Contra la desidia urbanística

Por: | 15 de marzo de 2013

Cq_ge_12_34248
FOTO: Santos Diez/ Bis Images 

“La parcela donde se levanta esta guardería y centro de día se había salvado por el trazado del  oleoducto”, cuenta el arquitecto Carlos Quintáns. Tenía cerca una avenida amplia y un gran parque con vistas a la ría. Sin embargo, mutilaron esa topografía, “tal vez por desidia de quien planifica”, explica este arquitecto gallego. La relación con un parque y con unas vistas espectaculares se vio así destruida por la despreocupación de algún técnico.

Lo que cuenta Quintáns es inadmisible. Que la desidia permita que muchas personas no hagan su trabajo es un lastre para quienes se esfuerzan a diario, pero que, más allá de no aportar, entorpezca y empeore las cosas debería combatirse. Por eso es lo primero que cuenta el arquitecto, un tipo de proyectista exigente, y autoexigente, que, incluso sus mejores proyectos, comienza contándolos por los problemas. Está bien que lo que pudo ser sea el objetivo. Pero es aun mejor que muchas de sus obras, como esta misma guardería en Eirís (A Coruña), valgan por lo que son. Porque, entre otras cosas, lo logrado no remite ya al problemático punto de partida.

Así, el centro trató de restablecer el contacto topográfico para arraigar el edificio. No fue fácil: “unos cortes de hasta 16 metros de altura en el terreno impedían cualquier racionalidad”, continúa Quintáns. Como resultado de la pobre planificación, el arquitecto se vio obligado a dedicar parte del presupuesto del colegio a trabajos de movimiento de tierras. De ese recorte habla la escuela con austeridad. “Se nota un ajuste exagerado en las calidades de lo edificado. Se necesitó reducir a lo esencial el proyecto”, explica. Reducir en arquitectura es casi lo mismo que elegir. Quintáns detectó un problema y halló una solución. La pregunta la hace ahora la guardería: ¿se redujo bien o mal?, ¿cómo jugó el arquitecto sus bazas? Deshaciendo los errores urbanísticos.

Hoy la escuela está asentada en un terreno labrado de nuevo por el arquitecto. Es un edificio y a la vez dos: la guardería y el centro de día, pero es, sobre todo, un gran muro de contención en el que aparecen dos puertas que se juntan sin unirse. Hay dos puertas dentro de un espacio que se vuelve liso frente a la aspereza del hormigón levantado con encofrado de tabla no alineada de toda la fachada.

El muro del edificio es más visible en la fachada norte, donde permanece cerrado. Busca sol y luz en el sur abriéndose entre o sobre los cortes del terreno.  Es decir: adaptándose y combatiendo una topografía fruto de la dejadez.

El edificio está construido con un único material, hormigón, pero tiene un corte con más precisión en las entradas y otros más contundentes en los huecos. El hormigón está, además, arropado por linóleo, para que pisen los niños, y madera para el suelo de los ancianos. La carpintería de madera da calidez a un interior severo que, sin embargo, gradúa y matiza la luz.

Junto a la guardería hay un patio en la cota más baja. Es para que jueguen los niños. En la cota superior hay otro que Quintáns llama explanada. Es para que los ancianos miren cómo juegan los niños.

Es ese cruce de miradas lo que da vitalidad al inmueble. Pero son los muros de contención los que, tratando de poner orden en un solar destrozado, van dando también forma a la parcela y podrán, en un futuro, llegar a conectar el centro con el antiguo parque, el de las vistas sobre la ría.

La organización de cada una de las partes del edificio (guardería y centro de día) se inicia en esos patios. Colocados en paralelo, solucionan la iluminación y la ventilación de la guardería, los pasillos y las zonas auxiliares y dividen en varios espacios el centro de día. Los patios no interrumpen la mirada. Permiten visiones largas, sin obstáculos. “Esta obsesión por las visiones largas también se da en las aulas”, cuenta Quintáns. Y es cierto que las clases se alinean para, desde la altura de los educadores, permitir ver todo el espacio.

 

Cq_ge_02_38620

Cq_ge_14_34288

Cq_ge_13_34286

Cq_ge_17_38595

 

Cq_ge_33_27238

Cq_ge_41_27242_a

Cq_ge_23_29855

Hay 9 Comentarios

¡Enhorabuena Carlos! La preocupación por las miradas cruzadas, los estratos y actividades en las etapas de la vida contenidos en una arquitectura que, como sus ocupantes, comenzará a decantarse con el tiempo hacia uno u otro lado. Genial cómo el hormigón encuentra su propio modo de expresión, cómo a veces realiza quiebros imposibles latente bajo una piel blanca mientras que los planos lisos en fachada cuentan un negativo veteado. Me ha encantado, gracias por sembrar obras como éstas, discretas, de las que uno se tropieza por casualidad para enamorarse de ellas.

¿Cuándo aprenderán los arquitectos a renunciar a la gestualidad inherente a la Firma? ¿Cuándo superarán su sentido burgués de "la distinción" y la cultura como aristocracia? ? ¿Cuándo empezarán a advertir que lo icoográfico y simbólico ya no puede legitimarse con su instrumentalización del puritanismo formal de cierta modernidad? Un proyecto interesante porque nace ya anciano, o más bien fantasmagórico: su inmodesta gestión de su presencia nos retrotrae a manierismos de otra época. Exquisito en su gestión de las propiedades extensivas / euclidianas, yerra en cambio en la simplicidad con que modula lo sinóptico y lo panóptico. El habitat inminente va por otros derroteros IMHO.

Elegante, muy elegante el edificio. Pero lo mejor de todo es juntar a niños y ancianos sin agobiarlos. Es habitual en urbanismo la dispersión de funciones vitales, la desvertebración de las personas por edades de manera que se parcela la vida y la convivencia. Este es un gran paso para el arquitecto y un pequeño paso para la humanidad desvertebrada.

►►►Este VIDEO HACE FUROR!!
Mira Como BORRAR LA GRASA ABDOMINAL De Una vez Por Todas!!
✔ Sin Esfuerzo
✔ Sin Dietas
✔ Olvidándote Del Gimnasio
✔ Totalmente Sano
✔ Comprobado Científicamente!!
►►►MIRA EL VIDEO GRATIS: http://su.pr/2we2i5

Falta por realizar la conexión con el parque y solucionar las pendientes que todavía existen. Esperemos que en algún momento exista ese poco dinero para que de verdad se consiga integrar el edificio y el final del parque.

Me gusta mucho la fachada, ha sido muy interesante este artículo
http://thinkingofcolors-architecture.blogspot.com.es/

...si,con estos entornos es inteligente apostar por nuevos mundos...uauh! como me gusta :)

Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate en gratis en [ http://bit.ly/123Estra ] desde tu navegador.

Excelente el resultado del hormigón de fachada! Buen proyecto a pesar del difícil entorno

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal