Crucero a la nostalgia

Por: | 20 de mayo de 2010

Dior-Cruise2011-Look_1 

Las colecciones de crucero nacieron con un propósito exótico. Ofrecer ropa de verano en invierno, para los acaudalados clientes estadounidenses que pasaban las vacaciones de Navidad en un barco. Con el tiempo, esta extraña temporada ha pasado a ser otro peldaño en la escalada hacia una oferta explosivamente fragmentada. Una de las entregas más lúdicas y mediáticas de la colección por fascículos en la que se ha convertido la moda.

En ese sentido, desde hace unos años, el crucero funciona como un peculiar escenario de batalla para la tradicional rivalidad entre Dior (en la primera imagen) y Chanel. Las dos firmas compiten por el montaje más espectacular, el destino más exótico y, en términos generales, por conseguir la postal más llamativa. Curiosamente -casi seguro, muy a su pesar- esta temporada hay numerosas coincidencias en sus propuestas. Desde su punto de partida (una nostalgia azucarada y colorista) hasta los obvios guiños a Brigitte Bardot pasando por la realización de cortometrajes para acompañar a las presentaciones.

00870 
La semana pasada Chanel puso rumbo a Saint-Tropez para homenajear el disoluto estilo de vida de los años 70 en la Riviera. Mick Jagger se casó allí con Bianca y su hija pequeña, Georgia May, se vistió para Karl Lagerfeld como una díscola Bardot (arriba). El desfile tomó las aceras del puerto y estuvo plagado de caftanes y estampados. Mostró un Lagerfeld difícil de ver: deliberadamente retro, colorista y ligero. El diseñador alemán le tiene pánico a la nostalgia. Es fácil entender por qué un hombre de setenta años obsesionado con la modernidad teme quedarse atrapado en el pasado. Ni siquiera hace dos años, en el crucero que presentó en Miami, jugó de forma tan evidente con el hedonismo desacomplejado. Pero la levedad de la propuesta resulta en algunos momentos excesiva. ¿Vaqueros con un jersey de lana verde? Hombre, gracias Karl.

00200 

Dior, por su parte, ha montado este último fin de semana variados festejos (inaguración de una tienda, presentación de un perfume, exposición...) en Shanghai coincidiendo con su desfile de crucero. Que también viaja al pasado francés, pero se queda en los 60 y en París. Así que para John Galliano los compañeros de la Bardot son Jean Seberg o Jean Paul Belmondo. ¡Qué sería de los franceses sin su comodín-Brigitte! Hay que admitir que la colección de Dior es más elaborada que la de Chanel (después de todo, incluye 7 pomposos vestidos de alta costura, como el de la imagen inferior), pero también cae el recurso del cliché avivado con respiración artificial, en este caso, un cromatismo de tienda de golosinas.

Dior-Cruise2011-Look_48 
En el terreno fílmico, Chanel exhibió Remember Now, el segundo cortometraje de Lagerfeld. Tras cogerle el gusto a la imagen en movimiento con París-Shanghai, el alemán idea un viaje a la memoria de un antiguo vividor en que vuelve a demostrar su afición por el disfraz histórico. Sus modelos favoritos (Baptiste, Freja, Karolina Kurkova...) aparecen como réplicas contemporáneas de Alain Delon, Jagger o Donna Jordan. Dior, por su parte, mostró Lady Blue Shanghai, un corto de David Lynch protagonizado por Marion Cotillard que promociona su bolso Lady Dior. Mullholland Drive no es, aunque se entiende igual de poco. Por si alguien lo dudaba, ni uno ni otro pasarán a la historia del cine. De hecho, harían un papel discretito en cualquier escuela de cine. Lo que resulta bastante más sangrante en el caso de Lynch que en el de Lagerfeld.  

Aquí están los dos cruceros a punto de zarpar. A un lado, Dior. Al otro, Chanel.

Dior-Cruise2011-Look_13bis 00260

Dior-Cruise2011-Look_17 00370

Dior-Cruise2011-Look_9 00160

Dior-Cruise2011-Look_10 00500

Dior-Cruise2011-Look_25 00350

Dior-Cruise2011-Look_42 00630

Dior-Cruise2011-Look_37 00850
   







 

Hay 8 Comentarios

Eugenia! tú también estás de moda, cuidado viene curva.

Hola! Amigos,

Bueno que decir sobre los cortos, pues el de Dior realmente me ha gustado creo que esta al mas puro estilo David Lynch el cual me fascina, me entra un recuerdo barbaro de Twin Peaks, realmente Marion aguanta todo lo que se proponga incluyendo un corto con Lynch.

Ya sobre Karl realmente no me ha disgustado al 100% pero creo que el Krysler tendria que desarrollar este skill que creo que en nada todo lo que vendra de el sera perfecto asi que dar un poco de tiempo a Karl para q se situe y ambiente para el cinema.

ciao

El análisis me parece muy acertado y explica bien los dimes y diretes que este tipo de colecciones medianas siempre generan. En lo personal, prefiero las Crucero a las Prefall. Y, viéndolas aquí, Dior sobre Chanel...

Saludos!

Excelnte critica y post.

Estoy de acuerdo en lo que dices, además reviso todas esas peliculas en las que las estrellas de hollywood vestían este tipo de ropa y aunque las propuestas se alejan naturalmente de esa época, siempre queda algo.
Además es una línea buena para personas reales con curvas que aún existimos.

QUE LINDA LAS FOTOS DE EUGENIA DE FRENTE Y PERFIL. BESOS DESDE ARGENTINA

¡Qué crítica tan buena! Me temo que jamás me cansaré de repetirlo: eres la mejor periodista de moda que ha dado España en toda su historia.

El corto de Lynch es una tomadura de pelo tremenda, y el de Lagerfeld es para cortarle la cabeza directamente por absurda y mamarracha... (que pena de dinero, con el hambre que hay en el mundo)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Delitos y faldas

Sobre el blog

Sobre los autores

Entresijos y entretelas. La moda vista desde el forro de sus prendas. Otra mirada de los desfiles, los diseñadores, las tendencias, los héroes y los villanos que pueblan el ecosistema fashion y todos sus aledaños. Una bitácora sobre estilos de vida y maneras de vivir coordinada por y .

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal