« Violencia sectaria entre el personal | Inicio | Más seguridad, menos tráfico, nada de electricidad »

02 mayo, 2007 - 21:28

El arresto de un comandante reduce la violencia

Estuvimos sin electricidad, internet y teléfono. Como en los viejos tiempos, tuve que ir a un cibercafé para leer mis correos electrónicos.

La gente se ha quedado de piedra por el arresto del comandante del batallón que estaba a cargo de la seguridad en al-Jamhoriyah, al-Fadhel, al-Shurjah y al-Sadriyah. Según algunas informaciones confirmadas, el comandante había estado colaborando durante meses con los hombres armados en al-Fadhel. Les facilitó el movimiento y sus ataques con coche-bomba. Esto explica por qué los hombres armados atacaban con extrema facilidad siempre que querían.

La detención del comandante se tradujo en un importante despliegue de seguridad. El nivel de violencia y de ataques con bomba ha disminuido bruscamente. La gente de al-Fadhel, una zona bajo control suní, ha hecho las paces con la gente de Qanbar Ali, una zona chií. La municipalidad de Bagdad y otras entidades estatales han empezado a suministrar servicios básicos a ambas zonas. La seguridad de la Biblioteca Nacional y de su personal se ven directamente afectadas por lo que ocurre en los barrios vecinos. Espero que este “modus vivendi” entre los suníes y chiíes locales dure en el tiempo, por el beneficio de todos. En el pasado, la paz entre ambos no duró más de dos o tres semanas.

Me he quedado estupefacto al saber que el ministro de Cultura ha enviado una carta al Consejo de Ministros en la que le pide al primer ministro que financie “su” proyecto Qushla para reconstruir la calle al-Mutanabi. El proyecto del ministro está largamente basado en mi propio proyecto para desarrollar cultural e institucionalmente la calle al-Mutanabi. Hace dos años envié mi proyecto al anterior ministro de Cultura, que lo aprobó y constituyó un comité especial para implementarlo. Yo era miembro de ese comité. El actual ministro no había mostrado interés alguno en mi proyecto Qushla. De repente quiere implementarlo como suyo. Envié al ministro una carta de protesta y una copia de mi proyecto. Esta no es la primera vez que secuestran mis ideas y proyectos.

Por la mañana un grupo de mafiosos robó los salarios mensuales de la dirección general de Artes Musicales del Ministerio de Cultura. El incidente ocurrió en el centro de la ciudad, en cuanto los contables de la dirección general salieron del banco en la calle al-Sadoon. Es un gran escándalo para el Ministerio de Cultura, ya que ocurrió en una calle muy concurrida en donde hay varios controles de seguridad militares y de la policía. Presidencia ha ordenado al Ministerio de Cultura que cree una comisión de investigación. Uno de mis mejores amigos ha sido seleccionado como miembro del comité.

Me reuní con el ingeniero principal del Ministerio de Cultura, que ha estado supervisando desde 2005 los proyectos de renovación de la Biblioteca Nacional. Hablamos sobre diversos asuntos, entre ellos la reconstrucción de la valla destruida; la sustitución del portón trasero y de las ventanas rotas y el uso de alambre de espino. Las obras costarán 50 millones de dinares (unos 39 dólares). Acordamos que la nueva valla (100 metros de largo) tendrá una altura de 230 centímetros y tendrá además 100 centímetros de alambre de espino. La obra se realizará la próxima semana, si lo permiten las condiciones de seguridad.

Recibí la magnífica noticia del inicio de las obras de cimentación de la Biblioteca de Pioneros. Las obras del nuevo almacén del Archivo también se empezarán en breve. Una combinación de presión y de diplomacia ha logrado que los burócratas del Ministerio de Cultura hayan acelerado el papeleo necesario para los dos proyectos.

El tráfico en el oeste de Bagdad (al-Rusafah) se ha aligerado, pero el problema de seguridad es muy grave en el este de Bagdad (al-Karkh). El río Tigris se ha convertido en la frontera natural que separa las zonas relativamente estables de las inestables. En torno al 5 por ciento de los empleados no pudieron venir a trabajar, ya que la Guardia Nacional, la Policía y el Ejército de EE UU bloquearon varias calles en al-Kark, incluidas al-Jihad, al-Qadesiyah y al-Jame'ah.

Han encontrado el cadáver de un hombre joven cerca de mi casa. Le habían disparado varias veces. La gente del barrio teme que los asesinos y secuestradores regresen a la zona. El año pasado muchas personas de nuestro barrio fueron secuestradas o asesinadas.

Por la noche telefoneé a mi hermana para saber si ella y su familia están bien. Las condiciones de seguridad han empeorado rápidamente en su zona, al-Jihad, que es uno de los puntos candentes de Bagdad. Extremistas chiíes y suníes han desarrollado implacables campañas sectarias para purgar su barrio de elementos indeseables. La zona es atacada regularmente con morteros. Mi hermana y sus hijos casados quieren irse del barrio, pero no les es fácil alquilar una casa para alquilar en otras zonas seguras. Sus movimientos están muy restringidos.

Comentarios

Me alegra que por el arresto de este comandante disminuya la violencia en Irak. No se si realmente este comentario te llegará directo a ti (Saad Eskander) en Irak, pero igual aprecio tu labor en la red y mantenernos informados desde Irak. Saludos y un abrazo

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00d83581208e69e2

Listed below are links to weblogs that reference El arresto de un comandante reduce la violencia:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal