Una casa con ambición propia

Por: | 22 de septiembre de 2014

_MG_1186+87

FOTO: Adrià Goula

 

Esta casa nació con ambiciones propias. Los arquitectos David Lorente, Josep Ricart, Xavier Ros y Roger Tudó (H Arquitectes) no recuerdan a otros clientes iguales: anotando aspiraciones, haciendo listas con expectativas, explicando cómo querían que fuese su casa.

“A los arquitectos nos toca filtrar, casi secretamente, en las viviendas que proyectamos y construimos las ambiciones ‘habituales’ de las parejas que se enfrentan al reto de pensar su casa. Las listas siempre están llenas de buena voluntad, pero a menudo resultan incompletas, tópicas”, explican. Por eso, que alguien sepa lo que quiere es el mejor inicio para comenzar a hacer esa casa. Más que por atar en corto, porque carga de responsabilidad a los arquitectos.

En Sant Cugat, cerca de Barcelona, el principal reto consistió en relacionar estrechamente la casa con la parcela, es decir, con el jardín. Se trataba de que ambos se sumasen, de que buena parte de la vivienda se convirtiera en un espacio intermedio (ni claramente interior ni expuestamente exterior). Sin embargo, querían evitar las fachadas desproporcionadamente acristaladas. Querían luz y paredes. ¿Era eso posible?

Los arquitectos propusieron tres cajas esparcidas por el solar, casi alineadas y arrimadas a norte para dejar libre la zona exterior más amplia en el sur. La primera caja, al este, contiene la zona de los hijos, con tres dormitorios individuales en la primera planta y un estudio común en la planta baja. La segunda, el volumen central, alberga el corazón de la casa: la cocina y sala grande y alta (cuatro metros de altura) con una chimenea. La tercera caja, al oeste, contiene la zona de los padres. Desde su dormitorio casi se toca el jardín.

Pero la verdadera casa está más en lo que no se ve que en esos tres volúmenes. Lo que no tiene nombre es lo que singulariza la vivienda: los intersticios generados entre las cajas. Algunos de estos espacios están cubiertos, protegidos, pero abiertos al jardín. Se pueden cerrar con grandes vidrieras plegables y por eso se han convertido en estancias muy diferentes a las salas interiores de la ‘cajas’; como si pertenecieran más al exterior que al interior.

El primero de estos ámbitos intersticiales, entre la zona infantil y la cocina, sirve de recibidor. El segundo, entre el sector de los padres y la cocina, es el salón, un invernadero templado en invierno que se convierte en un porche fresco en verano.

Así, el jardín rodea la vivienda. Y tiene un huerto y una balsa donde bañarse.

Construida con muros de carga de doble hoja, de obra vista en el exterior y pintada de blanco en su interior, la casa tiene todas las carpinterías de madera. Los pavimentos son continuos de hormigón, con suelo radiante, porque las estancias se climatizan mediante geotermia. Así en verano se refrescará ligeramente, evitando la necesidad de deshumidificar mediante aire canalizado.

 

Coste según H ARQUITECTES: 1.450 euros m2 

_MG_1123+24

_MG_0655+56

_MG_0743+44_tall

_MG_0970+71_tall

_MG_1022

_MG_0826+27_tall

_MG_0797+98_tall

_MG_0803+06_tall copia

_MG_0836

_MG_1111+12

_MG_1095

 

01_Emplaçament

 

02_planta

 

03_Secció

04_Alçat

Hay 1 Comentarios

Llevo un rato dándole vueltas a ver qué cosa es mejorable pero no se me ocurre nada. Bueno, sí: que a ver si cuidan un poquito mejor el césped.
Tiene que ser bonito tener la capacidad de darle la lata a unos arquitectos para que te hagan la casa de tus sueños.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal