Activar un edificio

Por: | 14 de marzo de 2014

16013_10151300364767349_1335405486_n 

Los arquitectos de Paisaje Transversal trabajan con dos extremos. Por un lado, lo aparentemente menos importante: los restos, lo que está ya construido y presenta graves problemas. Por otro, lo fundamental: las personas y sus anhelos. Lo curioso es lo que consiguen sacar de ese diálogo entre opuestos.

En Náquera (Valencia) partieron de un edificio ya levantado que debía servir para todo (Centro Multiusos) y, que, sin embargo y como tantos, terminó por no servir para (casi) nada. Hasta allí viajaron los arquitectos de este colectivo para tratar de averiguar qué pasaba antes de decidir cómo se le podía inyectar vida al inmueble vacío. La “dinamización del edificio” –así llaman a este tipo de reparación- se inició con una consulta, “un proceso de participación ciudadana”. La propuesta de los arquitectos remite al modelo de gestión comunitaria en el que los ciudadanos proponen y desarrollan actividades en el centro.

Los cinco proyectistas de Paisaje Transversal creen que el abandono de muchas de las nuevas construcciones levantadas durante la burbuja inmobiliaria ha provocado, además de (más) desconfianza hacia los políticos, el rechazo hacia estos nuevos equipamientos convertidos en monumentos a la impericia. Por eso sostienen que ha llegado el momento de abordar este problema. Con el proyecto Naquerant Espais intentan encontrar vías que permiten dotar de un uso a estas infraestructuras infrautilizadas “sin necesidad de realizar grandes inversiones económicas y situando al ciudadano en una posición central, con capacidad de decisión”. 

El proceso colaborativo, “creador de programas, y generador de identidad”, analizó en Náquera las necesidades ciudadanas de servicios, espacios y actividades al tiempo que valoró las capacidades de los ciudadanos dispuestos a implicarse, impulsar o apoyar la puesta en marcha de esas actividades en los 3000 m2 de un inmueble de cuatro plantas levantado en 2010 y que, tres años después, solo tenía ocupada la segunda con la biblioteca del pueblo.

El entonces concejal de urbanismo apoyó la investigación y la participación ciudadana reveló el deseo de una serie de actividades encabezadas por “arte y creatividad”, explica Jon Aguirre de Paisaje Transversal, entre las que caben desde pintura hasta cocina pasando por exposiciones y medio ambiente (el pueblo está junto a la Sierra Calderona, que es parque natural).

Más allá de canalizar esos anhelos, los arquitectos pidieron ayuda a los 6.000 habitantes del pueblo para cambiar la imagen del centro. Más de 150 ciudadanos ofrecieron su colaboración y juntos buscaron una impresión “dinámica, colaborativa, joven, capaz de construir una nueva identidad para el centro a partir de tres acciones colectivas: «graffitiacción», «reciclacción» y «jardinacción”, cuentan. La primera acción ya se ha desarrollado. Es la que presentamos en este post. Para la segunda confían en reciclar no solo partes del edificio y elementos para su mobiliario, también profesionales y ciudadanos: un consejo cultural –que combine gestión del Ayuntamiento con gestión ciudadana- podría supervisar la nueva vida de este inmueble para el que los ciudadanos y los arquitectos de Paisaje Transversal han redactado un borrador con estatutos para 65 actividades, 24 de ellas anuales.

Las conclusiones del colectivo de arquitectos son que “en todo núcleo poblado existe una masa crítica ciudadana capaz de invertir el esfuerzo necesario para apoyar el aprovechamiento del patrimonio público”. Y las consecuencias de esas conclusiones ¿amplían o empobrecen el papel del arquitecto?

 

Coste del proceso iniciado en Náquera: menos del 0,2 % del presupuesto invertido en la ejecución del edificio (9 millones de euros), según arquitectos.

 

 

 

 

 

 

 

20197_10151300361547349_1302229609_n

525660_10151259307442349_672803026_n

404652_10151268281837349_210847690_n

384274_10151268282077349_1351446363_n

378916_10151300362212349_377487261_n

60582_10151300362827349_468428883_n

155995_10151300360092349_72860858_n

DSC_0201

Hay 2 Comentarios

Hubo un tiempo en que algunos grupos de okupas devolvían la vida a cadáveres de edificios, incluso cuarteles en desuso. Y luego abrían las puertas a la ciudadanía. El epicentro de este "movimiento" fue Holanda, pero en 2008 o así se prohibió. Ya estaba prohibido, pero vamos, que se pusieron a repartir hostias y a meter a gente en la cárcel.

Donde estaba la ciudadanía durante la burbuja inmobiliaria?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal