« Un mal día | Inicio | Desaparición del ministro de cultura »

25 junio, 2007 - 14:34

Atentados contra nuestro edificio

La situación se mantuvo relativamente tranquila.

Una gran explosión sacudió el edificio. Desconocíamos dónde había ocurrido. Más tarde supimos que la explosión se había producido por un ataque suicida con coche-bomba contra uno de los salones del famoso hotel Al Mansoor Meliá, a dos kilómetros de la Biblioteca Nacional. Murieron unas cuantas personas, incluidos algunos periodistas, jeques y oficiales.

El técnico del ministro me explicó que no disponemos de dinero suficiente para sustituir las partes dañadas del generador de la Biblioteca Nacional. No me quedó otra opción que acceder a reparar las partes dañadas, en lugar de sustituirlas.

Un funcionario del Ministerio de Cultura me contactó para designar a un representante de la Biblioteca Nacional para sumarse a la delegación iraquí que viajará a Argelia, en donde se va a celebrar una Semana Cultural Iraquí. Por segunda vez, me negué a elegir a alguien.

La Junta de Representantes de la Biblioteca Nacional se reunió a las 11.00. No me avisaron de ello deliberadamente. Primero querían hablar entre ellos y decidir los temas a plantear cuando se reuniesen conmigo. Me entusiasmó la decisión de la junta, porque esto afianza la democracia dentro de la Biblioteca Nacional. Los representantes discutieron modos de mejorar el bienestar del personal, y estudiaron a idea de establecer una cooperativa que permitirá a los trabajadores de la Biblioteca Nacional comprar productos y servicios a plazos directamente de los mayoristas. También se habló de aumentar el número de cursos de formación en varias áreas. Al final de la reunión, la junta me envió un informe para comunicarme los temas que sus miembros me quieren plantear.

Según el informe de seguridad de la Biblioteca Nacional, a las 16.00 un francotirador desconocido abrió fuego contra la gente en Bab al-Mudham. La Guardia Nacional y patrullas de la Policía respondieron disparando de forma indiscriminada. A las 17.00, una patrulla militar de EE UU registró la zona alrededor del edificio de la Biblioteca Nacional.

Comentarios

Este es un norteamericano acusado de traición por su país, hoy quieres dárselas del nuevo bin laden. Declaraciones que les viene como anillo al dedo a la administración norteamericana, incluidos sus compinches demócratas.

¨Nos sentimos orgullosos de la destrucción que afectó a Madrid y Londres, el resto de los países cruzados que combaten a los musulmanes son aliados de los cruzados americanos (estadounidenses) en sus ataques contra el Islam, y, por lo tanto, comparten responsabilidad en sus crímenes perpetrados contra los musulmanes. Libraremos una guerra abierta contra América (E.U.) y los países cruzados de la OTAN y la India. Tendremos como blanco sus madrigueras de la conspiración y los conspiradores que colaboran con ellos, estén donde estén, si Dios quiere¨.


Hay cosas muy raras en el atentado de Madrid; una, que lo reivindique alqaeda tres años mas tarde; dos, que zapatero haya asegurado que había tres suicidas en los trenes quienes llevaban tres capas de calzoncillos y el pubis afeitado, lo que resultó ser una mentira grotesca; tres, que el explosivo llamado goma2eco, el que aseguran que estalló en los trenes, haya sido encontrado en una mochila que no podía estallar, y en una camioneta que había sido registrada por unos perros espcializados, sin encotrar nada en ella, y fuera de eso, en el juicio, resultó que ese explosivo había sido descontinuado diez años antes del atentado. es un caso verdaderamente confuso... como confuso fue el resultado político.

Si bien durante la corta Guerra del Golfo las fuerzas armadas de USA no permitieron la prostitución militarizada en Arabia Saudí para no molestar a sus anfitriones, cuando regresaban a USA los barcos que transportaban al personal militar se detenían en Tailandia para disfrutar de un tiempo de “descanso y recreo” (Rest & Recovery). Las duras sanciones económicas impuestas después de la Guerra del Golfo obligaron a muchas iraquíes a prostituirse. El comercio sexual creció en tal medida, que en 1999 Saddam ordenó a sus fuerzas paramilitares que lo reprimiesen. Como resultado de ello muchas mujeres fueron ejecutadas.

La invasión de Iraq por USA en marzo de 2003 llevó la prostitución de vuelta a ese país en cuestión de semanas. Hasta ahora, la Guerra de Iraq ha durado ocho veces más que la del Golfo y está caracterizada por el uso de una enorme cantidad de contratistas privados. En enero de 2006, el presidente Bush aprobó una ley que prohíbe el tráfico de personas. Esa ley, sin embargo, no ha sido aplicada a los contratistas privados.

El miedo creado por el renacimiento de la prostitución ha permeado a toda la sociedad iraquí. Las familias no dejan que las chicas salgan a la calle, no sólo para evitar que sean atacadas o asesinadas, sino para impedir que sean secuestradas por redes organizadas de prostitución. Estas redes también obligan a algunas familias a que les vendan sus hijos para convertirlos en esclavos sexuales. La guerra ha dejado sin casa a una enorme cantidad de chicas y chicos, que son muy vulnerables al comercio sexual. También ha producido una gran cantidad de refugiadas que tratan de huir del peligro pero que (por desesperación económica) terminan prostituyéndose en Jordania, Siria, Yemen o los Emiratos Árabes Unidos. Nuestra ocupación no sólo ataca a las mujeres físicamente, sino también espiritualmente, hasta que no queda nada más que destruir.

Hace dos días, en el distrito de Karrada, 25 iraquíes murieron a causa de una explosión misteriosa. Hoy ha sucedido lo mismo con similar espantosa cantidad de muertos más unos ocho heridos. Según fuentes fidedignas, nadie sabe realmente quién está tras esas explosiones. Y en contra de la creencia común, no se trata ya de coches bomba sino de mecanismos explosivos colocados en edificios.

Una explosión similar se produjo hoy en Al Mansur.

En mi opinión, la nueva táctica tiene un propósito claro: “Arrasar con todo”. Lo que quiero decir es que todos esos hechos están representando pequeños puzzles, piezas que forman lo que la “Academia estadounidense” de Ciencias Políticas denomina “caos creativo”, aunque algunos prefieren llamarlo “destrucción creativa”.

No necesito añadir que Irán comparte encantado todo esa “proliferación creativa” estadounidense. Es algo que resulta ya evidente.

Por ejemplo: aplastar a un niño de 10 años con el camión de un convoy, ametrallar a los automóviles que pasan por los retenes sin detenerse porque están insuficientemente señalados o asesinar a civiles inermes –niños incluso– y detener a los que sobreviven a las matanzas. Los veteranos indican que se parte del presupuesto de que la mayoría de los civiles iraquíes son hostiles, pero que rara vez encuentran armas prohibidas en los allanamientos nocturnos y sorpresivos. El especialista Philip Chrystal bromeaba con eso: llamaba por radio al comando e informaba "Habla Lima 31. Sí, encontré aquí las armas de destrucción masiva".

El ‘nuevo’ vídeo de Bin Laden, que fue difundido por la inmensa mayoría de los medios de comunicación el pasado fin de semana, se trata, en realidad, de una grabación de más de cinco años de antigüedad, según mantiene Paul Joseph Watson en Prison Planet. Watson ha llegado a esta conclusión tras analizar concienzudamente el vídeo y compararlo con cintas anteriores, así como otras evidencias (véase este artículo de mayo de 2002 en CBS News en el que ya se habla del vídeo). Según esta investigación, el vídeo fue grabado en octubre de 2001 y fue emitido sucesivamente en 2002 y 2003.


Una de las pruebas más evidentes se halla en un documento en PDF (página 15) del Intel Center en el que aparece una captura de un vídeo de Bin Laden idéntica a una de las secuencias del ‘nuevo’ vídeo y fechada el 18 de octubre de 2003 (imagen inferior). En ella se puede ver no sólo que el aspecto físico del terrorista es exactamente el mismo que hace cuatro años, sino que continúa utilizando la misma vestimenta y que el paraje donde se rodó es también exactamente el mismo. Impresionante.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e008d9aa788834

Listed below are links to weblogs that reference Atentados contra nuestro edificio:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal