Día 3. Que no cunda el pánico

Por: | 29 de julio de 2012

ImagesDomingo en Londres. Podría ser un domingo cualquiera en Londres, de esos que te levantas tarde, te metes un buen brunch entre pecho y espalda, una vuelta por Hyde Park aprovechando y bendiciendo la suerte que tienes porque hace un buen día, coges un autobús rojo de dos pisos (yo de pequeño cogía el 5 que me dejaba en la puerta del colegio. ¡Cómo los echo de menos en Bilbao!). Visitas uno o dos museos, que otra cosa no habrá en Londres, pero museos… (el de Sherlock Holmes en Baker St. cuenta también como visita cultural), pillas el metro, te subes a la noria gigante, te sacas fotos con el Big Ben de fondo, te sacas fotos con Buckingham Palace de fondo y terminas la jornada viendo un partido del Chelsea o del Arsenal en un pub, que tiene su cosa. Vamos, lo normal de un domingo turístico en Londres. 

Pero claro, no son días normales estos de los Juegos. Lo notas en cuanto llegas al aeropuerto de Heathrow, donde una legión de voluntarios te dan la bienvenida y se ponen a tu disposición para lo que necesites. Lástima que “el reembolso de billete de tren express que te lleva al centro de Londres por 19 libras al tener la rara habilidad de perderlo en un trayecto de unos 150 metros que van desde la maquina expendedora hasta el andén de salida” no entre dentro de sus competencias. Y mira que lo pregunté. Lo peor del asunto y lo que me cabreó más es que estoy seguro que aparecerá. No sé cómo ni cuándo, pues sólo me falto quitarme las bermudas allí mismo, ponerlas boca abajo y sacudirlas, pero tarde o temprano aparecerá. Lo sé porque tengo mucha experiencia en este tipo de situaciones y siempre lo hacen. Una vez yendo a ver unos días el Tour de Francia tenía que coger un tren entre París y Estrasburgo. Compré el billete, lo metí en la maleta porque quedaban unas dos horas para la salida y cuando llegó el momento de embarcar, que el billete había desaparecido. Juro que saqué toda la ropa una y otra vez, sin importarme que estaba en mitad de una estación, bastante frecuentada por cierto. Total, como ayer en Heathrow, a comprar otro billete. Ya con el tren en marcha abro de nuevo la maleta para coger un libro y casi sin mover nada, zas, ahí aparece, el puñetero billete. Me pareció hasta que estaba sonriendo, pensando seguramente en lo pringao que era su dueño. La verdad es que luego me desespero cuando mi hijo Mikel, un profesional del despiste, hace de las suyas, pero desde luego, tiene a quien parecerse. 

Pues lo que iba diciendo, que la agenda y los movimientos de estos días no los marcan los horarios de los museos sino las competiciones deportivas, que dicho sea de paso, no entienden de domingos, pues todos son días de labor. Y hoy comienza el baloncesto masculino, lo que quiere decir que me voy a pegar una buena panzada de pabellón viendo el Estados Unidos-Francia primero y luego el España-China. Del debut de los Gasol y compañía ya he dado cumplida cuenta en el periódico, aunque habría que añadir que igual Navarro no juega por fiebre, lo que en un día como hoy no es bueno pero tampoco debería ponernos nerviosos, que tenemos arsenal suficiente para debatir con los chinos. De momento ya contamos con la ventaja psicológica de haberles ganado en “que país tiene el abanderado más alto”. Por poco, porque Yi Jianlian es un buen mozo, pero no alcanza el poderío de Pau.  

Hablando de nervios, recordar que sólo ha pasado un día de competición y esto es muy largo. Que para negros augurios ya están las secciones de economía. Vale, fue un mal día para el equipo español, que comenzó con la derrota de la selección femenina de balonmano ante Corea. Ví el partido y joder, ¡cómo corren la coreanas! Y mira que las españolas son activas, pero nada, fueron a remolque todo el partido sufriendo contraataques que por su velocidad, hubiese firmado el mismísimo Palomero. A partir de ahí, se sucedieron algunas malas noticias. En ciclismo lo peleamos pero no pillamos nada en un circuito que supuestamente estaba pensado para un sprint y para un británico y terminó ganando en un mano a mano desigual el incombustible Vinokurov, que no es súbdito de la reina pero sí muy listo para aprovechar su momento. En gimnasia un error de última hora nos dejó fuera de la final de equipos, aunque peor fue lo del tirador Pablo Carrera, que se quedó sin medalla en el último momento, que es cuando más duele. No tuvo ese problema Verdasco, fuera a las primeras de cambio, o Carlos Machado en tenis de mesa, al que le eliminó un nigeriano que está supercachas y que dicho con todos los respetos, me sorprendió su procedencia, pues desconocía que en ese país africano hubiese afición a este espectacular deporte que deberían dar más por la tele. 

Antes de darme una vuelta por los alrededores del hotel, bendecir la existencia de un 24 horas regentado por dos indios donde a la una de mañana encontré el adaptador de enchufe que se me olvidó en casa y que ha puesto en peligro la realización de este diario, y posteriormente salvar la vida en tres ocasiones en las que al cruzar la calle miré a la izquierda en lugar de hacia la derecha, terminé la jornada en la piscina (televisivamente hablando) con el momento histórico de ver por primera vez una gran derrota de Phelps. Grande porque estamos en unos Juegos, grande porque no ocurría desde hace ocho años y no estamos acostumbrados y grande porque ni siquiera llegó al podium, lo que hubiese sido un mal menor, pues le hubiese acercado al objetivo de ser el deportista con más medallas. No me extraña que dijese después, y cito textualmente: “Ha sido una carrera de mierda”.  Ahora la duda radica en si dentro de una semana hablaremos de esta prueba como un síntoma premonitorio o simplemente como algo puntual en una distancia que no le gusta, ante un rival poderoso y en un estado de forma de 8 o 9 y no de 11 como el que llevó a Pekín. Sea o lo que sea, estamos hablando de un fenómeno al que ni siquiera cien derrotas como la de ayer bajarán del pedestal. 

No sé lo que dijo Mireia Belmonte con respecto a su carrera, pues no dijo casi nada, pero supongo que no andará lejos del calificativo que escogió Phelps. El universo Belmonte se me escapa no solo por desconocimiento, sino porque en su ecuación tiene demasiados componentes. Cuerpo, mente, entrenadores, psicólogos, federación, familia, oscurantismo, aislamiento, fracasos, esperanzas… ufff, tiene que ser difícil manejar tanta variable. El caso es que una vez más no cubrió ni objetivos ni expectativas, que no siempre son lo mismo. No sé, desde cierta distancia, da la sensación que hay un poco de Expediente X en su carrera. 

En fin, que os deseo un buen domingo olímpico de sillón, que hay un montón de cosas interesantes. Me voy a preparar para la jornada baloncestística y visita al anillo olímpico. Mañana os cuento. 

 

 

 

 

Hay 2 Comentarios

Preocupante los resultados hasta el momento, no créeis?? Los de España me refiero.

Y el fútbol muy preocupante... Aunque es lo menos olímpico de los JJ.OO. en mi opinión. Quizá por fatiga de tanto fútbol 12 meses al año.

http://saliendodesdeelbanquillo.blogspot.com.es

Dos apuntes:
1. Las jugadoras de hockey de Nueva Zelanda son guapas.
2. Cuando veo nadar a mariposa, me canso.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Diario de un ex olímpico

Sobre el blog

El Palomero hace mudanza durante 17 días y abre espacio dedicado a los Juegos. Y es que unos Juegos dan para mucho. O al menos lo suficiente como para un diario "palomérico" sin más pretensiones que pasar revista a lo importante, secundario, anecdótico y también al más puro y duro chismorreo. Ah, y alguna batallita del abuelo.

Sobre el autor

Juanma Iturriaga

es muchas cosas en una, pero de lo que más orgulloso se muestra siempre es de haber sido olímpico en dos ocasiones. También le gusta recordar que en su segunda participación, en Los Angeles 84, se trajo para España una medalla de plata, que en aquella época fue algo histórico. Fue tal el exitazo que ha llegado hasta ahora viviendo de ella y contando que secó a Michael Jordan y que Jack Nicholson le invitó a su casa después de verle jugar, lo que nunca se ha confirmado al 100%. Le gustan todos los deportes olímpicos, Pentatlón moderno incluido.

TWITTER

El palomero

Facebook

Archivo

agosto 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal