« Emboscadas y combates | Inicio | Ataque suicida en Rosafi »

25 marzo, 2007 - 13:01

Disparos en el edificio

El tráfico era intenso. Nos llevó bastante tiempo llegar a la Biblioteca Nacional. Internet no funcionaba.

Me reuní con el señor Q por el asunto del bibliotecario detenido. La historia de su arresto ha cambiado por tercera vez. Su familia piensa ahora que ha sido retenido por el Ministerio del Interior.

He creado un comité especial, formado por cinco miembros bajo mi directa supervisión. La única tarea del comité es seleccionar a 60 personas de entre el personal del disuelto Ministerio de Información. Revisaré los nombres seleccionados para ver si necesitamos sus servicios en función de sus cualificaciones y experiencia.

Me reuní con el departamento de Mantenimiento y Servicio, que está formado por más de 20 electricistas, carpinteros, jardineros, fontaneros y mecánicos. Hablamos sobre varios temas, especialmente sobre la restauración y decoración interior del edificio de la Biblioteca Nacional. Como la Biblioteca Nacional tiene un pequeño presupuesto anual, en 2005 decidí crear un nuevo departamento empleando a técnicos experimentados en varios campos. He estado dotando al personal del nuevo departamento con herramientas básicas. Y ya han ejecutado varios proyectos importantes, tales como instalar un servicio de agua fresca y esterilizada, restaurar la conexión a la red eléctrica, recuperar las líneas telefónicas, reparar ventanas rotas, arreglar el sistema de aire acondicionado y la limpieza y cuidado de los jardines. De este modo hemos podido salvar decenas de millones de dinars.

Varias balas impactaron en la fachada posterior del edificio. Una bala hizo dos agujeros: uno en la ventana exterior y otro en la ventana interior de la sala de las colecciones en Inglés.

La señorita S, nuestro enlace con el Ministerio de Cultura, entró en mi oficina llorando. El piso que comparte con la familia de su hermana resultó gravemente dañado por el ataque con coche-bomba del sábado, en el que murieron 30 personas, la mayoría agentes de policía. Un sobrino y una sobrina resultaron levemente heridos. El personal decidió hacer una pequeña colecta de dinero para ayudarla.

A las 9.30 hubo fuertes intercambios esporádicos de fuego en al-Fadhel y sus alrededores. Pedí a los vigilantes que estuvieran alerta para evitar que los empleados abandonasen el edificio. Pedí al personal que se alejase de las ventanas.

Se celebró la tercera fase de las elecciones. Cinco bibliotecarios fueron elegidos para el consejo directivo de la Biblioteca Nacional.

Hacia las 11.40 me reuní en mi oficina con un reportero y un fotógrafo de Associated Press. La entrevista duró una hora y 30 minutos. El fotógrafo tomó algunas imágenes en algunos de los departamentos de la Biblioteca Nacional. Algunos fuertes intercambios  de fuego interrumpieron la entrevista. A las 13.10, el reportero y el fotógrafo salieron del edificio entre fuertes tiroteos en la zona de al-Fadhel. La mayor parte de las carreteras estaban cerradas. La única carretera abierta estaba colapsada, como se podía suponer. Antes de irse, el reportero dijo que enviaría un cámara para grabar el edificio y los departamentos de la Biblioteca Nacional. Llegué a mi casa exhausto.

Recibí un informe del jefe de nuestros vigilantes, diciendo que los combates volvieron a la zona de al-Fadhel a las 16.00. A continuación hubo intensos tiroteos esporádicos.

Comentarios

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00d835420d1153ef

Listed below are links to weblogs that reference Disparos en el edificio:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal