« Mejoran las condiciones de seguridad | Inicio | Seguimos con la Biblioteca cerrada »

07 mayo, 2007 - 12:45

La Biblioteca sin agua ni electricidad

La Biblioteca Nacional todavía no tiene electricidad o agua. Tras consultar con varios empleados decidí cerrar el centro a las 11.00. Quedó claro que la Biblioteca Nacional no volverá a abrir hasta que el gobierno restaure el suministro de electricidad y agua. ¿Qué sentido tiene abrir la biblioteca si los lectores no pueden usar las salas de lectura porque no hay electricidad? Además, mi personal tiene enormes dificultades para hacer sus tareas porque hace mucho calor en el edificio.

Comentarios

Sigue siendo un misterio cómo un país que se tiene a sí mismo por paladín de la libertad en el mundo se ha transformado en la sociedad más carcelaria del planeta. En la década de los 70, el porcentaje de detenidos en Estados Unidos en relación con su población era equiparable al de Europa Occidental; hoy, en cambio, en aquel país se acumula el mayor porcentaje de reclusos jamás registrado en una democracia parlamentaria. En 2004, por cada 100.000 habitantes había 760 personas encarceladas, frente a 47 en Japón, 80 en Francia y 94 en Italia. Es decir, en USA hay 16 veces más reclusos que en Japón y 8 veces más que en Italia. Únicamente la Rusia posterior a la Guerra Fría presenta cifras comparables: 730 detenidos por cada 100.000 habitantes. Si a los reclusos efectivos añadimos las personas en libertad condicional o anticipada por buena conducta, el total de personas sujetas a tutela judicial superaba los 4,3 millones en 1990 y los siete millones en 2004. Es decir, en cualquier momento, en Estados Unidos, más de tres adultos de cada 100 están atrapados en las redes de la justicia.

La tercera condena, incluso por delitos menores, comporta automáticamente la prisión a perpetuidad: three strikes and you’re out, según un término adoptado del béisbol. A la tercera condena –third strike— te encierran en una celda y tiran la llave.

La situación personal de las mujeres es horrible porque son utilizadas en el conflicto. Si un grupo quiere atacar a otro grupo, secuestran a una mujer y la violan. Las mujeres se usan para hacer daño al contrario.

Hay cientos de miles de viudas y de huérfanos que no reciben ningún tipo de asistencia económica.

La situación de las mujeres en el Irak actual es especialmente dura, si se tiene en cuenta que durante el mandato de Saddam Hussein disfrutaban de unos estándares de vida elevados.

Las mujeres tenían trabajo, vivían libremente, viajaban. La situación de las mujeres era la mejor de toda la zona. Yo podía conducir sola a las doce y media de la noche. La vida era dura, pero normal.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00d8354bbb5e53ef

Listed below are links to weblogs that reference La Biblioteca sin agua ni electricidad:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal