Taxonomía Hadid

Por: | 09 de mayo de 2014

  ZHA_DPPSeoul_VSB_05

FOTO: Virgile Bertrand

 

 

Tras arrastrar más de dos décadas como “arquitecta de papel que no lograba construir sus diseños”, pocos proyectistas atraviesan una época tan fructífera como la anglo-iraquí Zaha Hadid (Badgad, 1950). Raro es el mes que no anuncia un nuevo proyecto (concursos o encargos) y que no llegan noticias de alguna inauguración. Así, aprovechamos uno de sus últimos proyectos, el Centro Dongdaemun Design Plaza, en el barrio histórico del mismo nombre de Seul, para resumir su sello arquitectónico en 10 ideas, decisiones espaciales o aspectos formales. 

El recién inaugurado centro es el primer edificio de la arquitecta en Corea del Sur y su contribución a la transformación del centro histórico en un “barrio tecnológico” con comercios, cafés y restaurantes abiertos 24 horas, reza la memoria del proyecto. El programa de lo que ellos denominan un “paisaje arquitectónico” baraja salas de exposición y un centro de convenciones con un restaurante panorámico y trata de unir parque y ciudad convirtiéndose en un “oasis verde”. Su forma se deriva de “una mezcla entre la cultura local y el contexto”. Es ese contexto lo que hace que el edificio salte por encima de los hallazgos arqueológicos que se hallaron durante la cimentación del edificio. Lo de responder a la cultura local, más allá de la densidad de la capital de Corea del Sur, cuesta más de ver. Con todo, el edificio sí permite diseccionar el sello Hadid en un decálogo de recursos.

ZHA_DPPSeoul_VSB_18
 

1- Escala monumental. No es fácil manejar las grandes proporciones ni los grandes presupuestos. Muchos proyectistas se pierden frente al exceso de metros o al exceso de dinero. Hay que reconocer que los escenarios que imagina Hadid aúnan espectáculo y control de escala. No se discute en este punto si el mundo los necesita más o menos.

  ZHA_DPPSeoul_VSB_02

2- Envolvente/excluyente. La condición envolvente de las geometrías sinuosas que dibujan los proyectos de Hadid contrastan con el mensaje que envía la exclusividad de sus proyectos. El acercamiento formal envía el mensaje opuesto a la realidad social de los edificios. Un centro comercial y una sala de exposición son para quienes pueden pagar la entrada. Estos espacios que se dicen públicos terminan por excluir a quien solo busca pasear.

  ZHA_DPPSeoul_VSB_15

3- Espacio fluido: estancias ininterrumpidas en planta.

  ZHA_DPPSeoul_VSB_09

4- Y en volumen.

  ZHA_DPPSeoul_VSB_12

5- Elementos conectores que enfatizan esa conexión espacial entre las diversas partes de los inmuebles y rompen la geometría cartesiana cuando esta aparece. Es el caso de este asiento estantería.

  ZHA_DPPSeoul_VSB_07

6- Luminarias que no interrumpen. De nuevo, para enfatizar la fluidez espacial, la iluminación artificial carece de volumen, queda encastrada en techo y paredes.

  ZHA_DPPSeoul_VSB_11

7- Cantos redondeados. Se trata de multiplicar la línea sinuosa (el espacio fluido) que permite recorrer sin interrupciones todo el edificio.

  ZHA_DPPSeoul_VSB_06

8- Adiós a los ángulos. La preferencia por la línea sinuosa y redondeada deja muy atrás los antiguos ángulos que caracterizaron el trabajo de Hadid durante la década de los noventa.

  ZHA_DPPSeoul_VSB_08

9- Grafismo subrayador. De igual manera que los elementos conectores (la estantería-asiento) sirven para unir visualmente los espacios, el estudio de Hadid emplea numerosos recursos gráficos que, así mismo, unen también los espacios. Es el caso de las líneas que dibujan los diversos pavimentos de este suelo.

  ZHA_DPPSeoul_VSB_15

Y 10-Suelo blanco y brillante. Hace más de una década que Hadid apuesta por el blanco. Por encima de los tonos oscuros que defendía antaño. Se podría deducir que, a grandes rasgos, se pasó al blanco cuando abandonó los ángulos. Ese recurso, que funciona dando brillo al exterior, -y al interior, en este caso-, de muchos de sus edificios, es una apuesta con doble cara puesto que es, también, lo que subraya el aspecto escenográfico, irreal incluso, de los mismos. ¿Cuánto tiempo puede durar un suelo blanco y brillante de un edificio que se anuncia como público?

 

 

 

Hay 3 Comentarios

desde luego, solamente he paseado por el MAXXI en roma y conozco en detalle la biblioteca fallida de la universidad de sevilla, no terminada por la irresponsabilidad de un rector y un alcalde que pretendieron levantarla en un parque público. En los dos casos, hadid me convence: domina las formas de los volúmenes. Los diseña con una enorme imaginación; también los espacios generalmente transparentes. Generalmente renuncia a la frialidad funcional de los muros y tabiques porque los vinculada directamente a los volumenes. La estructura supone grandes problemas que resuelve con gran solvencia su equipo de ingenieros, desde luego, de mucha mayor calidad que los de calatrava.
Peca por exceso no por defecto. Su monumentalidad arrasa cualquier entorno natural para suplantarlo con un artificial. a veces, artificioso. Ha tenido la gran suerte con los clientes que no le ponen limites.
Su arquiectura hace, crea paisaje sobrepasando la ciudad, ignorándola.

"Beam me up, Jose"....
Ya que me puso el ídem al aire, permitame que me lo parta de risa.
Sinceramente, Jose, es la MEJOR critica de arquitectura que he leído en mi vida sobre Zaha Hadid...
En cuanto a la inadecuacion del "objeto" exclusivo y excluyente a lo que es la vida real, es decir social y "peatonal", estamos de acuerdo estimadisima A. Zabalbeascoa, aunque su critica sea mas conformista por profesional.
Controla Hadid la escala mejor que, por ejemplo, H & M en el nuevo palacio de exposiciones de Basilea. La fachada del "edifico" vibra y se confunde según las horas, ya sea de cerca que de lejos con el cielo o el paisaje....Y mire que a estos dos los odio !!!!
Creo que la gran escala es incontrolable.
Todavia mas : creo que la "gran escala" es un error monumental.

Creo que es la arquitecta favorita del capitán James Tiberius Kirk.

http://blog.semilshah.com/wp-content/uploads/2013/05/The-Enterprise.jpg

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal