Chapuzón de arquitectura moderna

Por: | 28 de junio de 2013

Dl_psc_01_49724
FOTOS: Santos-Díez /Bisimages

Durante décadas, la casa Farnsworth de Mies van der Rohe en Plano, Illinois -una vivienda en la que su dueña, que le dio nombre, no logró adaptarse para vivir-, fue la favorita de muchos arquitectos. La huella de ese pabellón de cristal está en esta piscina cubierta construida en Calo, en La Coruña. Pero son más los proyectistas modernos que parecen haber admirado sus autores, el estudio gallego Picnic formado por Lia y Diego Lareo.

Diego Lareo no habla de Mies van der Rohe, ni de Philip Johnson. Tampoco de los árboles que hicieron que el noruego Sverre Fehn agujereara la cubierta del pabellón de los países nórdicos en los jardines de la Bienal de Venecia. Como si lo diera por hecho, Lareo habla, en cambio, de un entorno privilegiado que se traduce en robles y pinos altos y viejos aunque la finca ardió hace 25 años y solo sobrevivieron los árboles más fuertes. En el monte ahora también hay tullas, arces, camelias y hasta gingkos que llegaron tras el fuego. Lareo habla de interferir lo mínimo en ese entorno.

La piscina es, así, más un pabellón que una pileta. Busca no molestar, y lo hace de una manera clásica: con el vidrio enmarcando el lugar. La intervención quiere ser mínima, dar un paso atrás y ceder el protagonismo al paisaje. Por eso, para experimentar el lugar incluso dentro del agua, los arquitectos pintaron el acero estructural - laminado en caliente- para que tuviera el mismo tono castaño que los troncos de los árboles y no fuera tan caro como el acero cortén.

La elección sigue a raja tabla el recetario moderno: confundir interior y exterior, hablar desde la estructura, limpiar de ornamentos las intervenciones y producir, en la medida de lo posible, desde la industria.

A esa receta, los arquitectos añaden madera de Ipé, cercana también al tono de los troncos y preparada para durar y sumar calidez al pabellón.

El pabellón amplía una vivienda y es, a la vez, un edificio independiente. “No trata de ser solo un lugar en el que poder nadar y refrescarse, quiere ser además, un lugar en el que poder disfrutar de un aperitivo o un libro bajo la sombra de los robles en las calurosas tardes de verano”, explican los arquitectos. Un cobijo de vidrio para disfrutar de la naturaleza. Puede que La Coruña sea el lugar donde eso tenga todo el sentido.

 

Dl_psc_10_49688

Dl_psc_13_49720

Dl_psc_17_49638

Dl_psc_21_49738

Hay 7 Comentarios

A los viejos ya no nos gustan las piscinas. Sin embargo esta construcción es bellísima por su integración en el contexto de forma simple y cara por su construcción en seco. Felicidades a los arquitectos por el lugar los materiales y el no haber usado el manido acero corten.

Me parece una bella obra.
Como piscina la veo más para un par de jubilados, tranquilos, asépticos, sosegados que para una familia con críos y todo lo relacionado con el baño: aire libre, salpicaduras, bichitos en la hierba y todo eso, que también tiene su encanto.

Javier, en Coruña llueve bastante en verano y no por ello deja de hacer calor ;)

Desafío para los arquitectos modernos: hacer el desayunador con 30 cajones de fruta, botellas de PVC y cubiertas de autos, todo a reciclar. Ahí van a demostrar su capacidad y función social.

Dos personas desayunando, o finalizando el día, mientras disfrutan de la naturaleza. Todo ese metal, vidrio y cemento para sólo dos privilegiados, y algunos más. Qué tiene de "mínimo"? La arquitectura sigue prodigando el desperdicio, sin adaptarse a la realidad que nos dice: Consuman menos! Sean más frugales! Los recursos se agotan! Cada construcción contamina!
Incoherente y etratemporáneo, pero bonito.

Salvo que a sus propietarios les encante bañarse cuando llueve no entiendo una piscina particular cubierta en España, aunque sí en Finlandia. Claro que eso implica la climatización de la misma, con el tremendo gasto energético que conlleva el capricho. Lo de irse a leer un libro a la piscina, ¿no pueden hacerlo en el salón de su casa? Eso sí, como proyecto queda superguay y muy digno de aparecer en las mejores revistas de arquitectura del world. Lo de las maderas de Ipé, ¿eso está en La Coruña o han tenido que traelas de Brasil?

Aunque no sea un falso templo griego en un jardin ingles no se le puede negar ser una magnifica obra "metafisica" : No le veo otra utilidad que la simple contemplacion de si misma.
Un "detalle" que revela la capacidad de los arquitectos : las columnas metalicas no interfieren con los angulos del volumen.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal