Pallasmaa y la arquitectura que da soporte a la vida

Por: | 20 de febrero de 2014

LA IMAGEN CORPÓREA

 

 

El arquitecto Juhani Pallasmaa se hizo un nombre defendiendo las cualidades no visuales que mucha de la arquitectura contemporánea ha perdido sin mala conciencia. Su libro Los ojos de la piel (Gustavo Gili) que desarrolla esa crítica –a la par que reivindica una arquitectura disfrutable con el resto de los sentidos- se ha convertido en una especie de Biblia para los detractores de la arquitectura industrializada en exceso, que son, a su vez, los defensores de un hacer con poso y responsabilidad alejado del deslumbramiento. En su nuevo libro, La imagen corpórea (Gustavo Gili) el finlandés trata de describir la capacidad recopiladora de las imágenes, no como generadoras de experiencias sino como depositarias de estas y, por lo tanto, como recipientes de la emoción.

Así, ante la Asamblea de Daca (1974), de Louis Kahn siente que el edificio “parece no haber tenido un inicio”, admira el espacio de intimidad que “envuelve al ocupante en la chimenea que Gaudí ideó para Can Batjó (1906) o compara la Capilla del hermano Kaus (2007) de Zumthor con “una gruta mitológica” y “un campo de batalla entre la luz y la oscuridad”.

El recorrido abunda en ideas y en imágenes que dan que pensar. El texto, en excelente traducción del arquitecto Carlos Muro, está salpicado con numerosas citas literarias que refuerzan el mensaje de Pallasmaa, un ensayista valiente empeñado en no añadir ni retórica ni palabrería para dejar claras sus ideas. En este último ensayo lo consigue sobradamente a pesar de la ambición de tratar de explicar algo tan escurridizo como la encarnación de un sentimiento en imagen. Ese paso, de emoción a imagen, podría parecer además aparentemente (solo aparentemente) contrapuesto a su indagación anterior, más táctil que visual. Pallasmaa no ha elegido el camino fácil de seguir desgranando el filón de la arquitectura más allá de la vista. Al contrario, le ha dado la vuelta a su análisis y ha buscado imágenes en el poso de las emociones.

De este modo, este fascinante ensayo parte de la base de que la arquitectura acontece en el mundo real, de las actividades cotidianas, para dar soporte a la vida. Por eso, la idea de una arquitectura como forma de crítica cultural le resulta filosófica y éticamente sospechosa.  Considera que la instrumentalización (la reducción extrema a la funcionalidad) y la estetización (la construcción de imágenes puramente retinianas) son las dos grandes amenazas de la arquitectura actual cuyo papel, escribe: “no es embellecer la vida, sino reforzar y revelar su esencia”. Y advierte, con palabras de Ezra Pound, de la degeneración de las artes en cuanto se alejan de sus orígenes: “la música se atrofia cuando se aleja demasiado de la danza, la poesía cuando se distancia de la música…”  Por eso, para él en la arquitectura tiene más valor la interpretación que la invención. Y es en esa idea donde se abre una puerta para la discusión.

La conclusión que habla de la disolución de las imágenes arquitectónicas -“el muro ha renunciado a su grosor para transformarse  en superficie sin peso, la ventana ha perdido su mirada enfocada y se ha convertido en un muro transparente…”-  partiendo de una realidad innegable conduce sin embargo a Pallasmaa a unos razonamientos discutibles. En su reivindicación de la tradición que no le permite inventar imágenes poéticas “sino solo encontrarlas o rearticularlas”, la novedad le resulta “un criterio superficial para medir la calidad artística”, porque la tradición “no puede inventarse, solo vivirse”. Así, y aun estando cargado de razón, cuando apunta que una experiencia arquitectónica profunda no puede surgir de un concepto intelectualizado, de una idea formal abstracta, parece olvidar a Mies van der Rohe en el pabellón de Barcelona, por ejemplo.  Y cuando alega que la verdadera arquitectura hace que recordemos otros edificios (que hablan a la vez del mundo, de la vida y de la arquitectura) contrapone esa idea a su propia definición de icono como “algo que abre y cierra a la vez una línea concreta de pensamiento e investigación”.

El mismo escritor advierte que “la claridad de la imagen contiene a menudo una represión oculta” describe con esa advertencia sus propias conclusiones, plagadas de luz y aciertos pero, tal vez, excesivamente forzadas a la hora de contraponer tradición a novedad. Como él mismo apunta citando a T.S. Eliot, cada generación debe reinventar su tradición y, partiendo del atributo de la arquitectura que él defiende -dar soporte a la vida-, las posibilidades deberían ser amplias y escapar a la imaginación. E incluso a la tradición.

 

 

 

Hay 12 Comentarios

Información muy interesante, me agrada mantenerme al tanto con sus publicaciones. http://www.ventanas-pvc.org/ventanas-de-pvc/

Buen finde Jose.

A Herzog y de Meuron los conozco por las bodegas Dominus, como los del aceite de acebuche Dominus del Blog del Capel. Del mismo estilo. Me voy a tener que quitar de esto de los blogs de El País porque me rayo. Buen finde Gonzo.

Y los catalanes, no?
Pajas mentales...Veo que no conoces a Herzog y de Meuron.
Shalom Pepe

Nada de pastillas. Con este hombre me voy directamente al bebercio. Le leo y me viene a la cabeza la casita de chocolate de Hansel y Gretel. Le entiendo (creo), pero me parecen pajas mentales. Si pudiera llegar a ver la arquitectura que se hará dentro de un siglo le da un ataque. Entonces, me imagino que no le gustarán ni van der Rohe ni Alvar Aalto, pero para mi que no les llega ni a la altura del betún. Su obra me gusta, pero sus palabras ni lo sé. Los finlandeses son raros de c.

Pepe, las pastillas....

Tiene que ser una experiencia gloriosa haber sido alumno de este arquitecto y haber disfrutado de un debate entre este arquitecto y Mies van der Rohe, o mejor con Alvar Aalto, que hablaba finlandés y ya con el invierno, la noche y el frío tendría que ser lo más. Esos dos no tenían autocad.

Se olvida de Archicad y Vectorworks....

Personalmente creo que es interesante el análisis que el artículo plantea en relación a una disciplina histórica y tradicional pero que a la vez esta en permanente evolución como es el caso de la arquitectura. Estas transformaciones que la profesión ha encontrado en el último tiempo, esta vinculada al desarrollo de nuevas tecnologías, y al surgimiento de plataformas y herramientas de enorme utilidad como el software AutoCAD. Para aquellos que buscan ser exitosos en el mundo de la arquitectura, es una obligación conocer a fondo el AutoCad, para lo cual existe hoy una varia oferta educativa, a distancia y online.

Peor que en catalán?

Tiene que ser una experiencia horrible haber sido alumno de este arquitecto y tragarse sus clases en invierno, que siempre es de noche y hace frío, con los conceptos y el lenguaje que usa, que además es en finlandés. Yo creo que sólo un finlandés es capaz de aguantar eso como la cosa más normal del mundo.

La primera vez que visite el "pabellon" me quede sin palabras y admirativo. Era estudiante y me lo creia todo. La "segunda", no hubo mas, ya con unas cuantas primaveras, me aburri y me fui a tomar una cerveza...Anecdótico ( el pabellon y la cerveza ).
Instrumentalizacion y estetizacion ? Estamos metidos de lleno!
Buenos días y buena suerte.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal