Modelos flacas, modelos gordas

Por: | 20 de febrero de 2010

 01-juanjo-oliva[1]

Allá vamos de nuevo. Tres de las chicas preseleccionadas para el casting de Cibeles tuvieron que volverse a su casa porque su índice de masa corporal no cumplía con el mínimo impuesto por la organización. No es que una de nuestras polémicas favoritas necesite más mecha para seguir ardiendo, pero siempre agradece que noticias como ésta mantengan caliente el debate. Sobre todo, en una temporada marcada por el supuesto abandono de un canon tan esquelético en favor de cuerpos más diversos.

Esta semana, entre los comentarios que suscitó un artículo a este respecto, una mujer que había sufrido trastornos alimenticios pedía que dejaran de relacionar éstos con el grosor de los muslos de las modelos. Decía que le hacía sentir que su enfermedad era una banalidad. Y, desde luego, no lo es. Hay que tener cuidado con establecer una relación demasiado íntima entre unos desfiles con una relevancia relativa en la vida cotidiana de los españoles y una compleja patología psiquiátrica. Después de todo, no es que las imágenes de estas chicas se metan en nuestras casas todos los días a la hora de la cena. Cosa que sí hacen, por cierto, otras disciplinas de la cultura y el entretenimiento. ¿Cuántas actrices tendrían que volverse a su casa si pusieran una báscula a pie de limusina y no dejaran pisar la alfombra roja a las que no dieran un IMC mínimo?

"La culpa es de las agencias, por proponer a chicas que no van a pasar la prueba", afirma Leonor Pérez Pita, directora de Cibeles Madrid Fashion Week. "Ni siquiera tienes que ser un as de las matemáticas. Pesas y mides a las chicas y en internet hay mil páginas que te dan el índice", zanja con sorna. "Lo que es innegable es que para ser modelo hay que ser muy alta y delgada. Eso no hay quien lo cambie. Lo que sí hay que intentar es que no tengan aspecto enfermizo". Como dice alguien sabio, tampoco todos podemos jugar en la NBA.

Hay algo patético en el histerismo con el que la moda ataca esta cuestión. Lo mismo que sucedió con la polémica racial de un año atrás. En lugar de buscar la diversidad y la normalidad, la industria se dedica a hacer aparatosos números especiales. Y se respira paternalismo en las palmaditas en la espalda a chicas lozanas que se convierten en la mascota de la moda durante cinco minutos. "No queremos ser el chiste del mes. Queremos los mismos contratos publicitarios que el resto", dice Gary Dakin, el director de la división de tallas grandes de Ford. Es evidente que lo deseable sería la sensatez del término medio y, sobre todo, una actitud menos dogmática. No es cuestión de tallas XS o XL. Porque pocas cosas hay más relativas, diversas y subjetivas que la belleza. Pero la moda es histérica y visceral por naturaleza y pedirle mesura es, sencillamente, poco razonable. Aún así, ver esta mañana a una amazónica mujer como Eniko Mihalik contornearse bajo un dúctil vestido coral de Juanjo Oliva era lo más parecido a ese equilibrio. Y vaya si era idealizable.

Hay 27 Comentarios

Por Dios la mujer se vuelve objeto cuando ves cómo se la trata. Es cierto que la ropa sienta mejor si estás delgada pero lo de l@s modist@s ya es enfermizo e indignante

Un tema importante en el interesante debate que suscitas, Eugenia, es el de el derecho de los trabajdor@s (las modelos lo son) a no ser discriminadas. Pesar a un trabajador/a me parece un ultraje como ser humano.
Por otro lado también considero que un/a modelo/a responde a un patrón estético bastante subjetivo y que parece venir impuesto por algunos diseñadores y estilistas y que no es de mi gusto personal. Me gustaban más los/as modelos de los 90.
Y en tercer lugar el excesivo control de las administraciones tampoco me parece bueno para un negocio como el de la moda que se debe regir por la lógica del mercado y no de las subvenciones.

¿Pero que fue de aquel períódico El Pais de cuando se fundó al día de hoy?
¡ Si es que no se parecen en nada!
Bien decía el Sr. Cebrián. " el poder una vez constituído siempre es conservador". El problema es que te lo desconstituyan en favor de otro, entonces,¿que eres?.

eugenieeeee

Estel, has hecho un gran comentario. Estoy contigo.

Existe otro problema, que consiste en la connivencia entre los periodistas (de moda, en este caso) y los diseñadores que se anuncian. El periodista no puede hablar mal de según qué políticas que imperan en el mundo de la moda y / o señalar con el dedo y / o sacar a la luz los principios de sus cánones de 'belleza', porque sino se quedarían sin esa página de publicidad que les aporta miles de euros. De hecho, lo que los periodistas de publicaciones progresistas hacen es establecer el principio de 'una de cal y otra de arena' para que así no parezcan que están comprados por la industria, su parafernalia y los regalos que llegan a las redacciones. Y sé lo que me digo.

¿Por qué han desaparecido los comentarios a este post? ¿Por qué ha desaparecido un comentario que era bastente crítico? ¿Me lo puedes explicar? Porque creo que este es un blog como todos demás... ¿Por qué censuráis?

Comparto tu opinión Estel, has sabido poner las palabras justas a lo que siento cada vez que leo alguna revista de moda española, también añadiría a las grandes corporaciones (véase Procter and Gamble, apuesta por las bellezas perfectas pero también vende las bellezas reales de Dove)Por un lado creo que la moda es arte, fantasía, evasión, y ver un anuncio con una chica normal no haría la ropa más deseable, no nos haría soñar, sin embargo hoy en día se ha llegado a un punto extremo de delgadez, gusta lo lineal, sin formas femeninas.. y aún siendo delgada, ver a las modelos en persona es impactante, si ya lo es en pasarela, en la calle el efecto es mayor y con 51kg y 177 cm me he sentido con kilos de más comparándome con ellas. Es horrible y puede sonar superficial, pero es lo que el mercado demanda, sí son todos culpables (diseñadores, editores, agencias, fotógrafos) pero espero con esperanza que sea un ciclo, que vuelvan las Gisele, Claudia, Karolina, muejres de verdad, delgadas y sanas que desfilan y te transportan al universo del creador.
Otro tema sería la forma de desfilar, algunas parecen soldados, otras no tienen ninguna gracia, se inclinan hacia atrás y parece que se van a romper..enfin.

Hola Eugenia! Desde el 99, en http://www.itfashion.com estamos haciendo un gran esfuerzo para ofrecer una visión seria, independiente y personal de la moda en idioma español...Échale un vistazo y si te apetece sería genial pasar a formar parte de "moda en la red".

Saludos y felicidades por el blog y tus sinceras opiniones!
estel*

Qué alegría poder leerte, aún más si es todos los días!Como "consumidora" de blogs y revistas de moda agradezco tus palabras sinceras, tu capacidad de transmitir cómo ha sido un desfile ..y la moda..a veces la odio, detesto la superficialidad,el exhibicionismo que rodea todo ese circo, el cinismo y la falsedad, el debate del peso de las modelos está muy vsito y sigue siendo contradictorio, por un lado V apuesta por las modelos de tallas grandes, da gusto ver a Eniko a Lara, favoritas de la Roitfield y de Karl pero la realidad es otra, y ellas por desgracia son una excepción. Por suerte a partir de ahora me animarás todas las mañanas.Una sugerencia: A moda en la red añadiría el Café Mode (blogs.lexpress.fr/cafe-mode/ ) de Géraldine Dormoy, con una pluma tan exquisita como la tuya.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Delitos y faldas

Sobre el blog

Sobre los autores

Entresijos y entretelas. La moda vista desde el forro de sus prendas. Otra mirada de los desfiles, los diseñadores, las tendencias, los héroes y los villanos que pueblan el ecosistema fashion y todos sus aledaños. Una bitácora sobre estilos de vida y maneras de vivir coordinada por y .

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal