El premio ANDAM cumple 25 años como reclamo del talento en Francia

Por: | 04 de abril de 2014

Christine Phung, Renzo Rosso, Nathalie Dufour et Alexandre Matiussi

Christine Phung, ganadora de 2013, Renzo Rosso, de Diesel y padrino el pasado año,Nathalie Dufour, y Alexandre Matiussi, ganador de 2013.

A finales de los 80, Nathalie Dufour estaba haciendo unas prácticas en el departamento de artes plásticas del Ministerio francés de Cultura. Se había licenciado en Historia del Arte pero le interesaba -y mucho- la moda. Se dio cuenta de que este sector no estaba, en aquellos finales de los 80, categorizada ni como arte, ni como industria, así que propuso crear una división, bajo la tutela de su ministerio y el de Industria, dedicada a proteger y promover la moda francesa. “Algo estaba cambiando en París, se había inaugurado el Museo de la Moda y la ciudad se abría a las creaciones de nuevos diseñadores de fuera, era un buen momento para institucionalizar el sector y pensar en salvaguardar el futuro del estatus de París como capital de la moda”. Nathalie creó así ANDAM (Asociación Nacional de Desarrollo para el Arte de la Moda) y convenció al mismísimo Pierre Bergé para unirse a una aventura cuyo objetivo, desde el principio, fue ayudar a los nuevos diseñadores a construir su marca de forma rentable y duradera. Esta fue la lanzadera para gente como Maison Martin Margiela, ganador de la primera edición, Christophe Lemaire (1990), Viktor & Rolf (1994), Jeremy Scott (2000), Gareth Pugh (2008) o Felipe Oliveira Baptista (2003).

Su herramienta cazatalentos fueron los Premios ANDAM, con Bergé como presidente, que celebran en 2014 su 25 años de vida. El galardón se nutre de capital público y del que aportan sus patrocinadores, empresas tan potentes como LVMH, Saint Laurent Paris y Galerías Lafayette. A ellos se han unido este año otros pesos pesados como Kering, M.A.C. Cosmetics y el showroom Tomorrow London, para entregar los 250.000 euros destinados a apoyar el despegue de un diseñador con un proyecto ya definido, y los 75.000 euros a un creador con una primera colección. La condición para ser candidato es ser residente en Francia o contar con un proyecto empresarial que se vaya a desarrollar en suelo galo. “Les ofrecemos medios para desfilar en la Semana de la Moda parisina, establecerse de manera permanente en Francia y contribuir así al dinamismo de la escena de la moda parisina”, explicó el propio Pierre Bergé. 

Con el premio se consiguen dos objetivos: proveer a la industria del abono joven del que necesita para subsistir, y asegurar la posición de París como centro económico mundial de la moda. “Aquí tenemos la ventaja de tener los grandes grupos del sector del lujo y el savoir faire francés. Y esto es lo que buscamos, que creadores de todos los países instalen su empresa en Francia”.

Nd2

Nathalie Dufour.

Mucho ha cambiado la industria desde que Maison Martin Margiela ganada el ANDAM en 1989. “Ahora la competitividad se ha disparado, ya no sirve ser solo creativo. Tienen que presentarte al premio cuando se esté listo para empezar una empresa. El ganador será el que posea talento artístico pero también, en la misma medida, una sólida estrategia de producto que convenza a un jurado donde están los mayores expertos del lado comercial de este sector. La moda no es solo arte, también es industria”, dice Dufour. Ella es precisamente la encargada de desechar a los que aún estén muy verdes y seleccionar “unos 30” que estén preparados para romper el techo que lleva a una marca, gracias al empujón económico, al ascender a subir de nivel. El jurado elegirá a finales de mayo a los diez finalistas que el 3 de julio le propondrán su plan de futuro. 

Para celebrar su cuarto de siglo, ANDAM cuenta este año con siete nuevos miembros del jurado a añadir a los representantes de los sponsors que, cada año, participan en la votación. Entre las novedades destaca François-Henri Pinault, CEO del conglomerado del lujo Kering, nuevo mecenas que además ejercerá de padrino del ganador. Así, el vencedor contará con el asesoramiento de Pinault y su compañía en todo el proceso de desarrollo de negocio. El tribunal lo completan la fotógrafa Ellen von Umwerth, la modelo Caroline de Maigret y el CEO de Condé Nast Francia Xavier Ramotet. Presencias para agregar un toque artístico y quizá más distendido a la comparecencia final de los candidatos.

Dufour adelanta también otras iniciativas especiales para esta edición como la creación, por parte de diez premiados, de piezas elaboradas para la ocasión en cristales de Swarovski. Otro de los sponsors, thecorner.com, las comercializará en su web y Galerías Lafayette acogerá una retrospectiva de este cuarto de siglo. El seguimiento es una parte importante del trabajo de Dufour, sobre todo a la hora de justificar el buen hacer de su división ministerial. “Margiela o Viktor & Rolf, por ejemplo, colaboran asiduamente mostrando sus resultados y cómo el premio les llevó a crear su empresa en Francia”.  

Desde su amplia experiencia en esto de identificar dónde está el talento, tanto creativo como empresarial, Dufour admite que estamos ante un tiempo de cambios. “El sector se está renovando, está más atento a la gente nueva, sabe que la necesita para subsistir, pero aún así la salida más común sigue siendo acceder a la dirección creativa de una marca, es difícil crear y mantener una casa de moda propia”.

Este nuevo ansia por crear cantera se detecta, por ejemplo, en el Premio LVMH para Jóvenes Talentos que el conglomerado del sector del lujo celebra este año por primera vez con un objetivo parecido al de ADMAN, aunque más internacional. “LVMH está en el consejo de ANDAM desde hace años. Su concurso es distinto porque no se limita a creadores que vayan a desarrollarse en Francia y es un proyecto en el que solo está involucrada la propia compañía”, explica Dufour. No hay entre ellos competitividad, dice, ni siquiera este año que el grupo de François Henri Pinaut capitanea el ANDAM.

A partir de ahora, el futuro de Dufour pasa por mantener la buena salud de su patrocinio y, si es posible, montar una residencia donde los diseñadores puedan quedarse durante la semana de la moda y mostrar allí sus diseños. “París es difícil y resulta complicado instalarse. Hay que ayudar como se pueda”.

Hay 1 Comentarios

Nice article :)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Delitos y faldas

Sobre el blog

Sobre los autores

Entresijos y entretelas. La moda vista desde el forro de sus prendas. Otra mirada de los desfiles, los diseñadores, las tendencias, los héroes y los villanos que pueblan el ecosistema fashion y todos sus aledaños. Una bitácora sobre estilos de vida y maneras de vivir coordinada por y .

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal