11 oct 2012

De matrimoniar por todo lo alto a ejercer de señorita de moral distraidilla

Por: José Yoldi

Gigi Chao y su pareja
Gigi Chao, derecha, posa con su pareja Sean Eav en un evento en Hong Kong. Foto AP.

 

En tiempos de crisis, imaginación y sentido del humor. Los jueces, igual que los funcionarios, han visto recortado su sueldo y eliminada la paga de Navidad. La decisión es provisionalmente definitiva o definitivamente provisional, como prefieran, porque la medida fue impugnada ante el Tribunal Constitucional,  pero nadie imagina siquiera la posibilidad de recuperar esos ingresos ya perdidos.

De hecho, la mayoría de los servidores públicos ya se han hecho a la idea de la rebaja de sus emolumentos y, tras los cálculos correspondientes, alguno se ha dado cuenta de que no le llega para la hipoteca, el colegio de los niños, las letras del coche y demás gastos.

Pero los jueces y magistrados tienen un régimen bastante estricto de incompatibilidades, de forma que para redondear el sueldo, algunos dan clases de derecho, cursos o conferencias, escriben libros o ejercen de preparadores de oposiciones. Pero son los menos, y generalmente los menos necesitados, porque para esas actividades se requiere prestigio y categoría y no es lo mismo que el libro lo escriba un magistrado del Supremo, que un juez de un mixto de provincias, por muy buena cabeza que tenga.

Lo que me ha divertido -y causado admiración, porque aprecio que alguien conteste con humor en lugar de un exabrupto en una situación delicada o simplemente mala- es la propuesta formulada por una magistrada de Las Palmas en el foro de discusión que los jueces tienen para comentar sus cosas. Esta señoría ha instado a sus compañeros varones a que acepten la oferta del millonario de Hong Kong Cecil Chao que recompensará con 65 millones de dólares al hombre que consiga conquistar a su hija Gigi, que es lesbiana, vive en Francia y se casó este año con otra mujer con la que llevaba siete años de relación.

Cecil Chao

La magistrada de Canarias asegura que ninguna de las actividades compatibles con el hecho de ser juez está tan bien remunerada como esa “aunque parezca discriminatoria por razón de sexo”

Con el sexo, precisamente, está relacionada la solución imaginativa que propone un juez de Valencia. “Como manera de denunciar la situación y a la vez sacar los colores al Consejo General del Poder Judicial”, precisa, “siempre he pensado qué pasaría si alguien en la carrera se le ocurriera en un escrito bien redactado, serio y sin aspavientos solicitar la compatibilidad para el ejercicio de la prostitución, a la vista de que no podemos hacer casi otra cosa”.

El mismo magistrado se regocija de la idea y precisa: “Sería divertido ver los titulares del periódico cuando se filtrara”.

El caso es que si los jueces van mal, los periodistas vamos peor, seguramente porque, como dicen algunos, hemos vivido como millonarios. En prácticamente todos los medios ha habido reducciones de plantilla, ese eufemismo de despidos, y al que todavía no le han despedido le han bajado el sueldo.

Así que, como para afrontar la crisis hay que echarle imaginación y humor, quizá me proponga conquistar a la señora Chao, con el permiso de mi santa, para poder mantener el nivelazo de millonario que hemos disfrutado hasta ahora. Para lo de ejercer la prostitución, parece que somos viejos y caros, por lo que lo tenemos más crudo. Claro que, los que tengan conocimientos de música, siempre podrán retomar el oficio de pianista de burdel, que de forma ficticia se esgrimía ante la familia para conferirnos una pátina de respetabilidad, en lugar de la deleznable y vergonzante sinecura de periodista.

Hay 35 Comentarios

Estimado sr. Yoldi, no sabía de su convalencencia. Ojalá vaya "mejorando adecuadamente".
Todo colectivo tiene sus problemas: jueces mal pagados, cargados de trabajo y sin poder cumplir plazos. Periodistas despedidos, pagados por palabras (como si los anuncios de chic@s de compañía) y sin libertad de expresión, si no cumplen la linea editorial del medio para el que trabajan...¿a la p. calle?.
No ceje en su empeño de sacarse un sobresueldo en cualquier actividad lúdico-festiva que le aporte unos eurillos extras. A ver si Cebrián se va a tener que poner a hacer de chica de compañía y no es plan.
Cordial saludo y, lo dicho, que haya mejoría

Hace años yo tenía un compañero de trabajo, ingeniero, que completaba su salario tocando el piano en un pub, por las noches.

Desconozco si el dato "en bruto" es totalmente cierto o tiene algo de "bulo" pero resulta que los Magistrados actualmente con 10 años de servicio, cobran igual que un Diputado, igual que el Presidente del Gobierno, es decir unos 80.000 Euros, con los descuentos "proporcionales" del IRPF y poco mas.
Con estas retribuciones y la situacion economica actual, no creo que tengan motivos para quejarse y querer otro trabajo compatible. Me consta, que se llevan muchos casos para resolver en casa, pero me pregunto ¿cual es el limite?
Juzgar a destajo, poniendo 500 Sentencias al año supone que seguro, seguro, que no lo hace bien, dictar sentencias
como "churros" a base de cortar y pegar, no es de justicia.
Que existen muchos Abogados y que se pleita mucho, es
también un dado cierto, pero el problema real creo que esta
en que nos e aplican "voluntariamente" las Leyes, o que son
tantas, tan seguidas y tan dispares que pocas personas son
las que conocen "el ordenamiento jurídico vigente".

Pensaba que profesiones como la de juez eran suficientes para cubrir las ansias profesionales de cualquiera, pero veo que sus señorías se aburren y quieren mas.

Marta
www.mivibrador.es

Burjasotte: de parte de mi santa, que pertenece al último gremio de los que vd. ha nombrado, que le mande un muy afectuoso saludo y que vaya gusto de que existan todavía ciudadanos como vd.
Por cierto, ¿ por qué habrían los jueces de enjuiciar a travestis o chaperos -otra cosa son los proxenetas que imponen o se benefician de los servicios que otros prestan? De hecho, en el ejemplo que le puse antes (la juez de la tarta que no cobraba) el CGPJ se dio cuenta que no la podía sancionar por conducta deshonesta o impropia , porque tal proceder no encajaba en ningún tipo disciplinario de la LOPJ del año 1.985 (parece que la vieja Ley de 15 de septiembre de 1870 era más como estaba mandado) y que solo lo podía hacer por desempeñar una actividad incompatible, para lo que tenía que estar retribuida, lo que no llegó a acreditarse (de hecho, se probó lo contrario).

Hace algún tiempo que dejé de comprar El País....pero si el día de mañana los buenos periodistas (mayores o jóvenes) os vais y creáis otro prometo volver a comprar prensa...buena suerte!!!

Sr. Yoldi: Salvo la infección que nos hace saber -espero sea transitoria y rápida su curación- no me cabe duda que ha retomado su afán "guerrero" con un agudo sentido del humor propio de su acreditada juventud periodística dicho en el mejor sentido que a la misma se le pueda dar. Y puesto a seguir con la sonrisa que nos brindan los servidores de la Administración de justicia imagina usted a todo un señor magistrado que durante el día ha juzgado a un travesti por actos deshonestos y que por la noche ofrece los mismos servicios que por la mañana juzgó? O a una linda magistrada o jueza que por la mañana condena a un "chapero" y por la noche protagoniza el mismo roll en femenino?
Sr. Luis: completamente de acuerdo. En España estamos acostumbrados a "parchear" y lo que Gallardón ofrece a los jueces, y a sus sustituciones, es más de lo mismo: mandando una -o muchísimas- de sustituciones. Cómo puede un juez dividirse en dos para atender el grandísimo trabajo que acumulan todos los juzgados. Evidentemente, Gallardón ha puesto una pica en Flandes (más bien ha metido la pata por todo lo alto y bajo en el ya de por sí paupérrimo sistema de trabajo de los juzgados españoles) No sería posible establecer un turno rotativo entre los miembros del Secretariado judicial que estuvieran dispuestos a practicar las indicadas sustituciones de jueces? Son técnicos procesales y, en muchos casos, sus conocimientos son iguales o superiores a los que pueda exhibir y tener cualquier juez titular.

Estimado señor Yoldi, le agradezco dos cosas: su valentía y su sentido del humor. Ambas le harán, y harán a sus admiradores, entre los que me cuento, la vida más soportable. Efectivamente, entre los compis de mi primo se estaba asumiendo la idea de que quizás los menos listos tuvieran que dedicarse al desarrollo de una función que pudiera ser entendida como compatible por su honrado y trabajador órgano de gobierno. Alguno se puso incluso a rebuscar antecedentes y encontró los de una juez a la que se archivó un expediente porque logró demostrar que no cobraba por hacer strep-tese saliendo de una tarta (caso real), pero como lo de los jueces no es vicio , sino necesidad, los que tenían aun algo de cacho que enseñar seguían dando vueltas a las propuestas de la compañera de Canarias (hay parecer unánime en que a la china seguro que no hay quien la aguante).
No obstante, nuestro querido ministro,que siempre vela por los encargados de impartir justicia, ya ha tenido una magnífica idea: imponer a los jueces la sustitución de otros compañeros que se encuentren de baja, enfermedad o jubilados, sin que ello suponga la relevación de funciones propias. Qué alegría, más de 60 horas trabajando por la ciudadanía por el 80% del complemento de destino (2.100 de media , en bruto y con un tipo marginal del 40%, no llega a 1.300 euros) y así echar de una patada a esos jueces sustitutos tan caros...lo que disfrutará la ciudadanía al ver como le señala un contencioso para el 2018 porque el juez atiende dos juzgados al tiempo y no es San Pedro Regalado para celebrar dos vistas a la vez¡¡¡
Así que, dígame ¿no necesitará vd. mozo que le limpie el piano y pase luego la bandejita para el óbolo? Ese trabajo me parece más divertido , ves más mundo y, sobre todo, más caras (y lo que no son caras) mucho más bonitas...

Cuídate, amigo!!!

Queridos lectores:
Siento que mi recuperación no vaya todo lo rápido que me gustaría. Parece que algunos puntos se han infectado y todavía me toca estar un poco más de baja. Les aseguro que esto con 20 años no me pasaba. Así que debe ser verdad que soy o estoy viejuno. Les echo de menos. Cordiales saludos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

(Donostia-San Sebastián, 1954)
es periodista licenciado en la Universidad
de Navarra. Lleva en El País desde 1983, donde ha
sido corresponsal de Interior y miembro del equipo de
Investigación. Como redactor jurídico ha cubierto casi todos los
juicios importantes que ha habido en España, desde el 23-F, el
síndrome tóxico o el crimen de los Urquijo hasta los atentados del 11-M.

Sobre el blog

Este blog es un lugar de encuentro sobre temas jurídicos, pero no es para todo el mundo. Es muy recomendable tener mucho sentido común y ganas de sonreír, ya que el humor es síntoma de inteligencia. La única norma es el respeto a los demás. Si usted prefiere insultar es muy libre, pero le agradecería que no se molestase en seguir leyendo, yo también preferiría estar en la playa.
El blog se alimentará también -o principalmente- con la serie de artículos que bajo el título “El último recurso” se publican los lunes en El País

Nuevo libro

El último recurso El último recurso. Los artículos que forman parte de este compendio fueron publicados en EL PAÍS bajo el epígrafe El último recurso durante los años 2010 y 2011. Todos ellos fueron escritos durante esas horas de la noche en la que todo parece estar parado y en silencio. Mi objetivo era centrar el foco o aportar un punto de vista particular hacia algunas noticias que me parecía que merecían mayor atención que la que se les había prestado. La otra finalidad, no menor, era que el lector se lo pasara bien y que, a ser posible, esbozara una sonrisa. Y ello, aunque el tema a tratar fuera tan tremendo como la rebaja de cinco años en la condena de un tipo que dejó a su mujer parapléjica a golpes.

TWITTER

José Yoldi

Archivo

noviembre 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal