Árboles dentro y libros fuera

Por: | 01 de mayo de 2013

  Cceg_img_5960

 FOTO: Sandra Péreznieto

 

En el barrio de Coyoacan, un vecindario de México D.F absorbido por el crecimiento del centro histórico  a principios del siglo XX, las construcciones son bajas y las calles estrechas. Es un buen lugar para pasear por las aceras, pero se ve poca vegetación. No es que no crezca, es que vive tapiada, oculta en patios y jardines. Por eso la arquitecta Fernanda Canales y el estudio de arquitectura 911 pensaron en la vegetación además de en los libros, a la hora de levantar allí el Centro Cultural Elena Garro. Hoy, con el edificio en uso, los libros están en la calle. Y los árboles y la vegetación arropan el nuevo centro cultural.

 

No es este un edificio fácil.

 

El programa era complejo. Se buscaba levantar una librería que invitase a leer, es decir, una librería que no intimidara a quienes jamás han pisado una ni a quienes nunca han comprado u hojeado un libro. Por normativa, se debía también conservar una vieja casona de principios del siglo XX sin más valor que haber llegado temprano. Y se quería, como apuntamos, atrapar una vista oculta de la ciudad: la de los árboles y la vegetación que crece oculta en el barrio. Así, los arquitectos no tardaron en comprender que no había otra solución que el diálogo. ¿Cómo hacer para que una conversación a tantas voces no termine en ruido? Canales parece responder con este proyecto que para que explote la arquitectura hay que contener los detalles.

La librería es un marco de hormigón que rodea una gran cristalera. El marco enmarca la casona existente. El muro cortina lleva los libros literalmente a la calle. Los árboles, los patios y los jardines rodean el proyecto. Pero hay más: el vidrio de esa fachada contrasta con la madera de algunos acabados interiores. El hormigón del muro que tapia el jardín lateral está trabajado con tacto y su estilo brutalista contrasta con detalles high tech en la barandilla que rodea la rampa de acceso o en el propio muro cortina. Así,  ese contraste que se da en los materiales, en los acabados y en el estilo llega a los espacios. Los hay de doble (que se antoja triple) altura en la zona de infantil donde las propias novelas y ensayos forman el acabado interior del muro sobre estantes blancos sencillos pero precisos ideados por Canales. Esa apertura contrasta con los lugares donde uno tiene la posibilidad de recogerse: asomándose sobre ese espacio, en el patio o en la pasarela que conecta los restos de la vieja casona, engullida por el nuevo edificio.

Así, lo pequeño contrasta con lo grandioso. La mirada a ras de suelo, con la visión cenital; los rincones, con las aperturas; lo nuevo, con lo existente; el hormigón tosco, con el vidrio transparente, y el diseño industrial, con la exuberante vegetación. Finalmente están los detalles: la madera anunciando el paso a la sala de conferencias o el lugar de los baños; la claraboya sobre la escalera para llevar luz al recorrido vertical.

Fue la compartimentación de la vieja casona la que complicó el proyecto. Una respuesta radical de limitar los materiales podría haber dado más fuerza al resultado. La respuesta de Canales es sin embargo más atenta. Y magníficamente cuidadosa. Es muy difícil que una suma no empalague. Pero las referencias al high tech, al brutalismo o a Sverre Fehn (con árboles atravesando la cubierta) no solo no empachan, al contrario, añaden a este proyecto motivos para volver a él. Para llegarse de nuevo a esta librería y poder verla de otra manera.

 

CCEG Niños 01

CCEG 03_Zona Infantil

CCEG 05_Patio

CCEG 08_Patio 02

01_cceg_img_5641_baja©_sandra_pereznieto

Hay 5 Comentarios

Me parece increíble el sitio

Estoy recien llegado de México DF. Me ha impresionado la arquitectura de calidad en los proyectos de viviendas (especialmente en colonia Polanco). Se intuye el respeto a la figura del arquitecto así como la consideración de la buena arquitectura como un valor para el edificio y sus habitantes...Sinceramente, he sentido mucha envidia sana...

Que bonito lo dices manuel felix sanchez garcia y tambien gracias por todo Anatxu Zabalbeascoa.

Simplemente gracias por descubrirme un lugar tan fascinante. No creo que llegue a visitarlo pero me ha encantado saber que existe y que todavía hay arquitectos que piensan en algo más que ser estrellas

Las fotos son magníficas, pero quizá falte alguna que muestre la relación entre la obra nueva y el edificio antiguo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal