02 may 2011

El cacahuete mojado y la presidenta

Por: José Yoldi

Otegi

“Tengo una duda que me corroe. ¿Un cacahuete flotando en una piscina sigue siendo un fruto seco?”. Así comienza uno de los monólogos más célebres del humorista Luis Piedrahita. Y la pregunta tiene su miga, porque en su esencia el cacahuete sigue siendo un fruto seco, mientras que circunstancialmente está mojado. Así que las dos respuestas pueden ser válidas.

Piensen ahora en un juez, que debe ser imparcial por definición. Un magistrado al que le han anulado una sentencia por no ser independiente e imparcial con respecto a un acusado, ¿puede recuperar la imparcialidad con respecto a ese acusado -como si hubiéramos puesto a secar al cacahuete- en otro proceso diferente?

Les cuento. El 27 de enero de 2010 el dirigente de Batasuna Arnaldo Otegi fue juzgado en la Audiencia Nacional por enaltecimiento del terrorismo y asociación ilícita a raíz de su participación en el homenaje a un etarra preso. En el desarrollo de la vista, y después de que Otegi se hubiera negado a contestar las preguntas de las acusaciones, la presidenta del Tribunal, Ángela Murillo, que además era la ponente de la causa, le preguntó si condenaba la violencia de ETA. Cuando el acusado se negó a responder, Murillo comentó en voz alta: “Ya sabía yo que no me iba a contestar a esa pregunta”. A lo que Otegi replicó: “Y yo que iba a hacerla”.

Poco después, el líder abertzale fue condenado a dos años de prisión por enaltecimiento del terrorismo y absuelto de asociación y reunión ilícita.

Pero Otegi recurrió la sentencia por entender que la presidenta tenía prejuicios contra él y el Supremo le dio la razón. El 8 de febrero pasado, anuló la condena y ordenó la repetición del juicio con otros magistrados ante las dudas suscitadas sobre la falta de imparcialidad objetiva de Ángela Murillo. El acusado, según la sentencia, “tenía razones objetivas para pensar que la magistrada estaba exteriorizando precipitadamente un juicio sobre el carácter delictivo de sus palabras que venía a coincidir con el que sostenían las acusaciones”.

Para el Supremo, las dudas de Otegi sobre que la presidenta exteriorizaba un "perjuicio acerca de la culpabilidad" y su falta de imparcialidad estuvieron  “objetivamente justificadas”. De modo que ese juicio se repetirá  con otros magistrados en el tribunal –Javier Gómez Bermúdez, Paloma González Pastor y Nicolás Poveda-, el 12 y 13 de julio próximos.

Pero Otegi tiene además otras causas pendientes en la Audiencia Nacional, como el caso Bateragune, por el que le piden 10 años de cárcel por pertenencia a ETA. Se trata de uno de los últimos intentos de la banda para sustituir a Batasuna y sortear su ilegalidad. Y, ¿adivinan?, el tribunal que tiene que juzgarlo, presidido por Murillo, es el mismo cuya sentencia fue anulada por el Supremo.

El dirigente abertzale inmediatamente los recusó por “falta de imparcialidad” y ahora, por siete votos contra dos, la Audiencia rechaza la recusación de Otegi por entender que al tratarse de tipos penales sustancialmente distintos –enaltecimiento del terrorismo y pertenencia a ETA- la imparcialidad de Murillo no está comprometida.

Ángela Murillo es una magistrada muy valiente y trabajadora. De gran competencia, honradez y hasta simpatía.  Entre el 21 de noviembre de 2005 y el 14 de marzo de 2007, presidió el caso Ekin, el mayor macroproceso contra los aparatos político, financiero, mediático e internacional del entorno paralegal de ETA, en el que diariamente dos docenas de los mejores abogados de la izquierda abertzale le hacían la vida imposible, planteándole mil argucias para tratar de suspender o paralizar el juicio. La sentencia del caso, 1182 folios, estableció que KAS era parte de las entrañas de ETA y Ekin su corazón, condenó a 47 de los acusados a importantes penas, que, un año después, rebajó el Supremo.

Ahora, Murillo volverá a juzgar a Otegi. Será legal, pero es una torpeza. Aunque ella misma considere que es imparcial, el Supremo apreció que tenía prejuicios con respecto a ese acusado. Por tanto, lo suyo es que ella se hubiera abstenido para salvaguardar la apariencia de imparcialidad que todo tribunal debe tener. Lo de la mujer del César, que además de ser honrada debe parecerlo.

Otegi debe de estar frotándose las manos. Antes de iniciarse el juicio ya le han servido en bandeja un recurso de nulidad si fuera condenado y con muchas posibilidades de ganarlo.

¿No les parece que el maní sigue mojado?

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

(Donostia-San Sebastián, 1954)
es periodista licenciado en la Universidad
de Navarra. Lleva en El País desde 1983, donde ha
sido corresponsal de Interior y miembro del equipo de
Investigación. Como redactor jurídico ha cubierto casi todos los
juicios importantes que ha habido en España, desde el 23-F, el
síndrome tóxico o el crimen de los Urquijo hasta los atentados del 11-M.

Sobre el blog

Este blog es un lugar de encuentro sobre temas jurídicos, pero no es para todo el mundo. Es muy recomendable tener mucho sentido común y ganas de sonreír, ya que el humor es síntoma de inteligencia. La única norma es el respeto a los demás. Si usted prefiere insultar es muy libre, pero le agradecería que no se molestase en seguir leyendo, yo también preferiría estar en la playa.
El blog se alimentará también -o principalmente- con la serie de artículos que bajo el título “El último recurso” se publican los lunes en El País

Nuevo libro

El último recurso El último recurso. Los artículos que forman parte de este compendio fueron publicados en EL PAÍS bajo el epígrafe El último recurso durante los años 2010 y 2011. Todos ellos fueron escritos durante esas horas de la noche en la que todo parece estar parado y en silencio. Mi objetivo era centrar el foco o aportar un punto de vista particular hacia algunas noticias que me parecía que merecían mayor atención que la que se les había prestado. La otra finalidad, no menor, era que el lector se lo pasara bien y que, a ser posible, esbozara una sonrisa. Y ello, aunque el tema a tratar fuera tan tremendo como la rebaja de cinco años en la condena de un tipo que dejó a su mujer parapléjica a golpes.

TWITTER

José Yoldi

Archivo

noviembre 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal