Luminoso y responsable

Por: | 28 de septiembre de 2015

HP_A_Fokkema_Stadhuis-Almere_0328

Que lo que permite ver sea lo que más se vea es un signo de voluntad arquitectónica. Algo así sucede en el remodelado Ayuntamiento de Almere, en el centro de Holanda. Una intervención ha dotado de luminosidad, amplitud y dinamismo a las antiguas oficinas del municipio alterando su interior pero sin cambiarle la cara al edificio original.

Especialistas en renovación de edificios y en convertir inmuebles de la segunda mitad del siglo XX en oficinas dotadas de eficiencia energética, los arquitectos del estudio holandés Fokkema concluyeron recientemente la rehabilitación de este consistorio en Almere, una pieza más en el currículo arquitectónico de la ciudad que más rápidamente está creciendo en Europa.

Nacida como ciudad-dormitorio y construida en terrenos ganados al mar a partir de 1975, Almere es hoy, con 200.000 habitantes, un micromundo arquitectónico en el que Rem Koolhaas (OMA) ideó un plan urbanístico para reconfigurar su centro.

El proyecto de Fokkema forma parte de esa puesta al día. Sin embargo, su intervención en el edificio que Cees Dam proyectara en 1986 no se anuncia en el exterior del inmueble original, que mantiene su presencia, su cara conocida y su relación con la calle. El nuevo ayuntamiento se despliega en el interior con mostradores, oficinas abiertas y espacios de acogida que anuncian lo que los arquitectos, y sus clientes, la alcaldía, consideran que debe ser un ayuntamiento en el siglo XXI: una oficina de atención y servicio al ciudadano.

Así, en el interior, del antiguo edificio de Dam apenas queda la estructura de hormigón que ahora puede verse desnuda salvo por algunos detalles -como el alicatado dorado de las columnas-  que los arquitectos han decidido preservar. La organización espacial se ha vuelto más eficaz y dinámica y fundamentalmente está establecida a partir de elementos de mobiliario que actúan como elementos arquitectónicos. Así, los mostradores blancos (realizados con piedra acrílica natural Hi-MACS) organizan los recorridos de empleados y ciudadanos. El nuevo consistorio es así luminoso gracias al uso de estos materiales  y es también cercano gracias a recursos como el bambú empleado en las salas de reuniones.

Las salas de juntas han sido forradas de este material porque, además de mejorar la acústica y recoger los espacios, este acabado domestica las oficinas y permite comprobar la relación entre el inmueble existente y la nueva intervención. Lo viejo puede, y debe convivir con lo nuevo. Lo luminoso puede ser sostenible. Ese parece ser el mensaje de los arquitectos de este proyecto de rehabilitación.

Fachada-BS_Stadhuis Almere_DSC00351 copy

HP_Fokkema_StadhuisAlmereII_Bkeus-57 (Medium)

HP_A_Fokkema_Stadhuis-Almere_0337

HP_A_Fokkema_Stadhuis-Almere_0413 (2)

HP_Fokkema_StadhuisAlmereII_Bkeus-90 (Medium)

 

HP_Fokkema_StadhuisAlmereII_Bkeus-41 (Medium)

 

HP_Fokkema_StadhuisAlmereII_Bkeus-53 (Medium)

HP_Fokkema_StadhuisAlmereII_Bkeus-48 (Medium)

HP_Fokkema_StadhuisAlmereII_Bkeus-72 (Medium)

Plano-FP_P100_Almere Town Hall

Hay 1 Comentarios

Heel mooi !!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal