La señora Höss cuidaba un rosal

Por: | 12 de septiembre de 2016

Höss

La señora Höss tenía begonias plantadas en macetas azules. Hedwig Höss vivía con sus tres hijas, sus dos hijos y su marido en una villa arbolada. Vestía a las niñas iguales, con delantales y trenzas, y cuidaba celosamente de un rosal cerca del muro de hormigón que separaba su casa del campo de concentración de Auschwitz. Allí trabajaba su marido. El comandante Höss llamaba paraíso de flores al jardín de su mujer. Ella lo adoraba, pero en realidad lo cuidaban los prisioneros. “Ningún prisionero podrá decir que haya sido maltratado allí en algún momento”, declaró su marido.

Ese jardín lo describe Santiago Beruete en su impagable Jardinosofía, Una historia filosófica de los jardines (Turner) en la que da cuenta de cómo los jardines pueden enmascarar y disimular lo siniestro. Primo Levi describió los senderos de Auschwitz “sembrados de fragmentos de huesos machacados de prisioneros” y son muchos los estudios que afirman que la profesión de jardinero aumentaba la posibilidad de comer en los campos de concentración. En Treblinka, la calle principal estaba bordeada de macizos de flores ornamentales. Los recuerdos de los supervivientes y la indagación de los historiadores revelan que el cultivo de los jardines convivía con los asesinatos. También se notaba la mano de algún arquitecto: las viviendas de los oficiales superiores de Buchenwald apartaban la mirada del campo de concentración. Nadie se construye una atalaya para ver aparecer la visita de su conciencia.

HoessHouse

Sin embargo, la conciencia es tan terca como los rosales. Y casi siempre termina por aflorar. En casa de los Höss se saltó una generación, pero hace dos años, Rainer Höss, nieto de Hedwig e hijo de uno de sus tres hijos, comenzó una campaña internacional contra el auge del nazismo: "Hubo veces en las que caí en la tentación de desear olvidar mi propio pasado porque me pesaba demasiado", reconoció a el periódico El Mundo antes de advertir: "Pero si olvidamos nuestro pasado, nos condenamos a que la historia se repita".

En 1947, tras ser juzgado, Rudolf Höss fue sentenciado a morir ahorcado. Unas horas antes regresó al catolicismo de su infancia y confesó. Fue ahorcado junto a la cámara de gas del campo cercano al rosal de su mujer. La reconstrucción de esa horca convive ahora con el hermoso jardín.

 

 

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal