« Parece que cesan los ataques | Inicio | Los soldados estadounidenses y sus hammers »

24 abril, 2007 - 18:07

Bagdad cada vez más peligroso

Llamé a un taxi, que nos llevó a mi hermano y a mí directamente a casa. El último tramo de la carretera principal estaba peligroso, por una fuerte tormenta de arena que azotó las provincias de Diyalah, Salah al-Din y Bagdad. En cuanto entró en su amada ciudad, cuando vio la caótica situación, mi hermano se quedó sin palabras.

No se imagina cómo podemos vivir en estas condiciones inimaginables. La realidad en el terreno le hizo cambiar su punto de vista sobre el día a día en Bagdad. Nos rogó a mi mujer y a mí que nos marchemos de la ciudad de inmediato. Para tranquilizarle, le dije que esperaré hasta final de año. Si las condiciones de seguridad empeoran, me plantearé dejar Bagdad.

Parientes y amigos cercanos llamaron a mi hermano por teléfono. Todo el mundo estaba contento de que estuviese en Bagdad. Por la noche, mi mujer me contó que el lunes un francotirador había sembrado el pánico en el barrio. Mi mujer, su madre y mi hijo iban caminando por la calle cuando el francotirador empezó a disparar al azar. La gente corrió en busca de refugio, gritando y chillando; mi mujer y su madre se metieron en una tienda de fotografía cercana.

El martes hubo un incidente similar en al-Sadriyah, ya que otro francotirador empezó a disparar a los viandantes de manera indiscriminada. Se había situado en uno de los edificios de al-Fadhel. Según el informe diario de seguridad de la Biblioteca Nacional, hubo algunos intercambios esporádicos de fuego, primero en Bab al-Mudham a las 21.30, y después en al-Jamhoriya y en al-Fadhel a las 23.30.

Comentarios

La nueva embajada de Estados Unidos en Bagdad será la más grande y costosa de todas las misiones ¨diplomáticas¨ norteamericanas en el extranjero. Tendrá un complejo de edificios en un enclave de 104 acres considerado ultra-seguro. Costará como mínimo 592 millones. El gobierno de ocupación no escatimará en seguridades.

El Comité de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (UNHCR) afirma que en la actualidad cuatro millones de iraquíes carecen de hogar; otras organizaciones de refugiados afirman que el número es el doble. Pero, en realidad, no importa cuán grande sea la cifra. El hecho es que la denominada comunidad internacional por fin reconoce, cuatro años después de la ocupación de Iraq liderada por EEUU, que en el país existe una crisis humana, aunque la crisis empezó hace cuatro años o, para ser más precisos, hace 17 años, cuando Iraq fue devastado, sometido a las más vergonzosas sanciones internacionales que mataron y desarraigaron a cinco millones de iraquíes. En los últimos cuatro años, centenares de miles de iraquíes han sido asesinados (de nuevo, las cifras no son lo importante aquí, bien se trate de 600.000 o de 800.000 según la última estimación del año pasado). ¿Cómo se puede denominar a esto sino genocidio?

EEUU está cercando barrios resistentes mixtos que no han podido ser tomados al asalto previamente por los paramilitares o por las tropas estadounidenses ya en el marco del nuevo plan de seguridad para la capital, una medida que podría haber sido decidida por el Pentágono tiempo atrás.

Según el ex secretario del Tesoro de USA, Paul O'Neill, la junta republicana decidió atacar a Iraq el “primer día” del gobierno de Bush, mucho antes del 11 de septiembre de 2001. El principal motivo era el petróleo. A O'Neill le mostraron un documento del Pentágono titulado “Candidatos extranjeros a los contratos de los campos petrolíferos iraquíes,” que bosquejaba el reparto de la riqueza petrolera de Iraq entre las principales compañías anglo-estadounidenses. Bajo una ley escrita por funcionarios de USA y Gran Bretaña, el régimen títere iraquí está a punto de entregar la extracción de la mayor concentración de petróleo del mundo a compañías anglo-estadounidenses.

Nada parecido a esta piratería ha ocurrido antes en el Oriente Próximo moderno, donde la OPEC ha asegurado que el negocio petrolero sea realizado entre Estados. Al otro lado de la vía navegable de Shatt al-Arab hay otro botín: los vastos campos petrolíferos de Irán. Igual como las inexistentes armas de destrucción masiva o las complacientes preocupaciones por la democracia no tuvieron nada que ver con la invasión de Iraq, las inexistentes armas nucleares no tienen nada que ver con la inminente agresión estadounidense contra Irán. A diferencia de Israel y los USA, Irán ha acatado las reglas del Tratado de No-proliferación Nuclear, del que fue uno de los signatarios originales, y ha permitido rutinarias inspecciones bajo sus obligaciones legales. La Agencia Internacional de Energía Atómica nunca ha citado a Irán por desviar su programa civil a un uso militar. Durante los últimos tres años, inspectores de la IAEA han dicho que se les ha permitido “ir por todas partes”. Las recientes sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU contra Irán son resultado del soborno estadounidense.

Comité Estadounidense-Israel de Asuntos Públicos. Republicanos y demócratas están endeudados con el AIPAC, la principal organización del lobby de Israel e importante impulsador de la guerra. El AIPAC apoyó la guerra de Iraq y ha estado ocupado presionando por una confrontación Irán en todo momento. El AIPAC es la principal fuerza tras la guerra de Iraq y la política de USA en Oriente Próximo en general. La creencia en la complicidad del AIPAC y de otros sionistas en el mantenimiento de USA en un pie de guerra en Oriente Próximo se hace más y más generalizada

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00d83534a45569e2

Listed below are links to weblogs that reference Bagdad cada vez más peligroso:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal