El jardín de un político

Por: | 27 de agosto de 2015

Mt-Vernon aérea

Antes de convertirse en el primer presidente de Estados Unidos, George Washington diseñó, plantó y cultivó un jardín. Sembrado junto a la antigua granja de su padre en Mount Vernon (Virginia), –que él convirtió en la mansión palladiana de madera de 21 dormitorios que es hoy-, la finca fue, durante casi todo el siglo XVIII, una plantación junto al río Potomac.

De la misma manera que Washington supervisó todos los detalles de la ampliación de su casa, el jardín también fue ideado por el considerado en Estados Unidos “padre del país”. A partir del parque que rodeaba la mansión, el político comenzó a construir un micro-mundo. Hasta el punto de que la casa hoy combina la herencia de la grandiosidad barroca francesa del jardín que rodeaba la granja original con una renovación naturalista. Esta última apunta hacia cierto despertar del jardín inglés, más aparentemente cercano a la naturaleza real y menos ornamentado. Con una huerta productiva de la que comía la familia y los esclavos, la abolición tardaría en llegar -Martha Washington dijo que la verdura era lo mejor de vivir en el campo-, otro huerto aromático, campos sembrados de flores, campos de frutales y parterres decorativos, este es un jardín útil y contemplativo a la vez.

Cuando uno visita hoy Mount Vernon se le informa de que ni siquiera durante la Guerra de la Independencia el que sería después el primer presidente norteamericano dejó de cuidar su jardín. Al contrario. Aunque la mano de obra que lo mantenía era la de los esclavos, los sucesivos cambios  y ampliaciones (la introducción de un jardín botánico experimental para el cultivo de plantas y árboles exóticos en un invernadero en la parte superior –el segundo edificio en tamaño de la propiedad- o  la idea de proteger las plantas más delicadas con construcciones de vidrio durante las heladas) coincidieron con el empleo de jardineros cada vez más formados. Así, aunque la huerta de la que comía Martha Washington siga produciendo verdura (no ha alterado su uso desde 1740), el jardín fue reconstruido hace poco más de tres lustros gracias a las cartas que uno de esos jardineros envió a George Washington. Los jardineros tenían libertad de acción, solo debían presentar frutos e informes. Tal vez por eso, en las misivas están anotados las especies autóctonas más apropiadas para el cultivo.  

Hoy, perales, cerezos, manzanos, melocotoneros y albaricoqueros conviven con setos y con amplios campos de hierba que se perciben ininterrumpidos gracias al empleo del Ha-ha, un recurso del paisajismo chino que invita a leer el paisaje como un todo continuo. Se trata de emplear un foso, en lugar de un muro, para separar y ocultar visualmente esa separación. El muro que divide los huertos de los jardines contemplativos queda así oculto.  Por eso,  este es un lugar que es a la vez una lección de pragmatismo, otra de historia de los jardines, una historia de la vida privada y también una clase de botánica. El exotismo de las plantas que el primer presidente norteamericano cultivaba al calor de un invernadero para sorprender a sus invitados contrasta con el pragmatismo de la huerta de la finca que les daba de comer, también con los jardines aromático y el gusto por los árboles más útiles y la modestia de un pequeño jardín medicinal. La separación de los huertos y los parterres decorativos utilizando como recurso el foso del Ha-Ha permite, finalmente, entender el jardín también como una póstuma lección de estrategia.

Mt.Vernon

Mount vernon

Upper Mount-Vernon-

Hay 1 Comentarios

La paradoja de la creación de los Estados Unidos de América fue la implantación bicéfala de una democracia para blancos y una esclavitud para negros, heredada de la etapa colonial. Hubo que esperar a la guerra civil que se desató un siglo después para poner fin a ese desastre político-social. El presidente de entonces, Abraham Lincoln fue asesinado por abolir la esclavitud... Los asesinatos de orden político son habituales en ese paradójico país que se convirtió en un imperio. Suerte que en este siglo XXI un afro-americano (Obama) haya llegado a la presidencia.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal