23 abr 2012

Señorías a tiempo parcial

Por: José Yoldi

El Estado impone a los jueces sustitutos condiciones laborales que prohíbe a los empresarios


Una juez consulta ley de enjuiciamiento Joan Sánchez
Una magistrada consulta la ley de Enjuiciamiento Civil.
Foto: Joan Sánchez

Nadie como el Estado para saltarse a la torera las normas que impone y exige escrupulosamente a otros.
Los jueces sustitutos y los magistrados suplentes trabajan por días, es decir, que hoy pueden estar en una vista civil reemplazando al titular del juzgado y mañana, en el paro; pasado mañana, en una toma de declaración de un proceso penal, y al siguiente, de nuevo en el paro, y así sucesivamente. Ningún juez de lo social toleraría a un empresario semejante régimen de contratación, en el que un día el trabajador tiene todos los derechos y al día siguiente engrosa las listas de desempleados —donde tiene obligación de ir a inscribirse— y su sueldo corre a cuenta del Inem.
El subterfugio es que el régimen por el que se contrata a los magistrados suplentes y a los jueces sustitutos no es laboral, sino una relación de servicio de carácter administrativo, que de hecho supone una vulneración de las leyes laborales. Se utilizan unos privilegios administrativos para excluir la relación laboral y se va en contra de la Directiva Comunitaria 1999/70 CE, según la cual transcurrido cierto tiempo hay que hacer fijo al trabajador.
Porque aquí, de hacer fijo, nada de nada. Algunos de los 1.200 jueces sustitutos que hay en la actualidad llevan más de una década en esa situación y muchos de ellos, a pesar de tener que estar permanentemente localizables a disposición del Tribunal Superior de Justicia correspondiente —por su especial situación de trabajar un día sí y dos no— no han cotizado a Hacienda y la Seguridad Social ni cinco años, lo que afectará a su situación de futuro.
Y eso respecto a los días en los que efectivamente suplen a los titulares de los juzgados y tribunales, porque el Estado, en su calidad de patrón, no retribuye los días que estos jueces se dedican a estudiar los asuntos o redactar los autos y sentencias. Ni les cuenta la antigüedad, ni existe una forma de acceso a la carrera judicial específica para ellos, lo que sería lógico y razonable; no que se tengan que presentar por el cuarto turno, cada vez más restringido y con puntuaciones inferiores por haber ejercido de juez que por otros conceptos como, por ejemplo, dominar un idioma.
Se da la curiosa incongruencia de que estos magistrados están excluidos de la carrera judicial, pero forman parte del Poder Judicial. Y no puede decirse que sean algo anécdótico, pues en la actualidad son 1.200, frente a los casi 5.000 titulares que hay ahora, es decir, casi un 20%. Además, resuelven alrededor de la cuarta parte de los asuntos, sin que el índice de revocación de las resoluciones sea superior al de los titulares de los órganos respectivos, lo que quiere decir que no existe una disminución aparente en la calidad de sus resoluciones.
De obligaciones no van mal, ya que, aparte de estar disponibles las 24 horas del día y no poder planificar vacaciones, estos jueces y magistrados están sujetos al mismo régimen de incompatibilidades que los titulares a los que suplen. A pesar de no tener un sueldo fijo mensual sino cobrar por días y estar a expensas de que les llamen, las únicas actividades retribuidas que pueden ejercer son: “la docencia o investigación jurídica, así como la producción y creación literaria, artística, científica y técnica y las publicaciones derivadas de aquella”, según dispone la Ley Orgánica del Poder Judicial.
Ante lo precario e inconstante de las retribuciones, algunos jueces sustitutos lo han tenido que dejar. El caso es que, aunque solo fuera para evitar tentaciones, deberían de tener un salario mensual fijo que garantizase su independencia económica y que podría complementarse con el de los días de actividad, al menos durante el periodo para el que son nombrados.
Están agrupados en un par de asociaciones que han solicitado audiencia con el ministro de Justicia, pero Gallardón, que se ha entrevistado con varias asociaciones de jueces, todavía no les ha recibido.
Parece que Gallardón, que agobiado por los recortes, se ha visto obligado a suspender las oposiciones a jueces y fiscales, tampoco tiene fondos para los sustitutos y está en la misma línea que aquel presidente norteamericano que decía: le daré cualquier cosa que me pida siempre que no sea algo que no quiera dar.
Y en todo caso, siempre se puede recurrir a Óscar Wilde: ”Nunca des explicaciones. Tus amigos no las necesitan. Tus enemigos, no las creen”.

Hay 20 Comentarios

Lo siento, doña Ángeles, no pretendía ofenderla y de su comentario me parece que se ha molestado, de modo que le pido disculpas. Hice mi comentario a las dos de la mañana de un día muy duro y reconozco que me sorprendió que con lo que se decía en el artículo respecto de los jueces sustitutos, fuera trascendente si las puntillas de la toga eran de una juez, una fiscal o una secretario judicial. La foto era de recurso y de archivo, tomada hace un par de años y tenía como función simplemente la ilustración del tema. Ya me sorprendió que en twitter una juez de Canarias dijera que las puntillas pertenecían a una fiscal, y que le contestase una fiscal de Valladolid, que no, que eran de una juez. Y lo decían por la manicura. Ya me disculpará que me parezca poco procedente el comentario. Es como si cuando cuentas que un jefe de personal ha despedido a 30 personas, el dato que parece relevante es el color de su corbata.
Me alegro de que esté bastante de acuerdo con el fondo del artículo, ya que, aunque como usted dice desconozco su profesión, en un comentario anterior precisa que forma parte de la Administración de Justicia, por lo que usted sí conoce de la misma, por lo menos mucho más que los que, según usted, escribimos "sin saber nada de nada de lo que en ella ocurre". :-)
Saludos muy cordiales, doña Ángeles

Sr. Yoldi, le agradezco la matización que aclara la cuestión y sentido tiene una vez aclarada pero, si por lo que he puesto del pie de foto, me habla de mi preocupación por las puntillas y deduce mi frivolidad, ocurre que tampoco sabe de quien está hablando ni de su profesión. ¿así que sólo titularidad de la fé pública?. Lo dicho....En cualquier caso, aqui lo dejo pues mi comentario era solo aclaratorio de un pie de foto que, por lo que contó, había materia que aclarar y, el artículo lo es de los jueces sustitutos, artículo con el que estoy bastante de acuerdo aunque no sé si le conviene que, una frívola como yo, preocupada por puntillas y solo titular de la fé pública (según usted) esté de acuerdo,
Un saludo

Buenas noches. Veo que hay que explicarlo todo. Estuve cuatro días en Dublín, por lo que el miércoles anterior dejé escrito el artículo que se publicaría el lunes siguiente. Igualmente dejé preparado y programado el blog, incluida la foto, con su pie. Lo que ocurre es que mientras en el blog la programación es perfecta y exacta sobre todo el contenido que se va a publicar y la hora de publicación, en el diario es mucho mas complejo todo. De entrada dejas un texto ajustado a una medida que no sabes si va a ser así o no. En mi caso dejo media página con una foto a dos columnas, pero hay veces que no hay publicidad, o que la hay más grande, por lo que el diseño varía y hay que volver a ajustar el texto. Con la foto pasa igual, y aunque yo dejo una copia impresa del artículo y de la foto, hay veces que se pierde o que no se encuentra en el archivo, o hay que cambiarla. Yo dejé puesto el pie de que era una magistrada de Barcelona y que el autor de la foto era Joan Sanchez, pero el compañero que estaba de guardia y que tuvo que meter la foto no vio el pie y en la foto del archivo no se había especificado nada. De ahí la diferencia. Ya lo tuve que explicar el lunes en twitter. Espero que quede saciada la curiosidad de doña Ángeles, aunque para estar en justicia, como ella dice, le preocupe más si las puntillas de la toga de la foto son de un juez, un fiscal, o un secretario judicial, que las injusticias que se denuncian en el artículo. No sé si es frivolidad o qué hay de lo mío que soy secretaria judicial y soy titular de la fe pública? En todo caso y para que conste, las manos, la toga y los códigos pertenecen a una magistrada de Barcelona.
Y don Alfonso, bájese un poquito del pedestal, que se le está empezando a notar el aura, jajaja
Venga, saludos cordiales a todos que son las dos de la mañana y estoy fundido.

querida angeles: muy buena la precision de los SJ!!! pero yo decia que son 7 años de media: 5 de oposicion y 2 de practicas. son las estadisticas del consejo.claro,hay quien tarda mas y quien tarda menos...y creeme,mucha gente tarda mas.pero en mi opinion, sobran jueces que tardaron 10 años...
un cordial saludo

Una cuestión de matización referida a quien alude a tardar unos 7 años en sacar la oposiciónde juez. El que le pase, es que le costó mucho por la razón que sea ya que si eso ocurre, suelen dejarla antes. Tampoco hay que sublimar las cosas. La oposición o la sacas antes o la dejas.

Yo solo quería comentar una cuestión y es preguntar al Sr. Yoldi lo referente al pie de foto. En el diario El Pais pone " una juez o fiscal consulta la Ley de Enjuiciamiento Civil. En el blog, pone una magistrada. La pregunta es ¿por qué no puede ser una secretario judicial la que haga la consulta? Deducimos por la uñas que se trata de una mujer pero ¿solo llevan puñetas los jueces, magistrados y fiscales? Sepa que los secretarios judiciales también las llevan. Parece una tontería pero los que estamos en justicia, nos asombra la facilidad con que se tratan temas de esta Administración sin tener ni idea de los integrantes de la misma, por tanto es facilmente deducible que se escribe sin saber nada de nada de lo que en ella ocurre.

Amen, don José. Lo que ocurre es que la supresión de la justicia interina ha venido siendo largamente estudiada, no de ahora, sino de antes. A medida que ha ido avanzando los años se ha ido precarizando más la situación de los jueces sustitutos, a los que se ha ido enseñando sutilmente la puerta; algún año se han quedado sin cobrar incluso por falta de dotación presupuestaria...lo alucinante es que se les intentaba forzar a firmar que sabían que no había crédito y que se podían quedar sin cobrar, renunciando anticipadamente a su derecho a percibir los emolumentos devengados.
En fin, que siempre fue un problema de perras; que el plan que antes le expuse de los Tribunales de instancia llevaba ya siendo estudiado durante bastante tiempo y que la crisis y la austeridad que nos viene impuesta, austeridad perenne en materia de Justicia en España, por otra parte, es la excusa perfecta para implantar un sistema absurdo de trabajo , e incompatible con la justicia de calidad que la ciudadanía demanda, pues vd comprenderá que, si por un lado deja de haber oposiciones, con lo que no se alcanza la tasa de reposición, y por otro lado se suprimen los más de 1.000 interinos que, desde su buen hacer, contribuyen a que esto no reviente definitivamente, lo único que queda es rezar porque la maldición de la gitana (pleitos tengas...) no te alcance nunca. Saludos y felicidades por exponer un problema que afecta de verdad al justiciable español medio, dado que los de su gremio siempre andan entretenidos en otras cosas que no se relacionan demasiado con la Justicia del día a día, que es la más importante.

Buenas tardes a todos. Señor Turriente todos hemos tenido una mala experiencia en alguna ocasión. Y como dice algún otro comentarista no sin cierta sorna, hay jueces muy buenos, buenos, regulares, malos y muy malos; lo mismo que periodistas, policías, bomberos, médicos, arquitectos, funcionarios, y eso es perfectamente predicable de cualquier otra profesión que se le ocurra. Es ley de vida. Alguien me ha acusado de que no he escrito de los 5.000 opositores a juez que se quedan sin oposición, lo que sin duda es muy injusto. Hoy sin embargo, a mí me tocaba hablar de la injusticia que afecta a los jueces sustitutos y a los magistrados suplentes. Y eso he hecho. El hecho de que constituyan el 20 por ciento del Poder Judicial me parece que no es una anécdota y si, como alguien ha sugerido, debería de recargarse ese trabajo en los titulares y que ellos desaparecieran, habría que oír a los magistrados titulares a los que se recargaría su ya recargado trabajo en otro 20 % por el mismo sueldo. Seguro que alguno replanteaba la vuelta a la pena de muerte (es una ironía, por favor, no se tome en sentido literal). En fin, que la solución para una justicia rápida, eficaz y justa no pasa por eliminar a los suplentes y sustitutos, sino por aumentar las plantillas, cubrir las plazas vacantes y convocar oposiciones racionales y para eso hace falta dinero, exactamente eso que Gallardón ahora no tiene.

y sigo... (ya que por eso de por ser mediocre... he pulsado antes de tiempo y en vez de editar he dado a comentar..).. lo que quiero decir es que ...la titularidad no te imbuye de sapiencia te da un espacio en el Boletín Oficial del Estado, sólo eso, lo demás te lo curras día a día.. y Señores hay Jueces Titulares que son muy buenos, excelentes... no por haber sacado la oposición sino porque a partir de haberse sacado la oposición han estudiado día a día y se han preocupado de saber y conocer lo que es el día a día... Y evidente es, que no todos hacen eso... Y a "sensu contrario" ser sustituto no significa que carezcan de la debida preparación... también tienen su espacio en BOE pero además y en la mayoría de los casos... tienen experiencia de vida... que es mucho... (por todas; descubrir formas de acceso a la carrera judicial del mundo anglosajón) y es casi como haber sacado la oposición... lo que sucede es que ahora estos tienen que hacer el trabajo contrario...documentarse, informarse, estudiar día a día... vamos en definitiva lo mismo que los titulares... (evidente es que no todos los sustitutos lo hacen). Lo único que se me ocurre preguntar es ; ¿ qué miedo tienen esos titulares que se muestran tan opuestos a los sustitutos?.De una periodista que no es a otro periodista que siendo, no se dio cuenta que no era... P.D; pensaba que se podía publicar toda opinión respetuosa, una rubia, al parecer ...ingenua.

A ver... no si a mí también me ha tocado "un policía tonto", "un político narcisita", "un panadero desagradable", "un médico incompetente", "un premio nobel de la paz de aquellas formas", "un presidente del gobierno mentiroso", "un piloto de Iberia desafortunado", "un ex-novi@ pesado", "un profesor franquista" y también..."un juez titular inepto" y "un juez sustituto desastroso"....Si lo bueno que tiene el Universo es que te da de todo... "una de cal otra de arena", "ocho años del PP, ocho años del PSOE"... Y Señores...ni todas las rubias son tontas... ni todas las tontas son morenas... Por eso generalizar es de mediocres... Pero quizá por eso somos tan drásticos... porque la mediocridad es la ensencia del españolito medio - (Yoldi, podrá instruirnos sobre la realidad de la sociedad española... donde hasta el señor de la limpieza tenía el mismo coche que el "damnificado" juez titular.

Estimado Turriente, soy juez sustituta y si algo puedo asegurar es que en el tiempo que llevo en esto no hecho sino trabajar y trabajar. En esto, como en todo, las generalizaciones además de fáciles, son muy injustas y engañosas. Jamás suspendo un juicio, salvo que sea inevitable; jamás he suspendido juicios para dejárselos a un juez titular (tampoco a un juez sustituto), y sí he tenido que sufrir que algún juez titular señalara juicios aprovechando que iba a celebrarlos un juez sustituto. Sin embargo, no ataco a los jueces titulares por eso. Hay jueces titulares muy buenos, buenos, malos y muy malos, y lo mismo puede decirse de los jueces sustitutos. Y lo que no debe hacerse es insultar.

Estimado don Enrique: aun compartiendo el sentido general de su crítica , me permito precisarle que la fiscalización del sustituto es más nominal que real. El Juez Decano es el que eleva los informes acerca del desempeño de los jueces sustitutos y solo en caso de informe desfavorable de este es cuando se puede, eventualmente, producir esa fiscalización que vd dice, lo que no ocurre siempre; conozco bastantes casos de informes negativos que no han sido atendidos por las Salas de Gobierno del TSJ al entender que no existía suficiente base para excluir a un sustituto de la bolsa del año que viene. Si el Decano no ve problema alguno, el sustituto pasa con un informe de linea y media; solo si advierte alguna disfunción , entonces, en forma debidamente justificada, se eleva el informe negativo. Como es obvio, para un Decano siempre es menos problemático, y desagradable, llamarse "andana" cuando el sustituto no sirve, salvo que se trate de una cuestión en el que él esté empeñado, lo que no ocurre en supuestos de Decano liberado de gran ciudad, al que le suele costar bastante hacer un informe debidamente argumentado acerca de por qué el sustituto no debe volver a ser llamado. Por tanto, no existe esa evaluación tan "inmensamente superior" en relación al titular al que vd hace referencia. Al titular que yerra , de ordinario, no le ocurre nada salvo en situaciones muy evidentes o aparatosas; al sustituto, idem del lienzo. Saludos

Quien escribe estas líneas es Juez sustituto. De esos que alguno llama "de pacotilla". El último mono en esto de la Administración de Justicia, vamos. Y aunque no llevo demasiados años arrastrando la toga por los Juzgados, sí creo que cuento con cierta perspectiva para dejar aquí mi comentario. En efecto, estoy de acuerdo: Hay de todo en la viña del Señor, y S.Sª. puede ser un perfecto inútil, con independencia de que goce de la titularidad o sufra en sus carnes la triste interinidad. Y es que aprobar las oposiciones no vacunan a uno contra la estupidez o de la idiocia, ni tampoco –por supuesto- estar “de prostituto”, como también se nos conoce. Pero sí creo que la mayoría de los interinos tenemos algo claro. Y es que hay que hacer las cosas bien hechas porque sino salir de esto es mucho más fácil que entrar. Déjeme que le cuente mi caso particular, después de una licenciatura con un buen expediente, invertí casi cuatro años en opositar a Juez “de verdad” hasta que el cáncer de de mi padre me obligó a dejarlo. Durante estos años de intenso y extenso estudio, como bien sabrá el lector, no solo se cuenta el daño emergente a la sufrida familia sino el lucro cesante, que no es poco. Pues bien, en la actualidad curso un programa de Doctorado, imparto clases en una Universidad, doy conferencias, tengo artículos publicados y cuento con un doble máster en Derecho de empresa en una de esas prestigiosas escuelas de negocios, así como experiencia en asesoramiento en empresas internacionales. Pero soy Juez “de pacotilla”. ¿Y cómo es eso? ¿Cómo es que alguien con un currículum así prefiere estar en esta situación tan precaria pudiendo disfrutar de una mayor seguridad en la privada? Pues le diría que por vocación, por verdadera pasión por esta profesión que me fue impedida por el devenir de la vida en su momento. Porque disfruto redactando sentencias, resolver en Derecho los asuntos planteados, que precisamente fue lo que me motivó a estudiar la carrera de Derecho mientras trabajaba todos los fines de semana. Porque a mi me educaron para dar el callo, no para sentirme superior a los demás, ni sentir que las puñetas de la toga me otorgan un poder sobrehumano sobre el justiciable, sino para servir en lo que sinceramente creo que mejor puedo hacer. Aunque el precio es que a día de hoy esté en mi casa esperando a que me llamen para una nueva sustitución y solo me quede un mes de paro. Parece ser que es lo que merece este "Juez de Pacotilla".

Señor Turriente, hace usted gala de un profundo desconocimiento sobre la situación de los jueces sustitutos y magistrados suplentes (la ignorancia es atrevida y en ocasiones, como es su caso, grosera). Por sus comentarios, resulta evidente que usted habrá sufrido alguna mala experiencia personal que condiciona su opinión -y la de su prima- sobre un colectivo que, desde hace 30 años, viene desempeñando un papel determinante en la Administración de Justicia. No insistiré en los datos contrastados que aporta el Señor Yoldi en su artículo, que constatan el importante trabajo desarrollado por cientos de jueces y magistrados suplentes en toda la geografía española. Pero quizás le interese saber que la fiscalización de la competencia exigible al sustituto es inmensamente superior a la del titular pues, en el primer caso, su plaza se convoca y renueva cada año, y trimestralmente deben elevarse informes a los Tribunales Superiores de Justicia valorando sus resoluciones, tanto en número como en calidad, de manera que pueda detectarse inmediatamente y remediarse cualquier eventual nombramiento que no reúna los requisitos de idoneidad y cualificación para el cargo. Esto, lamentablemente, no ocurre con los jueces y magistrados de carrera. Por lo demás, sepa también usted que el método de selección por oposición resulta un patrimonio casi exclusivo de la tradición judicial española, frente al mayoritario sistema de selección por concurso de méritos y experiencia profesional, precisamente el que se emplea para nombrar aquí a los jueces y magistrados suplentes que usted tan peyorativamente denigra. Debería usted documentarse un poco antes de hablar con tanta ligereza y mal gusto.

Querido Turriente: como verá estoy de acuerdo en el fondo con ud. Pero permítame dos precisiones: 1º El plan del 53 (por el que yo estudié) le da un par de vueltas a los grados actuales y una vuelta y media a los planes modernos de licenciatura (sobre todo a los de 4 años); cierto, en el del 53 está el canónico y no hay nada de comunitario; pero el resto es mucho mejor que los nuevos planes; al menos así lo he vivido yo, en mi experiencia con otros licenciados.
2º Cierto que los sustitutos, creo yo, se equivocan más que los titulares, pero debemos ser comedidos (llamarle jueces de "pacotilla" no queda muy bonito), porque al fin y al cabo un sustituto se aprovecha de lo que el legislador permite. Otra cosa es atacar al que defiende a los sustitutos, y a quien defiende su ingreso en la carrera judicial "porquesíyporquemedalagana" (guiño al Sr. yoldi: no se me enfade!!). Además, ello no obsta para que haya sustitutos mejores que titulares (en la viña del señor hay de todo), aunque no sea lo normal.
Pero la culpa, insisto, no es del sustituto, que tratará de hacerlo lo mejor que pueda. Pero es como si me ponen a mí a pintar la capilla sixtina, que por mucha voluntad que ponga, no me va a quedar como debiera. Y siempre reconociendo que hay sustitutos buenos. Pero que el 18% de sentencias las dicten sustitutos no me parece de recibo.
Por último, creo yo, los sustitutos y suplentes son nombrados por el TSJ, vamos, su sala de gobierno; y estas listas son aprobadas por el CGPJ (212.2 en relación con el 200.2 y 152.1.5º LOPJ).
Un cordial saludo.

En definitiva, que los sustitutos y suplentes, a mi juicio, debieran estar para cubrir determinadas vacantes con carácter temporal (por ejemplo, una baja por enfermedad), pero no para cubrir plazas por años. El hecho de que determinados sustitutos lleven más de 10 años de sustitución parece una abominación, teniendo en cuenta que las plazas de la oposición hasta el año pasado quedaban desiertas por falta de aprobados. Esta circunstancia de que haya sustitutos que llevan desempeñando su función tanto tiempo no hace sino crear una sospechosa sombra sobre el sistema de nombramientos de sustitutos.
Aunque, todo hay que decirlo, también hay muchos sustitutos excelentes, que reconocen en determinado`punto su limitación, y la asumen como algo normal y consustancial a su nombramiento. A cambio trabajan duramente y con una enorme motivación y alegría.
Pero porque haya sustitutos que trabajan bien no podemos decir que la justicia que pueda administrar un juez de oposición (con unos 7 años de media de formación para ser juez) sea la misma que la pueda administrar un sustituto (recordemos que el único requisito es ser licenciado en derecho).
Por supuesto, la culpa no es, en ningún caso, de los sustitutos, sino del legislador o del TSJ.
Un cordial saludo.

Estimado Sr. no puedo estar más en desacuerdo con su artículo en El pais del día 23 de Abril de 2012.

En el citado artículo se hace referencia de forma sesgada a la situación de los jueces sustitutos, y digo sesgada por que no se hable de que los que se dedican a ese menester son abogados o licenciados en Derecho rebotados, unos del ejercicio profesional, y otros de las oposiciones, muchos ni siquiera eso, pues en lso últimos años se había generado una bolsa enorme de estos jueces de pacotilla, pues se creaban más de 100 unidsdes judiciales nuevas al año, sin que de la escuela judicial salieran jueces suficientes para cubrir las plazas, tras unos años en esta situación, se abordó el problema con macro ofertas de plazas para judicaturas, con ofertas superiores a las 100 plazas, por ejemplo en la última promoción la 62 fueron 186 jueces nuevos los que se incorporaron en el mes d emarzo de 2012 y la 63 promoción tiene más de 200 integrantes.
la situación era dramática, yo sufrí uno d eestos jueces modelo, según UD y sus asociaciones, recien licenciado en una universidad enel que seguian el plan de 1953, con 5-6 asignaturas al año, cuando por ejemplo en mi universidad llegué a tener en un año y siempre sin repetir, 13 asignaturas, pues digo que este elemento, con un año de ejercicio arrastrando el culo como abogado d eoficio se metió en la lista de canarias,a donde nadie quiere ir, y tras unos años hacindo chapuzas, saltó a la península. ocurre que el nombramiento d elos mismos es discreccional por el presidnete d ela Audiencia Provincial, de modo que si le caes simpático, puede que te nombre constantemente, aunque como este seas un patán, y con las ínfulas que hay en este sector de actividad, aunque el presidente del TSJ te pida que no le nombre más, pues ni caso.
Pues digo, que a este hombre además de presionar a los funcionarios, dejaba a detenidos el sábado en el calabozo, hasta el lunes, pro que estando de Guardia se había ido a su casita de Madrid, o acordaba la prisión provisional cuando una menor denuciaba a su novio por violación, tras escaparse de su casa con él y vover a la misma, aún habiendo dicho la misma en su declaración a preguntas dle mismo juez que no sabía si había habido penetración, luego tras tres meses se le ocurre solictar una valoración psicológica de la denucniante que concluye que tiene una deficiencia mental aguda, en fin sentencias sin redactar durante meses, a pesar de que la carga d etrabajo del juzgado era de la más normalita de España, tan acojonado estaba con lo que hacía que cada día daba órdenes contradictorias con las del día anterior, mandando reacer las resoluciones, una vergüenza, hasta hubo queda del estado en que estaba el juzgado por le titular que lo relevó, de premio a un juzgado de menores, pero, amigo mío, a todo cerdo le llega su san martín y resulta que el presidente cesó en su puesto y a dios gracias ya nunca le volveremos a ver por esta nuestra provicia como juez. Y digo como juez por que el muy torpe colgama en los elementos comunes del programa informático del juzgado sus asuntos particulares como abogado, actividad que simultaneó por lo visto durnante la mayor parte de los dos años que aquí estuvo.
Mi prima es juez y está con la lenguia fuera por los señalamientos que le ha hecho una sustituta que suspendía el 60% d elos señalamientos, retrasando por cualquier alegación las causas haste en cinco veces, sobre todo las que eran complicadas, así que mi prima se está viendo obligada a dictar prescripciones de causas por que la sustituta en tres años nunca celebró el juicio, como lo digo, y mi prima es tan cobrade o idiota o recien llegada a este mundo que no la denuncia.
Historia de sustituos las que quieras he hoido y vivido, y nunca jamás he oido nunca nada bueno sobre uno de estos, la flata de organizaciónde un Ministerio que no interesa ha nadie ha creado este monsturo que ahora, cuando todas las plazas se están cubriendo por titulares, se remueve pidiendo el pan que tan generosamente se les regaló, y esque hasta ahora s epodia ser juez, con una sonrisa al presidente de una Audiencia, y vaya Ud. a saber qué otros favores, como el que el otro día me contaron que un prediente de audiencia había hecho a un sustituto en relación con la causa que le mismo llevaba sobre un familiar del primero, y en cima quieren que le hagan titulares sin aprobar los correspondientes exámenes de 300 temas menuda geta esta gente Su artículo deleznables,partidista, y torticero.

Estimado Sr. Yoldi: cordiales saludos tras una prolongada ausencia. No puedo por menos que mostrar mi más profunda disconformidad con su opinión. Son tantas las cosas en las que discrepo que seguro que me paso todo el día de hoy narrando mis parecer. Aunque también doy la razón al Sr. García en lo relativo a los tribunales de instancia y los SCOP (vamos, un chanchulleo...). Sin embargo, todo debe analizarse desde una perspectiva más amplia: no hay dinero; como no hay dinero, no se pueden crear nuevos juzgados; pero a la vez hacen falta más jueces; al Estado le cuesta lo mismo un sustituo que un titular (a mes completo de trabajo, claro)... La solución del Mº y del CGPJ es que los nuevos jueces reemplacen a los sustitutos (y a ver cómo se traduce eso en el régimen retributivo!!). Como solución, desde el punto de vista de los nuevos jueces de oposición, no está del todo mal (mejor esto que dejar en la "reserva" titulares de oposición y dejar sustitutos, creo yo).
Pero el meollo es el siguiente: los sustitutos lo hacen, en general, peor que los titulares. Parece una afirmación demasiado contundente, pero en mi experiencia es cierta. Un sustituto no ha superado ni una oposición ni dos años de prácticas (un recién licenciado de Juez?? y los hay, ojo!). Uno de los principales parámetros manejados en el ámbito de la UE y de la ONU para evaluar la calidad de la justicia es el número de sentencias dictadas por sustitutos (en España vamos muy mal).

Estimado señor Yoldi:el artículo es correcto y, en mi oponión, acertado. Conozco a jueces titulares competentes en la misma proporción que jueces sustitutos que también lo son, y exactamente igual al contrario. No obstante, le diré que aunque solo sea por un mínimo sentido de justicia, estoy en desacuerdo con el establecimiento de un turno específico para ingreso de sustitutos, existiendo efectivamente la via del cuarto turno para posibilitar el acceso de aquellos que se hayan distinguido por su competencia, sin perjuicio de corregir los baremos que puntuan menos la experiencia como juez que la circunstancia de haber dado clases en la Uni o tener el doctorado, algo que no necesariamente se relaciona con un buen ejercicio profesional como Magistrado.
De todas maneras, le informo de la jugada ministerial, que por cierto no es achacable solo al actual Ministro, sino también al anterior, pues fue quien lo ideó, y que va a suponer la desaparición de la justicia interina. ¿Cómo, dirá vd? Con la desaparición de partidos judiciales y la concentración de jueces en Tribunales llamados "de instancia", servidos por enomes oficinas llamados SCOP que les darán servicio, junto con otros órganos pequeños órganos llamados UPAD. ¿Qué pasará entonces cuando el Juez inicialmente designado cause baja por enfermedad, imposibilidad médica, traslado, etc?. Pues que alguno de sus compañeros del Tribunal serán quienes asuman la ponencia, es decir, el asunto concreto que inicialmente estuviera dispuesto para él. ¿Quién decidirá esto , así como la manera en que se readjudicarán los asuntos? ...pues un Presidente de Tribunal de designación...¡¡sí, lo ha adivinado vd, discrecional, vulgo política¡¡ Así matamos dos pájaros de un tiro: nos ahorramos el coste en esclavillos (jueces sustitutos) y controlamos a los esclavazos (titulares) , a quienes podremos asfixiar a ponencias si nos conviene, para que se larguen o se sometan. Y encima, si por lo que sea nos apiadamos de algún lugar de la geografía española en el que los juicios se señalan para el siguiente eon, no resulta necesario crear Juzgados (un juez, más un Secretario, más 8 funcis), sino ùnicamente aumentar el número de jueces del Tribunal de instancia, con el ahorro económico que ello supone. Saludos

¿A mi que me cuentan? yo soy de Garzón...Bueno y de las señoras de la limpieza que viene a ser lo mismo.
Si les dejaran trabajar bien...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

(Donostia-San Sebastián, 1954)
es periodista licenciado en la Universidad
de Navarra. Lleva en El País desde 1983, donde ha
sido corresponsal de Interior y miembro del equipo de
Investigación. Como redactor jurídico ha cubierto casi todos los
juicios importantes que ha habido en España, desde el 23-F, el
síndrome tóxico o el crimen de los Urquijo hasta los atentados del 11-M.

Sobre el blog

Este blog es un lugar de encuentro sobre temas jurídicos, pero no es para todo el mundo. Es muy recomendable tener mucho sentido común y ganas de sonreír, ya que el humor es síntoma de inteligencia. La única norma es el respeto a los demás. Si usted prefiere insultar es muy libre, pero le agradecería que no se molestase en seguir leyendo, yo también preferiría estar en la playa.
El blog se alimentará también -o principalmente- con la serie de artículos que bajo el título “El último recurso” se publican los lunes en El País

Nuevo libro

El último recurso El último recurso. Los artículos que forman parte de este compendio fueron publicados en EL PAÍS bajo el epígrafe El último recurso durante los años 2010 y 2011. Todos ellos fueron escritos durante esas horas de la noche en la que todo parece estar parado y en silencio. Mi objetivo era centrar el foco o aportar un punto de vista particular hacia algunas noticias que me parecía que merecían mayor atención que la que se les había prestado. La otra finalidad, no menor, era que el lector se lo pasara bien y que, a ser posible, esbozara una sonrisa. Y ello, aunque el tema a tratar fuera tan tremendo como la rebaja de cinco años en la condena de un tipo que dejó a su mujer parapléjica a golpes.

TWITTER

José Yoldi

Archivo

noviembre 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal