Koolhaas en Róterdam: ¿faro o muro?

Por: | 09 de marzo de 2015

2t8c7012

Antes de que nadie pudiera opinar, Rem Koolhaas ofreció la respuesta: es una ciudad vertical. “El nuevo icono del puerto de Róterdam tiene tres torres transparentes y 1.500 metros de cafés públicos en la orilla del río Maas”, reza la presentación del inmueble que define el muelle Wihelmina, donde está ubicado, como “el nuevo Manhattan” de la ciudad. Más datos tratan de explicar el edificio: 230.000 toneladas de peso (lo que pesan 1.200 kilómetros de coches en fila india, nos traducen muy en la línea de Koohaas de hablar con datos y eslóganes para hacer comprensible el caos de la arquitectura). Las informaciones de la compañía inmobiliaria son menos transversales: 150 metros de altura, 150 de ancho, 240 apartamentos, 285 habitaciones de hotel, 670 plazas de aparcamiento, 9.500 metros de espacio para restaurantes, comercios y cafés y 60.000 metros de oficinas metidos, todos, en lo que ocupa un campo de fútbol.

La última información, que precede a la visita, llega en forma de certificado energético. De Rotterdam, el triple rascacielos en el nuevo puerto de la ciudad, el último proyecto inaugurado por la oficina de Rem Koolhaas, OMA, en su ciudad –por lo menos donde tiene el estudio principal ya que él se ha mudado hace poco a Ámsterdam-, tiene, como certificación energética una A. Una A equivale a un edificio sostenible. Es la máxima sostenibilidad a la que puede aspirar un inmueble y viene avalada en criterios como: el uso de la luz natural, el control climático, la flexibilidad de los espacios y la economía de la construcción. Que un triple rascacielos que convierte en hormigas a la mayoría de los inmuebles vecinos y que tapona las vistas sobre el río Maas a buena parte de las calles de la orilla sur de Róterdam  sea lo más sostenible que se puede construir merecería un post a parte. Pero concentrémonos en el edificio que, servidora, no ha decidido todavía si es rascacielos o muro, faro o paredón, pero ya empieza a intuir como una mezcla de todo: más un muro de rascacielos apilados que una ciudad vertical.

La imponente presencia de ese gran muro urbano yo la sentí como violenta, pero justo es decir que un arquitecto español que lo visitaba conmigo quedó prendado de la elegancia –que la tiene- y todo lo demás le pareció irrelevante. El tamaño del edificio deja fuera de escala, como reducidos, a todos sus famosos vecinos: las torres de Piano, Siza, Mecanoo o Foster –ninguna singular y ninguna tampoco cercana en tamaño-. Pero, más allá de ese tortazo inicial ante el edificio, sorprende que alguien pueda entrar y salir por las puertas de los rascacielos. Las tres personas que visitábamos el edificio no tuvimos problemas para utilizar los ascensores, para recorrer varios pisos y hasta sentarnos en los vestíbulos sin que nadie nos preguntara qué hacíamos allí. Por eso lo primero que pienso es que va a ser verdad que tiene muchos rincones públicos, o de uso público.

Al profesor Manuel Delgado, que ahora mismo estaría –hipotéticamente- atento a apuntar que esos rincones semi-públicos lo son para quien califique como público posible (es decir, quien pueda, o aparente poder, pagarse un café o alquilar una habitación) yo le contestaría que tendría que habernos visto ataviados de gorros y manoplas, con la identidad más cubierta que descubierta por una vieja parca y un gorro de lana.

De modo que, empezamos a quitarnos capas de abrigo cuando descubrimos que el hermetismo externo choca con la acogida interna. Más allá de esa libertad de acceso, otra percepción cambia dentro del rascacielos. En el interior de cualquiera de las torres, o en el zócalo que las une en la base, una sí piensa que las tres torres son realmente transparentes. Primero porque el río es una presencia que penetra todas las estancias –no sólo las comunes o las bajas-. Segundo porque una puede ver las piernas de los oficinistas, el desorden de sus mesas, su cara de aburrimiento, o preocupación desde la torre vecina. “Koolhaas insistió en que así fuera”, explica el arquitecto holandés que nos acompaña. No es este un inmueble que considere la intimidad una cuestión importante.

Acogedor por dentro y arisco por fuera. ¿Es así como el gurú de la arquitectura mundial imagina el futuro de las ciudades? ¿Es esta la manhattanización que lleva años anunciando?

El rigor compositivo de los volúmenes permite pensar que si estos fueran juzgados aislados, como un objeto y no en relación con una ciudad ni con la orilla de un río, compondrían una construcción esmerada y elegante. Pero cuesta sustraerse de un contexto tan marcado. Sin embargo, y como casi siempre, hay que reconocerle a Rem Koohaas su capacidad visionaria a la hora de adelantar tantos pasos a la vez en su apuesta por la densificación de las ciudades. Sin embargo, y también como casi siempre, esa apuesta tiene un gran pero: se traduce a la vez en un edificio singular y en una falta de consideración hacia inmuebles vecinos o cualquier planificación urbanística que considere la proporción una cuestión relevante.

Ángel o demonio, obra maestra u obra soberbia, faro o muro, el nuevo proyecto de Rem Koolhaas –nuevo y viejo, (lo proyectó en 1997)- parece extrañamente contenido en comparación con los alardes formales que el arquitecto ha desplegado en otras ciudades, sobre todo asiáticas. Sin embargo, desde su aspecto compacto continua provocando, incitando y ofreciendo respuestas y reacciones extremas. Nadie como él para conseguir el consenso de la duda.

De Rotterdam

2t8c5915

Hay 3 Comentarios

Lo bueno de' Acogedor por dentro y arisco por fuera' es sin duda que no tienes que esconder nada ya que la gente pasa de largo sin fijarse en los edificios que parecen más pobres de lo que son y así la seguridad de nuestras casas gana puntos.

me parece formalmente algo destacable en muchos casos estaria quizas muy alto para su medio.

Hola, yo creo que la diferencia entre rascacielos y muro, lo determinará el Plan Urbanístico de la zona, veo mucho "aire" alrededor del edificio y me extrañaría que las parcelas colindantes no se construyan.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal