soleamiento excesivo y deja pasar el aire, permite apreciar, desde el interior del colegio, el paisaje circundante. Pero también levanta un velo: no revela nada que el edificio no quiera mostrar.

 Ese velo pétreo fue construido, indica Gili, con dos materiales “contrapuestos” derivados del hormigón. Las celosías son, efectivamente de hormigón. Pero los límites de los patios están dibujados con otro tipo de hormigón, más sofisticado, coloreado y texturado que remite a los tonos del paisaje circundante.

El trabajo desde la escasez y desde el conocimiento de la historia y las costumbres dibuja la expresión en los edificios de arquitectos que han apostado por actualizar la tradición para reducir el consumo energético de sus proyectos. No acabar un edificio es toda una declaración de principios. Y eso ha hecho Gustau Gili. Él sostiene que deberán ser los alumnos quienes completen el colegio cuando “tomen posesión de sus muros”. Muros para los alumnos y muros agujereados, para el bienestar de esos alumnos dibujan una arquitectura que en lugar de romper, propone unir.

 

 

CEIP-OLERDOLA-03

CEIP-OLERDOLA-06

CEIP-OLERDOLA-18

CEIP-OLERDOLA-22

Hay 5 Comentarios

http://www.youtube.com/watch?v=RGh_DOccHUI

lo muy bueno que tiene esa celosia es sus perfectas proporciones, con un material tan burdo como el block de hormigón no debe de ser sencillo lograr un elemento tan agradable como el que muestras.

Por otro lado, deberias filtrar a los que cuelgan temas que no son de arquitectura o diseño.

estimulante actualización racional de la celosia tradicional que los arabes dejaron...
http://cajondearquitecto.com/

Hay muy buenos ejemplos de arquitectura con celosías del arquitecto Sert.

Uma lee "la segunda Guerra Mundial" de Antony Beevor, si tienes un minimo de empatia te enteraras de la absurdidad y abyección que es la guerra...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal