Hotel Margiela

Por: | 05 de julio de 2011

4 

Con alfombras de falso techo y sillas que se dan la mano, el Hotel Champs-Elysées decorado por Maison Martin Margiela resulataba un lugar idóneo para terminar la extraña primera jornada de la semana de la alta costura de París. La fiesta de inauguración se celebró anoche con un baile de máscaras, un tema que ya agotó al personal el año pasado.

6 
Jersey realizado a partir de calcetines técnicos de la colección Maison Martin Margiela Artisanal otoño/invierno 2011. Se presentó en el Hôtel La Maison Champs-Elysées.

El seguimiento del procolo enmascarado fue, en el mejor de los casos, irregular. Más atinada estuvo la casa al proponer una cena para nadie: una mesa completamente puesta en la que nadie se sentaba presidía la surrealista puesta en escena.

7 
Gabardina traslúcida hecha con cinta adhesiva.

El hotel fue el lugar elegido para presentar por la mañana la línea Artisanal. Peculiar -y un tanto anecdótica- contribución de Maison Martin Margiela a la semana de la alta costura. Artisanal se basa desde su nacimiento en el reciclaje. Para otoño/invierno 2011, la premisa era utilizar materiales técnicos con formas de confección y patrones tradicionales.

11 
Una cazadora de aviador de cuero se destripa para mostrar la arquitectura de una americana

Entre las 13 salidas, hay una gabardina hecha con cinta adhesiva o una americana transparente en la que se inserta el esqueleto de una chaqueta de Savile Row de 1960. En general, casi todo el protagonismo recae en las chaquetas que se combinan con pantalones de nylon que juegan a la invisibilidad o con largas faldas de cachemir.

13 
La parka mochilera

Entre las piezas finales, una parka elaborada a partir de 4 mochilas o una cazadora Perfecto a partir de tres ensambladas. Las notas detallan cuántas horas se han requerido para confeccionar cada pieza y la Perfecto se lleva el premio Laboriosa: 91 horas.

12 
 

Hay 4 Comentarios

Intento entender qué mueve a Margiela pero me supera.

Martin Margiela, el hombre al que jamás nadie fotografío.
El lobby del hotel muy interesante, lástima que solo hiciera las suites. En cualquier caso, zapatero a tus zapatos y hasta que no vea como un diseñador+un hotelero compartan protagonismo en un proyecto así, no se si iré al hotel a dormir o a desfilar. De momento sigo prefieriendo dormir en los hoteles... aunque debo reconocer que Margiela esta muy agradablemente loco, y su manera de solucionar espacios es estupenda a la par que imposible, pero, no nos olvidemos que el mejor hotel del mundo es donde mejor te reciben, que para comprar moda ya hay muchas tiendas.

Martin Margiela es un sueño borroso de lo que fue antes de ser adquirida por Diesel. La calidad, la originalidad y la rebeldía se han perdido en el mundo empresarial del grupo italiano. Ni siquiera el mismo Margiela se quedó en la casa. Mis primeras prendas de MM las compré en 1989 y son piezas magistrales que aún visto.

Yo solo tengo una prenda de Martin Margiela, que me compré hace 10 años en Paris: una camisa desestructurada que me costó una millonada, y que me pongo muchísimo, impecable a pesar de los años y de las lavadoras y sesiones de plancha. Sus desfiles rozan el absurdo de tanta modernidad, pero la ropa está impecablemente cortada, y en tienda todo se traduce a una oferta bastante más comercial.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Delitos y faldas

Sobre el blog

Sobre los autores

Entresijos y entretelas. La moda vista desde el forro de sus prendas. Otra mirada de los desfiles, los diseñadores, las tendencias, los héroes y los villanos que pueblan el ecosistema fashion y todos sus aledaños. Una bitácora sobre estilos de vida y maneras de vivir coordinada por y .

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal