Otl Aicher y el paisaje del tiempo

Por: | 31 de agosto de 2015

Otl Aicher

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El diseñador gráfico alemán Otl Aicher (1922-1991) fue uno de los fundadores de la escuela de Ulm. Diseñó logotipos e imágenes corporativas para Lufthansa o Braun y la señalética de los Juegos Olímpicos de Munich. También escribió numerosos libros –como El mundo como proyecto (Gustavo Gili)- en los que, a partir de sus dudas, fue perfilando una “filosofía del hacer”  y dibujando un retrato del tiempo en que le tocó vivir.

Los siguientes fragmentos provienen del volumen Analógico y digital (traducido al castellano por Yves Zimmermann). El libro recoge una serie de artículos reunidos a lo largo de más de una década en los que Aicher advierte que anteponer lo abstracto a lo concreto crea una falsa jerarquía que resulta fatal para la cultura.

“El reloj digital se deja leer con precisión de segundos. Da magnitudes numéricas exactas, pero el paisaje del tiempo, si es por la mañana o por la tarde, si es demasiado pronto o demasiado tarde, lo entiendo mejor a partir de la posición de una manecilla en un reloj de esfera. La esfera es como un mapa: ambas manecillas hacia arriba indican que es mediodía; la manecilla pequeña a la izquierda señala la mañana o el tiempo después del trabajo, la pequeña indica la tarde. Con el reloj numérico debo trasladar primero el valor del tiempo al paisaje del tiempo. El reloj de agujas transmite la localización, el sentido del tiempo, pero es menos preciso”.

“La comunicación analógica produce comprensión porque está acoplada a la percepción sensorial, ante todo con el ver”.

“Napoleón nunca hubiera ganado sus batallas si no hubiera podido abarcar desde la altura de una colina la situación como un campo relacional.

El conocimiento digital es preciso, pero no tiene valoración. Napoleón no necesitaba contar. La cifra exacta no era lo importante. Comparaba la imagen de sus caballos con la de la caballería enemiga. La comparación hacía posible el cálculo”.

“El hombre piensa con los medios de la percepción, y percibe con ayuda del pensar. Su pensar es analógico, vidente. Percibir y pensar son dos aspectos de un mismo proceso.

Pensamos en imágenes por eso es fundamental percibir diferentes contenidos unos al lado de otros. En la posibilidad de comparar y valorar estaría constituida nuestra libertad”.

A partir de la Ilustración dominó una cultura del pensar y del escribir. Pero el siglo XX ha aprendido que hay un lenguaje visual. Hemos aprendido a leer símbolos, imágenes y signos. Eso es nuevo. El siglo XIX no fue visual. La historia y la literatura sostenían la conciencia cultural. Los carteles llegaron con el siglo XX. También las revistas ilustradas. La revolución rusa fue un acto de agitación visual y Wittgenstein anotó que comprender un estado de cosas significa hacerse una imagen de él”.

 

Hay 1 Comentarios

Éste libro (todavía) no lo he leído, pero "El mundo como proyecto" me pareció una auténtica maravilla, fundamental para entender las otras tradiciones modernas que, aunque, desgraciadamente no triunfaron, urge retomar.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal