El club de las abuelas solitarias

Por: | 10 de abril de 2015

Grannys-Finest-kerstfeest-2014-De-Havenloods

Cada cumpleaños, cada Navidad, cada aniversario, dos holandeses que estudiaban para convertirse en empresarios recibían de sus respectivas abuelas idénticos regalos: bufandas, gorros o manoplas tejidos por ellas. Cuando terminaron sus estudios, Jip Pulles y Niek van Hengel tenían, además de un armario lleno de prendas de abrigo, un proyecto en común. Habían decidido que lo que hacían sus abuelas no podía desaparecer del mundo. Por eso pensaron que serían ellas quienes darían sentido, forma y contenido a su futuro empresarial. Hablaron con ellas y les preguntaron que por qué se pasaban el día tejiendo. Contestaron que les gustaba, se sentían solas y no tenían nada mejor que hacer. Las respuestas de ambas pusieron en marcha la empresa Granny finest, una iniciativa rompedora que utiliza como mano de obra a ancianas que sienten pasión por la lana y las agujas de hacer punto.

Pulles y Van Hengel les preguntaron si les gustaría trabajar en grupo. Las abuelas dijeron que sí: podían hablar mientras tejían, podían comparar sus trabajos, podían aprender de las otras y, sobre todo, dejarían de sentirse solas. Comenzaron a idear entonces una red de abuelas tejedoras que terminaría por convertirse en el telar de la empresa. Tras dos años de producción muy limitada, las prendas de alpaca comenzaron a hacerse populares. Las imperfecciones de los gorros y las bufandas se convirtieron en marcas de sus autoras.  Y de varias tiendas del país llegaban pedidos que las abuelas tejedoras y sus compañeras no podían abastecer. Fue entonces cuando Pulles y Van Hengel pusieron en marcha los grupos de abuelas. Hoy hay más de treinta por todo el país. Más de 300 ancianas tejen para esta ya no tan pequeña firma holandesa. 

_DSC0343

_DSC0345

 

Sjaal-teun---grijs-

Muts-rita---grijs-2

Dijkveld (3)

Deo Gratias (7)

Hasta tal punto es así que, hace un año, los fundadores de la empresa decidieron ampliar el negocio. Primero contactaron con diseñadoras (Rosanne van der Meer, Channa Ernstsen) para que orientasen a las abuelas sobre posibles nuevas prendas. Luego fueron a buscar a jóvenes recién licenciadas (Renuke Vesluijs, Charlotte Kan) para lanzar, con la mano de obra de las ancianas, una línea para niños.

Rosanne van der Meer door Martine Rozema

Ontwerpster Channa Ernstsen door Martine Rozema

1

Reconozco que cuando conocí la historia y visité el piso de Róterdam en el  que los jóvenes empresarios montaron la sede de la empresa había algo que no me cuadraba. La evolución estaba clara, las abuelas parecían felices, las diseñadoras conseguían trabajo y el producto mejoraba año a año. ¿Cómo les pagan a las abuelas? "Era difícil responder a esa pregunta", contestó Pulles. Por un lado, no queríamos exigir un ritmo de producción, es evidente que cada abuela necesita un ritmo propio. Las hay que hablan y las hay que tejen. Todo eso puede hacerse en los clubs", explica. Además, cobrar dinero les haría perder los privilegios y la tranquilidad de la pensión con la que viven. El pago no podía ser en dinero", explica. ¿Qué hicieron para recompensar e incentivar a las abuelas?

Unnamed-1

Antonius Binnenweg (4)

Les organizaron comidas y fiestas:

Grannys-Finest-kerstfeest-2014

Viajes y excursiones:

Grannys-Finest_Omas-breien-bij-PUHA_Club-Overvecht

Cada año celebran una fiesta de gala.

 

Ah, y se convirtieron en maestras. Consiguieron que sus nietos aprendieran a tejer:

Niek & Jip HR

Niek van Hengel y Jip Pulles en su despacho de Róterdam.

Hay 2 Comentarios

El día que alguien convenza a las Abuelas a tejer unos cuadraditos de 15 x 15 , para ser usados como agarraderas, y les paguen muy bien por esa tarea, chau negocio, simpáticos nietos de tan laboriosas Abuelas !! Jajajajajaja!!

¡Genial!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal