“Si no se hace alegremente no es arquitectura”

Por: | 05 de mayo de 2014

Test Oehlen 034

FOTO: José Hevia

Recordando a Alejandro de la Sota, que afirmaba que la emoción de la arquitectura hace sonreír, Luis Enguita y Paloma Lasso de la Vega se enfrentaron a la construcción del estudio para el pintor suizo Albert Oehlen en Appenzell (Suiza), un lugar “casi permanentemente nevado”, explican. Y encontraron, en ese paraje, la organización de su arquitectura. Es ese lugar  el que el pintor mira desde el gran ventanal que abre el estudio al paisaje. Para trabajar, en cambio, los arquitectos idearon para el pintor un espacio tradicional difícilmente superable: con luz pero sin vistas, una luz indirecta y cenital que le llega desde los lucernarios de la cubierta.

¿Qué invita a sonreír en este proyecto? El edificio se encuentra “resbalado en el paisaje” escribe Ángel González García en el monográfico sobre este estudio La arquitectura nunca duerme, “y se convierte en un residuo de la nieve cuando esta deja de caer”

Así, la forma prismática de la vivienda, incrustada en la ladera de la montaña, la decidió aquí tanto el paisaje como el interior de la construcción, una nave diáfana –el taller del artista- y un semisótano que utiliza de almacén. Ese volumen y los lucernarios quedan recortados en la ladera. Por eso el edificio se suma al paisaje alpino acercándose más a la nieve perpetua que al resto de los edificios vecinos.

Siendo amplio y generoso, el estudio ocupa un volumen compacto que conduce hacia el norte y vuela sobre el paisaje del sur. En esa fachada, el balcón se dispara hacia el paisaje extendiendo, con ese atrevimiento, la marquesina protectora del acceso al estudio. Los huecos captan la radiación e iluminan la zona de trabajo. Hay persianas exteriores, orientables y monotorizadas, para cerrar el taller y proteger el exceso de soleamiento. Más allá de por dejar una huella indecisa en el paisaje -al permitir que la vegetación crezca en su cubierta- y más allá de su manera de relacionarse con el lugar, la casa quiere ser sostenible desde su climatización con energía geotérmica, “apoyada en sistemas constructivos de gran inercia como la estructura de hormigón o la madera laminada” explican los arquitectos, que, en este proyecto, colaboraron con el estudio Ábalos & Sentkiewicz. Tableros realizados con partículas aislantes de papel reciclado y sal y un revestimiento exterior, hecho con tablones industriales, contribuyen, así mismo, a la inercia del edificio y, por lo tanto, a su ahorro energético.

 

Coste según arquitectos: 3.000 euros / metro cuadrado

 

Test Oehlen 029

Test Oehlen 019

Test Oehlen 082

Test Oehlen 071

Planta Enguita Lasso

Hay 9 Comentarios

Me deja con el culo al aire!
Excusas :
1/ Las tipologias de balcones abiertos son "modernas". La tradicion siempre impidio a la intemperie de aruinar los edificios. De haber pensado en el problema, los listones de madera, con tanto hormigon no son esteticos y los arquitectos raramente "sacrifican" ( ya no soy arquitecto) la estetica a la funcion, en este caso evacuar nieve...Un dispositivo analogo de hormigon me parece interesante aunque hay que demostrar que el espesor necesario a la estructura de hormigon, la disposicion de las ranuras (proporcion vacios/materia) y la viscosidad de la nieve en funcion de la temperatura son compatibles para una buena evacuacion por su proprio peso o del agua por deshielo y una practica comoda del balcon en primavera y por las tardes de verano con un buen gin-tonic...
El material tambien deberia estar, en este caso, super tratado. El agua es, TAMBIEN, la ruina de los hormigones. Aqui empieza el problema coste eficacidad.
2/ Las ciudades canadienses, y norte americanas menos New York, en general, no son eficaces en materia de densidad humana, consumo energetico o mobilidad. Con otras palabras : NO son sostenibles, aunque sepan evacuar nieve...( soy urbanista)
Gracias Jose

Si yo no soy arquitecto ni urbanista ni nada que se le parezca remotamente, pero he vivido en una casa Con un balcón más grande aún que ese en Kingston, Ontario, he pasado varios inviernos y por eso me lo sé. Lo de la pendiente no funciona con la nieve ni en las cubiertas (que en este edificio... no nos liemos, que es menos problema). La nieve no se funde en un periquete, sino que una mañana cuando llega el buen tiempo se pone a fundirse, o siempre haga bueno o malo pero por el lado que pega a la cristalera, porque eso está caliente si vive gente, y ahí está el problemón. Funciona la pala, claro, pero hace falta tener un cierto alero sobre el balcón para poder abrir la puerta y que no te entre dentro la nieve, y ahí no lo veo. También ayuda que el balcón no esté cerrado hasta el suelo, porque entonces cuesta más echar la nieve fuera. Lo más es hacer el suelo del balcón con listones de madera (tratadísima, claro) con espacio entre los listones, o imitar lo mismo en el hormigón, para que parte de la nieve vaya cayendo por su peso y luego toda el agua cuando se derrita. Más de ahí, yo soy un ignorante en estos asuntos, no lo oculto, y estoy convencido de que el arquitecto pensó en algo, ¿pero en qué? No es más que esa duda que no me quita el sueño porque no vivo allí.

Pues mire Jose mas simple no se puede : a escobazo limpio o si somos mas finos, una pala de nieve de forma idonea y adecuada antes de que llegue el deshielo. LLamelo quita nieves de bolsillo.
Lo dicho el nivel "impermeabilizado" del balcon debe estar situado mas bajo que el de la entrada al salon taller. Se supone que las barreras del balcon no lo limitan de manera hermetica, no es una piscina : el suelo del balcon debe de tener una ligera pendiente hacia el exterior y el borde inferior debe llevar un dispositivo que permite al agua de caer verticalmente y cuyo nombre no puedo recordar...Soy mas urbanista que "arquitecto". Puede existir otro metodo de evacuacion de aguas por sistema de canalon, en este caso se evacuaria hacia el interior.
De todos modos no se preocupe en este pais de hadas (suizas), los deshielos primaverales son menos violentos que los metodos de ciertos banqueros en materia de fraudes de todo tipo pero sobre todo al fisco.
Jose sinceramente gracias por meterme en un rollo aristotelico y sacarme del mundo de las "ideas". Le ha metido usted un susto ami autoestima, tal que juro y prometo ( por lo menos hasta la semana proxima ) que no criticare mas a Herzog y De Meuron...
Aunque se lo merezcan por diversas causas...( por lo menos cuatro)
Saludos Jose


El problema no es que el balcón aguante la nieve sino que la nieve no se acumule para que no haya que reforzar nada ni temer por inundaciones.

ZIgafu, eso está chupao. Se le meten dos vigas de acero del perú de a metro de diámetro y eso no vence aunque nieven piedras. Ahora vamos a por los otros problemas: un metro de nieve en la terraza que deja de ser terraza y luego que se funde y es un metro de agua en la puerta cristalera tan mona. Tiene solución fácil, ojo, que me la sepo, pero no la veo. A ver si la ves tu con un lenguaje más fino que el mío, claro.

Calculan la carga admisible de nieve segun estadisticas meteorologicas y le ponen un coeficiente de seguridad, para calcular una estructura no se derrumbe : Es decir que no se vaya bailando la rumba cuesta abajo...
Lenguaje de arquitecto...Ve que facil!
Saludos Jose

No tengo lenguaje de arquitecto, lo siento. Estoy de acuerdo en que eso es una joyita y que de taller de pintura pinta poco, porque son sitios sucios por necesidad. El balcón es una necesidad en ambientes así, para disfrutar la primavera y el verano. Hay soluciones para que la nieve no arruine la construcción, pero las que me sé no las veo. Quizá haya otras. La entrada a la vivienda sí que está bien pensada, así que algo saben de lo que hacen y a lo mejor han pensado en algo para el balcón que yo no sé.

Odio a Le Corbusier como "publicista", aunque admiro el trabajo de su primo Pierre Jeanneret como arquitecto. Odios a parte, el taller del pintor Amédée Ozenfant por lo menos tiene el merito de ser, ademas de una joya, "urbano". Lo que significa que su sostenibilidad, de hablar en terminos de dispersion (urban sprawl) es mas eficiente. Esto no es mas que una magnifica casita individual aunque lo llamen taller de pintura...

Está muy bien. Ahora, que lo que me ha hecho gracia aún antes de no leer más que el título es el pedazo terraza. Ahí si que se han resbalado. Eso es una piscina de nieve, que por un lado pesa y por el otro lado moja, y el lado por el que moja suele ser hacia la casa.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal