Encerrarse en una silla

Por: | 29 de mayo de 2013

Lina-Bo-Bardi-Bowl

 

Una productora de muebles sin clásicos es como una librería sin fondo que solo vende novedades. Los clásicos solo consiguen serlo cuando superan la prueba del tiempo. Recuperarlos significa asumir las lecciones y no dejar de enseñarlas. El mensaje de uno de los primeros (y escasos) diseños industriales realizados por Lina Bo Bardi es ese: una impagable contradicción.

Su butaca Bowl  fue portada de la revista American Interiors en 1953 y ya entonces se entendió como lo que sigue siendo hoy: un asiento que no necesita perder la elegancia para remitir a otra forma de vida. La butaca semiesférica, apoyada en una sencilla estructura metálica de cuatro patas ofrecía (ofrece) una forma libre de sentarse, tumbarse y hasta encerrarse en un sillón. El protocolo había dejado paso a la comodidad, pero de la manera más formal del mundo.

La italiana Lina Bo Bardi ideó la silla nada más llegar a Brasil, en 1951, y lo hizo para amueblar su famosa vivienda, la casa de cristal de Sâo Paulo que, por ende, fue el primer proyecto que levantó en solitario. Más tarde Bo Bardi llegaría a renegar de esa incursión en la producción industrial, y hasta del componente abstracto de su propia vivienda, cuando decidió reivindicar la manufactura la artesanía y el contacto entre trabajador y producto en sus posteriores proyectos, intervenciones y diseños.

Recuperar esta pieza supone también recuperar esta historia: la de una joven Bo Bardi, recién salida del estudio de Gio Ponti y en cierto modo indecisa en la manera de contribuir al desarrollo industrial y cultural de un lugar que presintió que iba a convertirse en su país y donde se quedó hasta que murió en 1992. Este año la empresa Arper ha producido, con la autorización del Instituto Lina Bo Bardi, 500 piezas que recuperan del olvido la butaca que la arquitecta ideó para su casa de cristal y en la que uno puede encerrarse a leer o a pensar. 

BOWL_01
BOWL_03
BOWL_05
BOWL_06
Bowl azul

Hay 3 Comentarios

Buenos días Anatxu. Lina Bo Bardi nunca renegó de los medios industriales, ni en su arquitectura, ni en sus diseños de mobiliario. Su interés en la factura popular no excluyó el de procurar que se practicara en Italia, durante la Segunda Guerra Mundial y la inmediata posguerra, y en Brasil, durante la República Liberal, un diseño acorde a los tiempos (de la modernidad europea). Los diseños que firmó en las páginas de Lo Stile, su experiencia en el Studio Palma o el Instituto de Arte Contemporânea (IAC) dan cuenta de ello. El fracaso de estas dos últimas empresas tuvo que ver con una falta de desarrollo industrial afín a la producción de los diseños de Lina, no con un cambio de percepción de la arquitecto respecto del diseño industrial. De hecho, años después de cerrar el Studio Palma y de que dejara de funcionar el IAC, Bo Bardi relanzó el proyecto de hacer surgir en Brasil un diseño industrial propiamente nacional en los talleres del Unhao... Otro apunte: la casa, su casa, es de vidrio, no de cristal.

no se yo si habrá ahora mucha gente pa comprar muebles de diseño... pero molan

Analicia, la mulata, en la pestaña de "La chica de WyQ" (a la derecha del todo)
http://www.warrantsyquinielas.com

Y warrants, y la quiniela de la jornada, y bitcoins, foro WyQ, información financiera, y música, y oro, y... mucho más

Una diseño excelente. Hoy en día, después de 60 años, sigue siendo un modelo totalmente atractivo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal