« Atentados contra nuestro edificio | Inicio | Orden de arresto contra el ministro »

26 junio, 2007 - 14:38

Desaparición del ministro de cultura

Otro día caluroso. No había electricidad cuando llegué a la oficina. A las 8.35 se restableció la corriente. Inmediatamente el personal desapareció de los pasillos y fue directamente a sus departamentos y oficinas. A las 9.00 todo el mundo estaba ocupado.

Me llamó otro burócrata del Ministerio de Cultura para pedirme que reconsiderase mi decisión de no participar en la Semana Cultural de Irak en Argelia. Le dije que mi decisión era definitiva y que, por principios, nunca permitiré que la Biblioteca Nacional participe en ninguna actividad que pueda dañar la imagen de Irak en un país extranjero. A mi secretaria le cuesta mucho entender por qué he rechazado la invitación.

A las 9.30 fui invitado a la Junta de Representantes de la Biblioteca Nacional. La reunión duró 40 minutos, durante los cuales contesté a todas las preguntas y traté unos cuantos asuntos. Acordamos que: 1/ la junta y la asociación Al-Fardus deben trabajar estrechamente para crear la cooperativa propuesta; 2/ aumentar y mejorar los cursos de formación de la Biblioteca Nacional; 3/ la Biblioteca Nacional seguirá intentando mejorar el bienestar de sus empleados, especialmente de los necesitados. Al final de la reunión agradecí a los representantes que me invitasen y por excluirme de su reunión previa, y deseé que la Junta de Jefes de Departamento haga lo mismo.

Justo después de acabar la reunión me reuní con la señora Sl, que quería explicarme lo afortunada que había sido el día antes, cuando un francotirador disparó contra su coche. Ví que tenía unas pequeñas heridas en la cara. Tiene algunos dolores en su ojo derecho y apenas puede ver. Me dijo que varios pequeños trozos de cristal habían entrado en sus ojos, al estrellarse la bala del francotirador contra la ventana del coche de su marido. Ella iba sentada delante, al lado de su marido, que conducía el coche familiar. Sus hijos viajaban en la parte posterior.

El ministro no tuvo un buen día. El diario chií Al-Baiynah mostraba en su portada una copia de una orden ministerial en la que el ministro de Cultura designaba a ocho de sus guardaespaldas para participar en la Semana Cultural Al-Mada en Erbil, la capital del Kurdistán iraquí, mientras que ¡sólo dos directores generales habían sido autorizados a participar! El periódico olvidó mencionar el hecho de que sus guardaespaldas ¡no participaron en las reuniones de la semana cultural! Nadie sabe a dónde fueron. Sin embargo, el ministerio cubrió sus gastos con su lastimoso presupuesto.

Según los informativos diurnos de varios canales de televisión iraquíes, cuatro de los guardaespaldas del ministro de Cultura fueron detenidos por la justicia, tras irrumpir varios policías de seguridad en su domicilio. Se ha emitido otra orden para arrestar al propio ministro, acusado de planificar el asesinato de los dos hijos de Thabit al-Alosi, miembro del parlamento y líder del partido Al-Ummah (Nación). Es un político liberal, que se opone firmemente a los grupos baasistas y fundamentalistas.

Hay informes contradictorios sobre el paradero del ministro. Algunas fuentes aseguran que el ministro se escondió en la casa del vicepresidente, dentro de la Zona Verde. Otras fuentes aseguran que los estadounidenses se lo llevaron a escondidas a Turquía. Los estadounidenses han dicho que no van a interferir en el asunto, ya que se trata de un tema interno iraquí. A las 20.00, algunos canales de televisión dijeron que las fuerzas de seguridad iraquíes habían detenido al ministro al atardecer. Varios amigos y unos cuantos empleados me telefonearon, y a todos les parece que lo que ha pasado ¡es una buena noticia para el ministerio y para el país!

La emisión de una orden de arresto contra nuestro ministro es sin duda un gran escándalo. Tendrá una amplia repercusión tanto en el proceso político actual como en el Ministerio de Cultura. Espero que los acontecimientos supongan el inicio de un nuevo proceso para eliminar elementos corruptos de nuestro ministerio. El ministro sabía que uno de sus directores generales corruptos había estado en la cárcel antes de abril de 2003, por malversación de fondos públicos. Hace tres semanas, la Comisión de Integridad Pública envió un informe oficial al ministro pidiéndole que tomase las medidas necesarias para apartar a ese director general. Pero el ministro optó por ignorar el memorándum de la comisión y, en su lugar, intentó concederle al director general una pensión.

Comentarios

La prostitución militarizada existe en los alrededores de las bases de USA en Filipinas, Corea del Sur, Tailandia y otros países desde hace mucho tiempo. Pero desde que USA comenzó a desplegar fuerzas en muchos países musulmanes, ya no puede permitir la prostitución para su personal de manera tan abierta. El despliegue de fuerzas militares de USA en la Guerra del Golfo, la Guerra de Afganistán y la Guerra de Iraq ha estimulado la prostitución y el tráfico de mujeres en Oriente Próximo.

Otro cambio importante es la dependencia de las fuerzas armadas de USA de los llamados “contratistas privados”, que ya sobrepasan el número de soldados en Iraq. La opinión pública ha comenzado a prestar atención al papel de estos contratistas en las zonas donde USA ha emprendido acciones militares. Menos atención se ha prestado, sin embargo, a la forma en que los contratistas privados están cambiando la naturaleza de la prostitución militarizada. En el ejemplo más conocido, empleados de DynCorp fueron descubiertos cuando traficaban con mujeres en Bosnia y hay indicios que sugieren que en Iraq puede estar ocurriendo lo mismo.

Irak se hunde más al fondo que nunca, pero no sólo por la violencia y la pobreza. Los muertos siguen acumulándose –ayer hubo otros 70, en varios atentados– y la miseria avanza implacable, pero lo que hizo que el día de ayer fuera especialmente negro es la política. La coalición sunnita integrada en el gobierno anunció que se marcha del Ejecutivo, ya en precario tras la ruptura con la facción de los radicales chiítas que comanda Muqtada al Sadr. El Parlamento iraquí se ha ido además de vacaciones sin aprobar las leyes que Estados Unidos juzgaba clave para concluir que la reconstrucción avanza. En medio de este escenario sin salida, el vicepresidente norteamericano Dick Cheney intentó hacer un mea culpa, al reconocer que la insurgencia no está dando sus últimos coletazos, como había afirmado hace dos años. “Mi valoración en aquel momento fue equivocada”.

Cualquier iraquí que viva fuera de Iraq y tengan la nacionalidad iraquí necesita un visado de la embajada de Iraq para viajar a cualquier “zona kurda”, especialmente al “aeropuerto internacional” de Irbil, más el apoyo de dos patrocinadores kurdos. Y no olvido que el aeropuerto internacional de Irbil fue construido por cortesía de los israelíes.

Umm D vive en Jordania y quería visitar a su hijo en Bagdad. Tuvo que solicitar visado para ir a Irbil. Estoy siendo muy seria.

Cualquier iraquí en el interior de Iraq que no sea kurdo y que viva fuera del “Kurdistán” [Jarastan] (la palabra árabe jara significa mierda = shit = merde) no puede entrar en Irbil.

Rauf, tras haber sido sometido a terribles torturas, quería llegar hasta allí y desde ese lugar trasladarse a otro. Le negaron la entrada porque, y aquí cito textualmente lo que le dijeron: “Eres un iraquí ARABE”.

En los permanentemente renovados esquemas de seguridad nacional de Estados Unidos, la manipulación informativa se ha convertido en el arma más poderosa que antecede al disparo de los misiles y a los bombardeos.

Ahora la palabra mata, oculta crímenes brutales bajo envolturas de mensajes muy bien preparados, en diseños de guerras reales y cibernéticas, con comandos especializados, con criminales atípicos, que no llevan armas sino discursos mediáticos tan destructivos como un misil.

Porque el periodismo actual debe entender que si la palabra mata, o sirve a los más brutales diseños de genocidio o exterminios masivos-cuyo mejor y trágico ejemplo es hoy Irak- el que dispara esa palabra que matará, es tan criminal como el que deja caer la bomba asesina.

Las Convenciones de Ginebra no existen para nada en Irak, y eso está escrito si quieren verlo.

Al Qaeda es la amenaza más peligrosa y probablemente buscará usar los contactos y capacidades que tiene en Irak, donde cuenta con su aliado más visible y poderoso -la resistencia sunni o las milicias chiitas?- y el único que ha expresado "deseo" de atacar E.U.
Al Qaeda no dudará en usar armas "químicas, biológicas y nucleares" en un ataque contra el país.
Hay "informaciones creíbles sobre un ataque específico" contra Estados Unidos.
A su vez, la alta funcionaria de la Casa Blanca señaló que la citada organización terrorista ha "intensificado sus esfuerzos" para introducirse en territorio estadounidense.
Hoy por hoy "estaría más debilitada que si no se hubiera producido la guerra en Irak".

Esta retórica belicista es idéntica a la que desató el ataque contra el régimen de Saddam Hussein, pero con una diferencia, que ahora es su propio monstruo, su transformer a los hollywood, el que dicen poseer armas de destrucción masiva. Esto miedo artificioso sobre la opinión pública parece ser una justificación previa para lanzarse sobre Iran.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e008d9ab0e8834

Listed below are links to weblogs that reference Desaparición del ministro de cultura:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal