01 feb 2012

La tolerancia de los fumadores

Por: José Yoldi

Sandro Pertini“De los fumadores podemos aprender la tolerancia. Todavía no conozco uno solo que se haya quejado de los no fumadores”. El autor de esta irónica frase fue Sandro Pertini, ex presidente italiano y empedernido fumador al que recordarán del famoso mundial de fútbol disputado en España en 1982 y en el que el político romano celebró alborozado junto al Rey los tres goles marcados por su selección en la final (3-1) que ganó a Alemania.

Eran tiempos en los que los bares y establecimientos públicos estaban llenos de humo, se fumaba en los puestos de trabajo y los únicos que se quejaban eran los no fumadores.

Y frente a las manifestaciones de apoyo a Garzón celebradas este fin de semana y de críticas a los magistrados de la Sala Segunda del Tribunal Supremo a los que se ha acusado de construir tres procesos contra el juez de la Audiencia Nacional en lo que han llamado los juicios de la vergüenza, hay que reconocer que los jueces del Supremo parecen aplicar la tolerancia de los fumadores de antaño. No se quejan, pero siguen fumando.

Ayer, por cuatro votos contra tres, el tribunal rechazó las cuestiones previas planteadas por la defensa de Garzón.

Por un lado, admitieron que hubo excesos en la instrucción por parte del juez Luciano Varela, aunque sin citarlo, si bien, por el margen de un voto consideraron que los efectos que produjeron esos excesos “no tienen entidad suficiente para justificar la anulación de las actuaciones”. Y, por otro lado, que el escrito de acusación de Manos Limpias “es suficiente para entender formulada una imputación” contra Garzón.

El todavía juez de la Audiencia Nacional estimaba que Valera había echado una mano a las acusaciones en la elaboración de sus escritos, vulnerando el principio de igualdad de armas en el proceso. Además, el haber admitido el escrito de Manos Limpias suponía una vulneración del principio acusatorio, ya que era la única acusación que quedaba en el proceso, puesto que el fiscal considera que Garzón no cometió delito alguno y el caso debería de haberse archivado.

Garzón también había invocado la llamada doctrina Botín negando legitimidad a Manos Limpias, pero tampoco esa opción fue aceptada por el tribunal, que igualmente la rechazó por cuatro votos contra tres.

Decía el escritor francés Etienne Coeuilhe, “está permitido ser más hábil que los demás, pero es peligroso parecerlo”. Hay quien cree que Garzón se pasó de listo al tratar de investigar los crímenes del franquismo y al perseguir al PP con la Gürtel. Mientras, el tribunal sigue con particular tolerancia de los fumadores.

Hay 40 Comentarios

Hola, yo por principios no me gusta que el estado se inmiscuya en la vida de los demás, en lo que debe o no hacer en su vida, pero por otro lado tengo que admitir que desde que se prohibió fumar en bares y restaurantes muchos dejaron de fumar, mi novia que llevaba años fumando lo dejó al poco de entrar en vigor la ley y mi cuñada también, aún quedan mis padres pero espero convencerles, no considero que sea intolerante pero al ver que su salud se deteriora me invade una ola de indignación, en fin, un saludo

De la pacífica lectura de la sentencia de la sala penal del Tribunal Supremo que juzgó y condenó al señor Baltasar Garzón Real se obtienen dos conclusiones:1ºQue la confidencialidad entre abogados y delincuentes en las cárceles españolas tienen carácter sagrado y jamás, bajo ningún concepto, podrá ser vulnerada; 2º El juez instructor que a sabiendas le conste que tras esas conversaciones yace la comisión de un delito (nada presunto) debe tolerar que se cometa.
De lo dicho se desprende -por muchas consideraciones jurídicas que traten de justificar lo injustificable- que todos los abogados que asistan a los presuntos o no delincuentes están de enhorabuena y también sus asistidos.
Se acuerdan del caso Naseiro? Más de lo mismo. Querías café, pues otra taza más. En el primer caso, como en este, los delitos se cometieron, pero, amigos, las formalidades son las formalidades, son eso, y sobre todo eso. El PP estaba afectado en ambos casos, pero lo dicho, poderoso caballero es don dinero.
Los enemigos de Garzón -la mayoría dentro de la carrera judicial- están frotándose las manos de alegría: la venganza ha sido consumada; la condena ha prosperado, le hemos expulsado de la carrera judicial y lo hemos dejado económicamente arruinado (hasta las minutas-honorarios- de los acusadores tendrá que pagar); por supuesto, con las hipócritas lamentaciones de los mismos que manifiestan que sienten mucho dolor personal y al mismo tiempo mucha satisfacción profesional.
Conclusión: La Sala ganó y Garzón, los españoles y España hemos perdido. La venganza, la más cruel de la justicia, ha vencido. Para que sirva de advertencia a cualquier otro juez o magistrado que se atreva -y a los de nuevo ingreso- que el camino de la vida judicial está marcado y bien marcado o, si lo prefieren, atado y bien atado.

Bueno sozio, le haré caso, joer, que es más próximo y menos agresivo, en lugar de joder, que suena pomposo. Me lo aprenderé. Y el que no sepa de leyes no quiere decir que no pueda opinar. Seguro que usted tiene sentido común y las leyes que van contra el sentido común son malas leyes. Así que no se corte y opine. Lo único que le ruego es que sea jatorra con la peña, jajaja. Creo que le entendí que era de la margen izquierda del Nervión, así que tengo que decirle, sin acritud, que yo defiendo al Mirandés para la final de Copa. Eskerrik asko.

ok, solo q la próxima vez tiene que poner joer, es menos agresivo y más cercano. joder escrito con todas las letras, es muy pomposo. no tengo ni idea de leyes me parece todo hecho exprofeso pa aturdir al personla con es jerga decomonónica a mí me va el estilo del juez marlaska.

Bienvenido de nuevo sozio. Me alegro de que algo de lo que haya puesto le haya gustado, aunque sea mi lado callejero. Me ha hecho sonreír. Se lo agradezco. Uno asume con encanto sus propias contradicciones, jajaja. Espero que se divierta.

a que se ha quedau estupendamente despues del joder don ...?

pero sr. yoldi, se le ha ido la olla, "no tengo el chocho pa..." ja,ja,ja al fín se le ha escapau su lado callejero! bvn.

A ver. Son las 3,32 de la mañana. He tenido una jornada de trabajo de 9 de la mañana a 11,20 de la noche, con comida de curro incluida y como dice la corresponsal de RTVE en Nueva York, Gema García, "no tengo el chocho para chanquetes". Iba a ponerme a escribir el artículo del lunes y veo que se sacan los ojos. He borrado varios comentarios, para que mañana podamos volver a escribir con un poquito de sentido común. No quiero que se vaya ningún comentarista. Aprecio su participación, pero hay que moderarse un poco, porque joder Don Alfonso, entiendo el ímpetu de su juventud, pero después de que yo invocara la paz calificar de memeces los comentarios de otro no me parece muy conciliador. Entiendo que a lo largo de la jornada, el señor Burjasotte, que es comentarista de nuevo cuño, se ha sentido un tanto achicharrado por unos debates tremendamente técnicos que a su entender no constituyen la parte importante de los juicios a Garzón. Y no quiero decir que usted, Don Luis y Doña Dina han actuado en descampado y en cuadrilla, pero se han jaleado con entusiasmo, opinando con cierto desdén hacia otros comentaristas que no comparten su criterio. Así que, por favor, seamos considerados los unos con los otros. Señor Burjasotte, no quiero que se vaya. Le aseguro que Don Luis y Don Alfonso son buena gente y que aunque discrepe de ellos -yo lo hago continuamente- acabará apreciando su punto de vista. Doña Dina también es nueva en la plaza y no la conozco, también le doy la bienvenida. Por favor, a ver si somos capaces de comportarnos como personas, con humor, ironía y cierta gracia. Es muy bueno reírse de uno mismo, "amiguitos del alma".
Buenas noches a todos y a ver si consigo escribir algo de los vuelos de la CIA y el arenque rojo.

Hay una película preciosa sobre la tolerancia, en el buen sentido de la palabra. Lo es también sobre el respeto y la voluntad de coexistencia con el otro, con los otros, sobre el delicado equilibrio de un sistema que garantiza la convivencia en la diversidad:
http://www.youtube.com/watch?v=oaVuVu5KXuE
Y confío en que todos estaremos de acuerdo. Buenas noches.

Estimado señor Yoldi; suscribo su ruego final. Por mi parte, lo único que solicito es respeto. Ello no solo supone no usar del insulto, sino no utilizar descalificaciones ad hominem , mucho menos acusarnos de simpatizar con un régimen autoritario y golpista, como aquí se ha hecho, entre refrán y refrán, por el mero hecho de pensar diferente o incluso por reconocer lo que se es desde un punto de vista ideológico, algo que, en mi caso, pretendo que resulte irrelevante a la hora de opinar porque siempre he creido que lo más importante cuando se opina de una resolución judicial, que es lo aquí hacemos,son sus argumentos. Creo sinceramente que este blog lo merece. Saludos.

Señores, señores. Jorrr. Me voy al juicio un rato, curro otro rato por despachos de jueces y fiscales, asisto a un almuerzo de trabajo, y cuando regreso al periódico me encuentro que están casi a la greña.
Este blog pretende ser un espacio de libertad, con la única limitación del respeto mutuo. Me parecen bien los debates técnicos y también las opiniones de los lectores, como la del señor Burjasotte que cree que varios magistrados del Supremo pasaron de no admitir ninguna denuncia ni querella contra Garzón, a pesar de existir algún indicio para ello, a admitir tres de golpe y por motivos susceptibles de ser explicados por razones extraprocesales, como aquí hemos contado en varios artículos, como "Pisar excelentísimos callos", "El despilfarro supremo de Nauru", "Hace sudokus el Tribunal Supremo" o "Regalos envenenados".
Hemos visto otras veces ("Para que pedir las llaves si puedes llamar al cerrajero") cómo el Supremo archivó el caso contra el ex juez de Castellón y senador del PP, Manuel Altava, que con cerrajeros, policías y porteadores reventó no sólo la cerradura del domicilio de su ex mujer para llevarse todo lo que consideró que era suyo, sino también su despacho profesional. La argumentación jurídica con un cierto tufillo corporativo hubiera merecido un suspenso en primero de derecho.
Por no hablar de las interpretaciones sobre prescripción y el plus de presunción de inocencia de que gozan los poderosos (“El Supremo y la Operación Biquini”). Seguro que Don Alfonso y Doña Dina no comparten mis tesis al respecto y argumentan sesudas interpretaciones del artículo ad hoc y la forma en que el catedrático de penal o de procesal de turno entiende el problema. Y en un caso condenamos a Atutxa que se había atrevido a desafiar al altísimo tribunal y por el mismo precepto absolvemos a nuestro Botín, que patrocina todos los cursos de verano de El Escorial, en los que participan curiosamente gran parte de esos mismos magistrados. Y tantos otros casos en los que las argumentaciones técnicas sirven para vestir al santo decidido de antemano.
Así que bienvenidas los debates sobre cuestiones de técnica jurídica, pero tengan la mente abierta a otras opciones, aunque a Don Alfonso y Doña Dina no les gusten, -Don Luis está teniendo malas influencias últimamente- porque les aseguro, que como dice el señor Burjasotte, no todo el mundo es puro y está envuelto en piel de ángel. El otro día fue mi cumpleaños y, como dice Rubalcaba, yo no es que sea viejo, es que tengo curriculum. Y mi larga experiencia, como admite Don Alfonso con la suficiencia de su juventud, me recuerda continuamente que la realidad siempre acaba estropeando el espejismo.
Cordiales saludos y respeten al amigo y al enemigo. Ambos lo aprecian, se lo aseguro.

Sr. Alfonso: Ya ve usted, me dice que me paso de listillo. Mírese usted a sí mismo y no exponga más perogrulladas sobre los tratados internacionales y los juicios que se desarrollan en territorio nacional. No tergiverse, ni manipule, lo que yo manifiesto desde mi punto de vista (mi criterio) que no es ajeno al conocimiento de leyes y derecho aunque no hago alarde de ninguna clase. Si usted exige respeto practíquelo con todos los comentaristas y no se atribuya, por favor, el estar en posesión de la verdad absoluta, porque eso demuestra únicamente, y por encima de cualquier otra consideración, su afán no disimulado de que este blog se convierta en argumentaciones de tasca como usted tan infelizmente menciona. Respeto, sí, pero siempre y cuando se observe la misma actitud, y se tenga la misma aptitud, para con las opiniones del prójimo y se aparquen las amenazas que son las principales armas que utilizan quienes carecen de razón. Por último, no le he solicitado que me diga su identidad política ideológica que supongo la tendrá -como el resto de los humanos- y si hice el comentario final al señor Luis es porque él manifestó -sin solicitárselo, como, reitero, tampoco a usted- que era un carca sin rubor aclarándole que dicha condición no era insustancial teniendo en cuenta lo controvertido. Creo, estará usted de acuerdo. Lo dicho: respeto, sí, pero para todos y si a usted le agrada las conversaciones de tasca no tengo nada que objetar. Buen provecho.

Y, Sr. Burjasotte, para que vea que no me molesto, le invito a que sigamos discutiendo sobre el asunto en cuestión. Lo que no podemos es llenar el blog con nuestras ridículas rencillas, puesto que no es nada agradable, y no conducen a ninguna parte. A ud. las leyes le pueden parecer malas, pero no olvide que esas mismas leyes son las que sirven para acabar con el delito en todos los demás casos en los que un proceso no choque con sus opiniones políticas. Le recuerdo que el Juez no puede vulnerar leyes, porque la estructura constitucional de nuestro Estado impiden que el Juez se posicione por encima del legislador. Podemos discutir sobre la conveniencia de mantener vigente la ley de amnistía (discusión que requeriría conocer los reales destinatarios o beneficiarios de tal disposición legal), pero en base a un simple Tratado Internacional, un Juez no puede inaplicar las leyes. La discusión sobre si el TRatado y la ley ocupan el mismo escalón jerárquico es irrelevante, puesto que lo que importa son las consecuencias de una vulneración del Tratado por la Ley. Además, el TEDH sólo emite sentencias mero-declarativas, lo cual ya es bastante significativo. Y como el garante de los derechos contenidos en el Convenio Europeo del 50 es el TEDH... Sobre la invocación por G de otros Tratados, recordar que el garante de los mismos son los jueces nacionales, y por tanto, los conflictos ley-tratado no son tan simples como pueda parecer. Así pues, plantee la cuestión y sigamos discutiendo sin rencillas y sin insultos

Sr. Burjasotte: mire, dejemos las cosas claras. Insinuar que alguno de los contertulios ama "una España grande y libre" constituye, en lo que a mí respecta, una injuria. Usted no tiene ni idea de cuáles son mis pareceres o ideales políticos. No se pase de listillo. Su opinión es tan simple que abochorna: usted tiene razón porque apoya a G, que es el bueno; nosotros somos unos fachas retrógrados por defender a Manos Limpias, que son los malos. Mire, lo endeble de su argumentación implica que no le vaya a dedicar ni un minuto. Eso sí, me encanta su opinión sobre la función jurisdiccional! Me gustaría ver la sentencia que dictaría usted en este asunto, y la fundamentación jurídica, de alto tonelaje, que emplearía. Se da cuenta de que los simplistas argumentos que emplea sólo sirven para una tasca?? Pues bien, aquí nosotros damos nuestra opinión jurídica. Nadie le ha dicho que no de su opinión. Si nos respetamos todos, y nos escuchamos, es posible que hasta aprendamos algo. Pero, le insisto, no se pase de listillo.

Señor Alfonso; También por cortesía le contestaré. Dice otro refrán: "dime de lo que presumes y te diré lo que no eres o de lo que careces". No precisa descender, hombre, usted ya está descendido. Sus elevados conocimientos técnicos jurídicos procesales no solo son baratuchos sino que están a ras de suelo. Manifestar, como usted lo hace, que los mismos (conocimientos) y sus apreciaciones de igual índole son grandes y elevadas muestran sin querer o queriéndolo su peor y su más nítida imagen (vamos, su foto integral) . Lo dicho, usted es un "valiosísimo" asistente del señor José Yoldi en su futura, es un decir, nueva aula de prácticas jurídicas singularmente en estas horas tan aciagas para la Administración de justicia en España.

Tengo la impresión que el señor Luis se ha dado por insultado con el contenido de mi último comentario. Por más mas vueltas que le doy no encuentro ni el más mínimo vestigio de insulto. Ahora bien, si él lo dice, qué le vamos a hacer. Paciencia. No comparto el victimismo infundado. Tampoco el que alguien se declare carca sin sentir rubor alguno como el señor Luis manifiesta. Solo añadir que con su pan se lo coma. No se lo he pedido. En todo caso, y con los debidos respetos, digo que "el que se pica ajos come". Me limito a expresar lo que pienso sin refugiarme en retorcer y rizar el rizo de inexistentes tecnicismos que solo se utilizan para agravar la situación de Garzón y beneficiar la angelical posición de Manos Limpias. Si mi opinión personal también la considera como insulto es que,
en ese caso, usted está supersensibilizado con los lamentables juicios que contra Garzón se siguen, subjetividad esta que es ajena al sentido de mis comentarios y que usted prefiriría -al parecer- no se publicaran para de esa forma monopolizar los que ustedes hacen con independencia de que los mismos puedan o no afectar a otros comentaristas. Tal actitud sí que es preocupante porque se desliza peligrosamente a la idea de una, grande y libre. No se disguste, no le molestaré más ni tampoco, por supuesto, contestaré, como lo estoy haciendo, a cualquier otro comentario suyo, o de sus ilustres compañero y compañera, de tan mal gusto como el que me ha dirigido y que contesto por razón de cortesía. Le aclaro, por último, que su condición de carca o no, sin o con rubor, es algo no tan insustancial en orden a lo que, con más o menos acierto, hemos venido sosteniendo desde distantes y distintas "trincheras".

Sr. Burjasotte: si ud. se siente cohibido por el elevado nivel téncico jurídico de la conversación mantenida en este blog, no tiene que enfadarse y emplear argumentos "extraños"; nos lo dice y nosotros seguro que tendremos reccursos para poder "descender a la altura" de los mortales. Pienso que lo que pide es algo bonito pero rídiculo. Imagine que en este blog se hablase sobre prospecciones petrolíferas en las aguas del mar del Norte; que hiciésemos comentarios simplistas y reduccionistas sobre tal menester no serviría para nada, sino simplemente para reflejar nuestras pretensiones de modo apriorístico, pero sin poder aportar nada al objeto de nuestra discusión (en otras palabras: el derecho es una disciplina técnica y hay que ser riguroso en su tratamiento). No digo que las opiniones hayan de limiatrse o coartarse por ser precisamente eso, opiniones. Sólo le pido que no intuya en nuestros tecnicismos intenciones ocultas, porque no las hay - vamos, si criticamos a un magistrado del TS! -. Y, mucho menos, caiga en el insulto velado pero baratucho, que no es este el lugar adecuado.

Sr Burjasot; me parece que si al sr Yoldi le parecen poco convenientes nuestros comentarios, debemos esperar a que él lo diga, no le necesita a vd como portavoz. El único mandamiento que nos dejó es no insultar y, por cierto, en sus últimos comentarios lleva vd deslizándose, pausada pero inexorablemente, por la pendiente de la descalificación personal a los demás usuarios de éste blog, lo que me empieza a resultar molesto. Si a vd no le gusta leer comentarios jurídicos, basta con que no se conecte. Por lo demás, ¿existe alguna posibilidad de que se opine únicamente sobre los hechos del caso de una forma distinta a como opina vd sin que le acuse de sentir simpatías por Manos Limpias? Yo, que me confieso carca sin rubor alguno, no me identifico ni con los fines ni con las personas que componen la asociación. Así que limítese vd a expresar la opinión que quiera y discrepar si lo desea , pero absténgase de censurar al prójimo, o de tildar sus argumentos como cómicos, torticeros, fantasmagóricos o cosas por el estilo, que ya cansa.

Los señores Alfonso, Luis y la señora Dina son partidarios de que en los juicios contra Garzón objetos, por ahora, de este blog, los comentarios que se publiquen deben ser los que refieran a cuestiones técnicas porque para escribir sobre ideologías sobran los lugares donde tratarlos (la señora Dina dixit). Ocurre que los tecnicismos a que aluden, y que tanto incienso propagan entre aquéllos, me recuerda tiempos de universidad sobre una definición de servidumbre un tanto jocosa, pero no no exenta de razón, que decía: "entes fantasmagóricos que pululan por predios ajenos procurando pingües beneficios". La traigo a colación porque los tecnicismos jurídicos procesales -mutatis mutandi- son, mayoritariamente, entes fantasmales tan "limpios" que escapan al dominio de los humanos colocándose por encima del bien y del mal. Sin embargo, todos los indicados comentaristas de tan elevada formacion profesional -eso afirman- son capaces de distinguir y dominar especialmente los presentados en los juicios contra Garzón y, claro, como no era esperable de otra manera, a favor de Manos Limpias -que dicho sea de paso se las lavan asidua y frenéticamente- organización angelical donde las haya y sin atisbo alguno ideológico. Casi siempre se dice que el pez muere por la boca y también -por qué no- por algún que otro desafortunado comentario.. Por último, no creo que el señor José Yoldi sea muy partidario de que su blog se convierta en una suerte de aula de prácticas jurídicas en el que solo se debatan cuestiones técnicas. Si así fuera, pienso no sería posible una total asepsia ideológica -a los comentarios publicados me remito- porque estaría integrada -el aula- por seres humanos y sabemos que sobre los mortales (humanos, claro) pesan muchas clases de fantasmagorías.
Ahora bien, si el señor Yoldi le agradara que su blog se convierta en una extensión universitaria -insisto, cosa que dudo mucho- tiene la inmensa suerte de contar como ayudantes -no en prácticas, supongo- a tres destacadísimos juristas (señores Luis, Afonso y señora Dina) que no ocultan su animadversión contra Garzón y sus simpatías por Manos Limpias.

Muchas gracias Dina. Sin embargo, lo que a mí me gustaria poder ver para opinar es el expediente completo (bueno, lo de que me gustaría ver es un decir, porque deben ser unos cuantos tomos, y leer tanto por curiosidad, de gratis, y en plan datos bancarios... ufff). Sé bien que en una resolución puedes ser poco honesto (no dudo de su Excelencia), y consignar aquello que se quiere, omitiendo lo que no interesa. Me explico: es como las sentencias, que sin ver el acto del juicio, pues a saber; una cosa es la correción de la argumentación jurídica y de la motivación y otra que lo que se cuenta sea la "verdad" (por ejemplo, te comes en la sentencia al único testigo de descargo, fundamental en la causa, y ya tienes una condenatoria!). Por eso decía que en estos dos casos me parece poco complejo, porque las resoluciones de G están en la red, y eso es lo que importa, al fin y al cabo. De todas formas, muchas gracias por la atención; ádemás, estas resoluciones no las había visto, así que las echaré un ojo (en "diagonal"). Un saludo y un placer tratar contigo

Gracias, D. Alfonso. Si quiere, le dejo el enlace del auto del señor Marchena, la relación de hechos es muy detallada:

http://www.rtve.es/contenidos/documentos/auto_garzon_cohecho_nuevayork_parteI.pdf

http://www.rtve.es/contenidos/documentos/auto_garzon_cohecho_nuevayork_parteII.pdf


Lo he sacado del blog ¿Hay Derecho? Si no lo conocen, lo recomiendo encarecidamente:
http://hayderecho.com/2012/01/31/querido-emilio-o-los-patrocinios-intuitu-personae/

Sr. García: muchas gracias por su respuesta; a mí me parecía muy extraña la solicitud de subsanación de un escrito de acusación, y no lo había visto nunca, pero mejor cerciorarse... De D. Luciano prefiero no hablar mal, porque las referencias que tengo de él son inmejorables (no es sólo una cestión escalafonal o de dominio del procesal). Y quien me proporciona estas referencias es gente de enorme valía, a las que tengo gran aprecio. Sobre la doctrina botín, comparto su opinión, pero el TS es el TS (más aún con las pretensiones del anterior ejecutivo, bastante divertidas, de modificar el régimen de la acusación popular...). Un cordial saludo, y de nuevo muchas gracias por compartir su opinión y experiencia.
Dina: aquí sólo nos metemos un poquito con el Sr. Yoldi (pero ojo, que es una persona encantadora y muy educada, que sabe mucho por su experiencia, aunque a veces no compartamos en absoluto nuestras opiniones). Sobre la pregunta que realiza, la verdad es que no tengo ni idea. Mientras que estos dos primeros asuntos me parecen jurídicamente poco complejos (la única prueba pertinente considero que es la documental, y los periódicos publican casi todo), en el caso del cohecho, sin tener el expediente en la mano, no puedo opinar en absoluto. Sin embargo, nunca he considerado a G un corrupto, sino otras cosas (me duele reconocer que haya Jueces corruptos). La soberbia es un mal endémico de la carrera judicial, y creo que de ahí derivan los conflictos generados por G, aunque esto es sólo una opinión. Otro cordial saludo para usted

Qué bien me están tratando, si lo sé vengo antes. Ya que estamos con el querido Emilio, ¿les puedo preguntar si ven indicios de cohecho impropio en la tercera causa de Garzón o no? Yo tengo muchas dudas, simplemente por la (para mí) extraña e indefinida naturaleza del delito.

Querido don Alfonso: creo que he venido a expresarla en comentarios anteriores. Estoy en radical desacuerdo con la misma existencia de la doctrina Botin, se aplique a éste caso o a cualquier otro. La única decisión acerca sobre si procede limitarla debe venir del legislador , a través de LO que garantice el llamado "contenido esencial" del derecho (si es que alguien sabe qué es aquello). En cuanto a la normalidad de la corrección de los escritos de acusación, también he venido a señalar que normal no es en absoluto (nunca lo vi en la práctica), y de hecho ayer la mayoría habló de "exceso", por lo que no parece que sea posible. Claro que estamos hablando quizás del Magistrado que más sepa de derecho procesal de toda la Sala 2º y el cauce abierto por él pone sobre la mesa el problema del que ya hablé acerca de la necesidad de que el escrito de calificación se acomode a los hechos detallados en el auto de transformación o en el auto de procesamiento en el ordinario. Ahora no existe una manera clara que obligar a la parte a realizar tal acomodación, salvo la decisión de no tener por presentado el escrito y darle por precluido el trámite para calificar, solución quizás excesivamente gravosa desde el punto de vista de la tutela judicial efectiva que también merece el que acusa. La opción pasaría por una reforma legislativa en éste punto que aclarara la cuestión. Ahora suele resolverse en el trámite de c previas, y no siempre, porque a veces el juez no aclara al inicio de la vista el objeto concreto del proceso, a fin de garantizar el derecho a conocer la acusación y así poder defenderse de la misma. Un cordial saludo.

y,sin ánimo de discrpar con sus Excelencia ¿considera limitable la acusación popular en este caso? ya entiendo que no se pronuncie sobre el fondo,aunque si lo desea... su opinión será bien valorado.un saludo

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

(Donostia-San Sebastián, 1954)
es periodista licenciado en la Universidad
de Navarra. Lleva en El País desde 1983, donde ha
sido corresponsal de Interior y miembro del equipo de
Investigación. Como redactor jurídico ha cubierto casi todos los
juicios importantes que ha habido en España, desde el 23-F, el
síndrome tóxico o el crimen de los Urquijo hasta los atentados del 11-M.

Sobre el blog

Este blog es un lugar de encuentro sobre temas jurídicos, pero no es para todo el mundo. Es muy recomendable tener mucho sentido común y ganas de sonreír, ya que el humor es síntoma de inteligencia. La única norma es el respeto a los demás. Si usted prefiere insultar es muy libre, pero le agradecería que no se molestase en seguir leyendo, yo también preferiría estar en la playa.
El blog se alimentará también -o principalmente- con la serie de artículos que bajo el título “El último recurso” se publican los lunes en El País

Nuevo libro

El último recurso El último recurso. Los artículos que forman parte de este compendio fueron publicados en EL PAÍS bajo el epígrafe El último recurso durante los años 2010 y 2011. Todos ellos fueron escritos durante esas horas de la noche en la que todo parece estar parado y en silencio. Mi objetivo era centrar el foco o aportar un punto de vista particular hacia algunas noticias que me parecía que merecían mayor atención que la que se les había prestado. La otra finalidad, no menor, era que el lector se lo pasara bien y que, a ser posible, esbozara una sonrisa. Y ello, aunque el tema a tratar fuera tan tremendo como la rebaja de cinco años en la condena de un tipo que dejó a su mujer parapléjica a golpes.

TWITTER

José Yoldi

Archivo

noviembre 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal