« Disparos en el edificio | Inicio | En la calle sacan brillo a las pistolas »

26 marzo, 2007 - 12:47

Ataque suicida en Rosafi

Internet no funcionaba. Uno de los miembros del departamento de Informática contactó con el ingeniero, que prometió que arreglaría el problema el miércoles.

Inspeccioné la nueva sala de lectura de la biblioteca, que está en obras desde enero. Casi se ha terminado el 80 por ciento del trabajo. Estoy contento con la renovación que se ha hecho hasta el momento. Espero poder abrir la nueva sala de lectura hacia mediados o finales de abril.

A las 10.30 me reuní con el personal del Archivo Nacional, incluidos los departamentos de Restauración, Biblioteca Documental y Sala de Lectura, para analizar e implementar un nuevo plan para el proceso de selección, desclasificación y grabación de los documentos y registros.

A las 11.00 se celebró la cuarta fase de las elecciones, en la que participaron los empleados de los departamentos de Inspección, Restauración, Intercambio y Administración. Salieron elegidas seis personas para el consejo directivo de la Biblioteca Nacional.

El Ministerio de Cultura me pidió que eligiera a cinco de mis empleadas femeninas, para premiarlas durante un acto especial que se celebrará el jueves en el hotel Meliá-Mansur. Fue extremadamente difícil para mí seleccionar a las cinco mujeres, ya que tengo muchas bibliotecarias y documentalistas muy trabajadoras. Al final, seleccioné a cinco mujeres, incluyendo a cuatro integrantes destacadas de la asociación al-Ferdus.

Fui al departamento de Adquisiciones, en donde me reuní con su jefa, la señorita Ha. Ella y las señoras Ja y Da son las encargadas de comprar nuevas publicaciones para la Biblioteca Nacional. Como es habitual, revisé todas las publicaciones recién compradas e hice algunas observaciones.

Los combates estallaron de nuevo y rápidamente se extendieron a Bab al-Mudham, justo cuando el personal abandonaba el edificio de la Biblioteca Nacional. La rotonda y las calles fueron atacadas por mortero, mientras hombres armados abrían fuego contra los viandantes. Todo el personal de la Biblioteca Nacional se vio atrapado en el fuego cruzado. Uno de mis bibliotecarios, que tiene una minusvalía, perdió el equilibrio y se cayó de cabeza al suelo. Sangraba y era incapaz de mantenerse de pie. Cuando el fuego amainó algunas personas acudieron en su ayuda.

Por la tarde murieron numerosos civiles como resultado de un ataque suicida en la rotonda de Rosafi, que está a 50 metros de la calle al-Mutanabi.

Recibí otro informe del jefe de los vigilantes de la Biblioteca Nacional. Decía que los combates estallaron de nuevo en la zona de al-Fadhel a las 16.30 y que duraron hasta las 18.30. Las condiciones de seguridad siguieron inestables hasta medianoche.

Comentarios

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00d835430fc253ef

Listed below are links to weblogs that reference Ataque suicida en Rosafi:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal