Recursos y tradición (Otros arquitectos)

Por: | 01 de enero de 2015

Colgante sol 

Maribel Correa (Santa Cruz de Tenerife, 1955) tuvo la suerte de estudiar arquitectura cuando uno podía volcarse en la profesión y no preocuparse demasiado de su rentabilidad. Sin embargo, tras una dilatada carrera como socia del estudio Correa-Estevez -en el que firmó edificios memorables como la Biblioteca Adrián Alemán de Armas en La Laguna- ha sabido reinventarse como creadora recurriendo a la tradición de las caladoras de su isla.

Así, los recursos de esta arquitecta están en su formación y en su carácter tenaz y vehemente. La tradición en el conocimiento al que ha recurrido en su nuevo despliegue profesional, convertida ahora en joyera. La colección de joyas artesanas de Correa está basada en la tradición del calado de telas de las islas Canarias. El calado de una tela se logra tensándola y deshilándola. El ornamento resultante es el que descubre el trazado de la hilatura. La idea de esta arquitecta fue trasladar esa tradición al hilo de plata. El resultado son las joyas geométricas que lleva realizando desde hace casi un lustro.

 

¿Por qué estudió arquitectura? Curiosamente mis compañeras del colegio me sugirieron que estudiara arquitectura - siendo adolescentes - cuando ni ellas ni yo teníamos ninguna referencia cercana sobre esta profesión. El uso de la perspectiva en los cursos de dibujo de Bachillerato me decidió a hacer esta carrera y también despertó de mi interés por la visión espacial, por dibujar espacios e imaginarlos.

¿Qué esperaba de los estudios? La decisión de estudiar Arquitectura no es una elección para una vida sencilla, pero eso nunca lo pensé. Una vez en la escuela de Barcelona viví una etapa muy vocacional, apasionada por el aprendizaje sin poner demasiado interés en el futuro de la profesión, ni en su rentabilidad. 

¿Qué ha sido lo más sobresaliente de su formación, lo que más les ha servido? Al finalizar la carrera, no me sentía preparada para hacer buena arquitectura. Aquel mundo que me interesaba – el espacio habitable y el diálogo entre espacio público, contexto y sociedad - era todavía un territorio lejano. Por eso pasé cinco años trabajando con el entonces llamado Studi Per. Allí trabajé con Oscar Tusquets y Lluis Clotet, que fueron cruciales para comprender el significado personal y social de la arquitectura, para conocer el oficio, el modo de organizar el estudio siempre a medio camino entre el aprendizaje y la sorpresa. Y, sobre todo, el modo de mirar la arquitectura, el modo de acercarse a ella, tanto la propia como la ajena. Ellos, junto con sus socios Pep Bonet y Christian Cirici, compatibilizaban el oficio de arquitecto con el de diseñador industrial, por lo que también me enseñaron a mirar a otra distancia los objetos, a saber cambiar de concepto, de escala y de metodología para acometer el proceso de diseño.

¿Cuándo y por qué optó por una dedicación profesional atípica? Hemos aprovechado la formación y las oportunidades de tiempos económicamente más prósperos para avanzar como arquitectos realizando una arquitectura planteada desde la sensatez. Hacemos una arquitectura a pie de obra. Esa meticulosidad ha hecho que con la crisis, hayamos pasado a hacer reformas y rehabilitaciones de edificios, proyectos de viviendas unifamiliares e interiores…es decir, otra escala más modesta de la que estábamos acostumbrados, que me recuerda mucho al inicio de nuestro estudio, a nuestros primeros años profesionales.

Paralelamente, hace unos años, a partir de un llamamiento del consejero de Economía del Cabildo Insular, Efrían Medina, a una colaboración entre arquitectos y diseñadores con artesanos, empecé a trabajar en una colección de joyas inspiradas en una artesanía muy minuciosa y delicada que se hace en las Islas Canarias, llamada “Calados”. El éxito de la iniciativa nos llevó a crear la marca comercial “Joyas Caladas” y a desarrollar la idea con el diseño de nuevas colecciones y aumentar así, la producción y su comercialización en el mercado de las islas Canarias.   

¿Cómo valora económica, personal e incluso socialmente esa decisión? No he dejado una profesión para dedicarme a otra. Seguimos trabajando en proyectos de menor escala, como si volviéramos al principio, y en ese principio cabe todo gracias a nuestra formación amplia. El diseño de joyas es una actividad complementaria y a la vez diferente, no te “introduces” en ningún espacio, miras el objeto, observas las piezas desde fuera…

De alguna manera el oficio de diseñador de joyas está en consonancia con la formación que he adquirido a lo largo de tantos años diseñando detalles a pequeña escala que formaban parte de un todo.

Lo que si tenía claro es que por mi formación ecléctica, no quería diseñar joyas endogámicas, en este caso de arquitecta para arquitectas. No me interesan los compañeros que repiten sus formas arquitectónicas en el mundo del diseño. He tenido la suerte de que, en este caso, la filosofía de la firma “Joyas Caladas” ha llegado al público, tanto isleño como foráneo y por ello me he involucrado cada vez más en ello. He comprobado que nuestros clientes quieren un producto artesano, contemporáneo, producido y diseñado en nuestras Islas y que evoque emociones y recuerdos.  Podríamos decir que si de una orquesta se tratara, estamos tocando varios instrumentos para que el concierto siga su curso.

¿Tienen los arquitectos miedo de romper la endogamia y el círculo social e intelectual en el que viven?
Para muchos ha sido una ruptura, en cierto modo, necesaria. Con la actual de crisis económica se ha evidenciado el protagonismo de una arquitectura pensada para el exhibicionismo, para destacar, con un lenguaje que se alejaba de las necesidades reales de la sociedad. Eso ha destapado la inviabilidad de los sistemas de trabajo de muchos arquitectos.

 ¿Qué le hizo ver que había otras posibilidades? Superar lo mas inquietante de esta situación de desconcierto, apartar el miedo e impotencia en los que se encuentran sumergidos tanto los profesionales de larga experiencia como los recién llegados. Sencillamente no quedarme parada en estado contemplativo o alimentándome del victimismo debido al brutal cambio sufrido en nuestra profesión.

¿Tenía o tiene ejemplos? Sí, claro. Todos tenemos referentes de arquitectos que han combinado su profesión con alguna otra actividad. En mi caso particular, desde la época de nuestra larga estancia en el Studi Per, vimos cómo crecía a la vez la empresa de mobiliario “bd Ediciones de diseño”, fundada por los cuatro arquitectos y otros socios. En estos momentos los arquitectos tenemos que detectar nichos de mercado que nos permitan emplear nuestra formación y experiencia porque poseemos una formación con cualidad distintiva y específica que tenemos que aprovechar.

¿Qué puede hacer la arquitectura por la sociedad más allá de los planos? Creo que debemos poner a prueba la capacidad de la arquitectura para explorar caminos. Tenemos la necesidad de ofrecer más eficacia, utilidad y belleza usando menos materiales y menos recursos. Retornar al ingenio constructivo y a la arquitectura planteada desde la sensatez.  Al arquitecto que espera encargos y aplica su oficio le sustituye el arquitecto que investiga, genera ideas, las difunde y las comparte para incidir directamente en la construcción de un mundo de mayor calidad.

¿Qué consejos daría a un joven estudiante de arquitectura? Yo no le daría ningún consejo negativo. Es importante que los estudiantes mantengan una formación responsable que aprendan a convivir con un escenario profesional cambiante y que sean capaces de generar pensamiento crítico.Ya ha habido otras generaciones con crisis en la construcción. La historia de la arquitectura no se termina aquí.

 

JOYAS-PLATA-CALADAS-SEDA- H0322

CALADORAS

COLGANTE CORBATA

FOTO MARIBEL

Hay 3 Comentarios

Joe,
Está usted en su derecho de criticar lo que no le guste, pero le sugiero que lo haga con argumentos. Hablar sin fundamento, mentir, no le confiere credibilidad. No he recibido colgante alguno. Los productos que realizan los profesionales incluidos en la serie Otros arquitectos aparecen aquí cuando considero que aportan ideas para repensar la profesión.

Hola Anatxu, trabajo en el equipo de marketing digital de Vice España y tenemos una propuesta de acción de marketing. Me podrías facilitar tu dirección de email, por favor?

Gracias y un saludo,
Amanda

Alucino con la propaganda. Ana, se le acaban los temas y al primer colgante que le regalan le concede proyección? Tremendo. Viva la crítica en arquitectura. Llàtzer, qué solo debes de sentirte, con estos compañeros...

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal