Un robot entre costuras

Por: | 17 de septiembre de 2013

_MK_6493

La entrada de un gran patrocinador en Ego, la pasarela de los diseñadores emergentes que cierra cada año la Mercedes Benz Fashion Week Madrid, implica que la publicidad explote en cada esquina del recinto de Ifema y fuerza a los diseñadores a improvisar nuevos saludos al final de sus desfiles con dispositivos móviles en mano. Pero la llegada de Samsung a la 16ª edición de esta plataforma de talentos, también trae consigo la experimentación de nuevas sensaciones textiles. La organización lo denimona Samsung Ego Innovation Project, sobre la pasarela se ha traducido en ocho propuestas interactivas con apariencia de un bosque sembrado de organza.

_MK_6502

La diseñadora canadiense Ying Gao ha enviado a Madrid el futuro. En un baile milimetrado unos diseños se movían según se encendían y apagaban los focos; otros preferían contonearse al ritmo de la música. "Trabajamos con distintos tipos de sensores que requieren determinados tejidos para sostenerse y ocultarse", explica Marie-Ève Lecavalier, una de las asistentes de la diseñadora.

El objetivo de la modista y profesora de moda en la Universidad de Montréal (UQAM) reside en la experimentación y la investigación. Gao no cree en las prendas como "un espacio de protección", las dota de vida sin confiar únicamente en la maleabilidad de los tejidos. La apuesta está en la interactividad industrial, en la colaboración entre hombre y máquina.

_MK_6561

Sus propuestas chirrían al pasar y, en ocasiones, lo cables se escapan por debajo del vestido, pero como aclara Lecavalier: "Son piezas de exposición, objetos de diseño que se envuelven en moda, no sirven para el día a día". Complicado ir a trabajar con un minivestido plagado de agujas que se activan con cualquier sonido y que se empeñan en recordar que los caprichos de la naturaleza no siempre son bucólicos. "Su universo es minimalista y con claras referencias orgánicas", apunta la asistente. Más difícil todavía, pasar siete horas sentada frente a la pantalla encorsetada en pequeños motores que dan vida a un jardín de voluminosas flores.

Si la moda terminará por recluirse en los museos de diseño industrial y los patrones seguirán los rieles del cobre y los microchips es una cuestión que el equipo de Gao elude para remitirse a "un trabajo personal e innovador". "No sé si llevaremos prendas que se muevan con motores, lo que parece claro es que la tecnología forma parte ya de la moda y se adhiere a sus materiales", plantea Lecavalier. "Ya sucede, especialmente, con la ropa deportiva biosensitiva, capaz de responder a ciertas necesidades de los deportistas". 

Gao no posó junto a sus futuristas diseño, pero dejó una frase para justificar la ausencia:"Hay que ser experimental y radical para conseguir un sentido, una significación".

Hay 1 Comentarios

La tecnología se está acoplando cada vez más a la moda y es cuestión de tiempo su uso masivo, lo que ahora nos parece ciencia - ficción en nada será realidad.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Delitos y faldas

Sobre el blog

Sobre los autores

Entresijos y entretelas. La moda vista desde el forro de sus prendas. Otra mirada de los desfiles, los diseñadores, las tendencias, los héroes y los villanos que pueblan el ecosistema fashion y todos sus aledaños. Una bitácora sobre estilos de vida y maneras de vivir coordinada por y .

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal