« Desaparición del ministro de cultura | Inicio | Liberación del hermano de Ad »

27 junio, 2007 - 14:42

Orden de arresto contra el ministro

Me contaron que los hermanos de dos de mis empleados fueron secuestrados el mismo día, en actos diferentes.

En la Biblioteca Nacional todo el mundo hablaba sobre la orden de arresto contra el ministro. Se oyeron varias interpretaciones. Algunos de mis empleados creen que todo el asunto es un juego político, mientras que otros apoyan la decisión judicial. Este asunto ha provocado una seria crisis política. Políticos y representantes suníes exigen al gobierno que retire la orden de arresto contra el ministro y arregle el asunto fuera de los tribunales, mientras que sus rivales no quieren que el ministro escape a la Justicia.

Al fin hemos resuelto nuestro problema con internet. El recién instalado sistema por satélite ha empezado a funcionar. El nuevo método es lento, pero es más fiable que el anterior.

A las 11.00 una patrulla estadounidense empezó a inspeccionar los alrededores de la Biblioteca Nacional. El jefe de la unidad le preguntó a nuestros vigilantes el nombre de su institución y quién era el responsable de su protección. Después pidieron a los vigilantes que les enseñasen sus identificaciones. La patrulla se fue después de la zona.

Comentarios

El primer ministro de Irak, Nuri Maliki, se negó hoy a aceptar las dimisiones del vicejefe del gobierno, Salam al Zubaie, y otros cinco ministros sunitas del Frente de la Concordia Nacional, a quienes exhortó a reconsiderar su postura, "sean socios activos en el gobierno de unidad nacional".

El presidente iraquí, Jalal Talabani, dijo en rueda de prensa conjunta con Maliki que las exigencias del bloque sunita son consideradas exhaustivamente, pero un miembro del frente, Salim Jibouri, aseguró que de todos modos dimitirán los ministros. "Para nosotros, la cuestión no termina con que Maliki acepte o no las renuncias. El tema es si acepta o rechaza nuestro programa", dijo en referencia a las demandas que incluyen el desmantelamiento de la milicia chiíta y dar al bloque un mayor papel en cuestiones de seguridad.

El presidente estadunidense, George W. Bush, expresó anoche por telefóno a Talabani y a los dos vicepresidentes la importancia de un gobierno de unidad nacional en Irak y de la "cooperación entre los líderes iraquíes", e instó al jefe de estado a analizar las razones de la dimisión de los sunitas.

La crisis política que enfrenta el Gabinete del primer ministro, Nuri al Maliki, parece acrecentarse tras el rechazó de éste de las dimisiones de seis ministros del Frente del Consenso Iraquí.

El incumplimiento de demandas y discrepancias políticas con el Frente hicieron que el pasado miércoles ese bloque de partidos anunciara la salida de sus representantes del Ejecutivo de coalición, lo cual fue denegado la víspera por el primer ministro.

Pese a ello, el jefe de los dimitentes, Adnan al Duleimi, afirmó que sus ministros no volverán al gobierno.

Las autoridades estadounidenses e iraquíes ignoran qué ha pasado con 190.000 unidades de armas de infantería que Estados Unidos traspasó a Irak en los años 2004 y 2005, según se desprende de un informe realizado por la GAO, oficina que audita las cuentas de la Administración estadounidense a petición del Congreso.

Se trata de 110.000 fusiles Kalashnikov y 80.000 pistolas que los militares estadounidenses entregaron a diversos cuerpos de seguridad iraquíes en el período entre junio de 2004 y septiembre de 2005.

Piensan que porque dejamos el país somos sus enemigos. Pero nos vimos obligados a irnos a causa de la violencia. Ahora nos obligan a regresar para que nos maten.

Las Naciones Unidas no han hecho absolutamente nada por nosotros. Aparte de darnos impresos de solicitud para rellenar. Eso ha sido todo.

Manual del refugiado iraquí.

El Frente del Consenso, la mayor fracción sunnita en el Parlamento iraquí, cumplirá hoy su amenaza de retirar a sus seis ministros del gobierno, según anunció ayer el vicejefe de gobierno, Salam al Saubai. La decisión se tomó después de que esta semana el Tribunal Supremo ordenara la detención de uno de los ministros, el titular de la cartera de Cultura, Assad Kamal al Hachemi, por su supuesta vinculación en un asesinato en 2005.

Lo primero que deben saber es que el proceso de conseguir un pasaporte iraquí, o renovar o cambiar el que se pueda tener, supone una PESADILLA.

El nuevo pasaporte Kosher lleva ahora la letra G. Este pasaporte cumple y ha superado los “estándares internacionales de seguridad”.

Ahora bien, si no tienes un pasaporte G, estás jodido. Si lo que ocurre es que tienes un pasaporte de serie N, M, H o S, estás doblemente jodido.

Para conseguir un pasaporte G y sustituir todas las otras series de pasaportes tienes que ir al Ministerio del interior y rellenar una solicitud y esperar al menos tres meses, cuando no más, y pagar sobornos, y el coste del pasaporte son 20 dólares (cantidad que representa mucho dinero para la media iraquí).

Puedes conseguirlo o no. En la actualidad, si resulta que te llamas Omar, Bakr u Ozman, es posible que ni siquiera salgas del ministerio… Por eso, mejor te cambias de nombre antes de ir.

Algunos de Vds. quizá recuerden haber leído algo sobre ese infame edificio dirigido por las milicias iraníes y convertido en centro de tortura. No ha cambiado mucho desde entonces. Sí, ese es el Ministerio del Interior.

Para aquéllos de Vds. que todavía posean un pasaporte de serie M, olvídenlo, ya no vale para nada aunque no haya caducado. Si sucede que tienen la serie N, sepan que caducará en diciembre de 2007.

Si tienen las series H o S, mejor que se besen a sí mismos y se despidan…

La cuestión se pone ahora interesante. Porque si resulta que tienen una M o una N y desean cambiarlo por la aceptable G, eso no significa necesariamente que vayan a conseguir ese pasaporte “G” por la inmensa demanda (o, al menos, eso afirman). Vds. podrían muy terminar con uno de la serie S en su lugar: series temporales de mierda. Por eso, tendrán que volver a empezar con el maldito proceso otra vez más.

La serie S fue emitida por sus señorías estadounidenses, pero posteriormente pasó a ser considerada una amenaza a la seguridad.

Ahora bien, la serie G sólo se concede a individuos. Aquellos que cuentan con familia no puede conseguir un pasaporte G (esposa y niños menores de 16 años). Por eso, naturalmente, las familias necesitan esperar mucho más hasta que les llegue el turno de regresar.

Hay que recordar que durante la ocupación de Iraq en el 2003 el ministerio de sanidad fue saqueado al contrario que el del interior o el del petróleo que siempre fueron rigurosamente preservados, los datos se perdieron como ya denunciamos en su día. Las tropas invasoras protegen lo que les interesa. El ministerio del petróleo. Muchos de los médicos iraquíes que habían trabajado en el tema de los efectos de la contaminación radiactiva fueron perseguidos, algunos encarcelados como la Dra. Ammash, cuyos estudios científicos hemos referenciado precedentemente en este artículo. La científica iraquí Dra. Huda Sali Mahdi Ammash, bióloga molecular doctorada en la Universidad de Missouri USA, pasó a ser apodada Dr. Anthrax y su foto formaba parte del juego de 55 cartas de poker de los más buscados en Irak. La Dra Huda Ammash Aparte de sus trabajos publicados en Irak participó en un libro colectivo "Irak sitiado" junto con Noam Chomsky, John Pilger, Howard Zinn, y Denis Halliday. Y también dio conferencias internacionales como en Manchester en el 2000. En el 2003 estaba invitada a la conferencia de Hamburgo pero la esperamos en vano, su paradero entonces era desconocido. Las fuerzas militares de ocupación de EE.UU. en Irak la habían detenido ya que había denunciando a Estados Unidos por el uso de uranio empobrecido durante la primera Guerra del Golfo Pérsico, publicado trabajos que demostraban sus efectos sobre la salud de la población y dado conferencias en el extranjero. Anthony Arnove de South End Press, la editorial donde la Dra. Huda Ammash publicó uno de sus trabajos, protestó denunciando "la motivación política para su detención". La Dra. Ammash fue puesta en libertad sin cargos en diciembre de 2005 tras casi 2 años de encarcelamiento injustificado y con un cáncer. Otros no tuvieron tanta suerte y fueron asesinados como el Dr. Alim Abdul Hameed Yacoub como denunciamos recientemente. Recientemente se han denegado visados a científicos Iraquíes que han trabajado en las consecuencias sanitarias de la guerra para que no puedan exponer sus observaciones en occidente como en el caso del Dr. Riyadh Lafta. Los Estados Unidos e Inglaterra están haciendo todo lo posible por que esto no se conozca, con la complicidad de todos los medios de comunicación. Este es el contexto en el que se produce el informe de Junio 2007 del actual Ministerio de Sanidad Irakí donde se han hecho públicas algunas cifras referentes a las malformaciones aparecidas recientemente.

Miles de miles de niños Iraquíes sufrirán las consecuencias durante decenas de miles de los años venideros. Eso es lo que yo llamo terrorismo. Los efectos de la contaminación radiactiva no sólo se manifiestan sobre el pueblo Irakí, si no también sobre las tropas invasoras, sobre sus hijos. Pero la realidad es todavía peor, la contaminación radiactiva de las nuevas guerras se suma a la de las pruebas nucleares y a la del uso "pacífico" de la energía nuclear. Es imposible eliminarla, acabará afectándonos a todos y seguirá afectando a nuestras generaciones futuras para siempre.

Decenas de soldados y oficiales de la fuerza invasora de ellos asistieron a la muerte de civiles iraquíes, de niños incluso, por fuego norteamericano. Algunos participaron en esas muertes... muchos dijeron que esos actos fueron perpetrados por una minoría. Sin embargo, los describieron como algo corriente y dijeron que a menudo ni siquiera son registrados y casi nunca, castigados.
La actitud general era 'un iraquí muerto es nada más que un iraquí muerto. ¿Y qué?

El Ministro de Exteriores Iraquí, Hoshyar Zebari, advierte que hay 140.000 soldados turcos concentrados al norte de la frontera.

“Hasta hace poco no tomábamos tan en serio la amenaza turca, porque pensábamos que era parte de la campaña electoral,” dice Safeen Sezayee. Destacado experto kurdo iraquí en Turquía y portavoz del Partido Democrático de Kurdistán de Massoud Barzani, presidente del Gobierno Regional de Kurdistán (KRG), el señor Dezayee considera ahora que una invasión es bastante posible.

Los kurdos iraquíes se ponen nerviosos. La andanada de amenazas de políticos y generales turcos se ha hecho más persistente. “El gobierno y los partidos de oposición compiten por mostrar fervor nacionalista,” dice el señor Dezayee. El sentimiento contra el PKK es mayor que nunca en Turquía.

Más amenazador todavía es que Turquía está alarmada porque los kurdos son figuras clave en la política iraquí y están desarrollando un Estado kurdo semi-independiente en el norte de Iraq.

Cuando la “eminencia gris” de EE.UU., Dick Cheney, habla de un “choque de civilizaciones” utiliza lenguaje tribal blanco para la guerra contra el Islam, el principal impedimento actual para la ambición de control global de los líderes tribales blancos. Es la manía del control, más que la simple intolerancia religiosa o la avaricia fanática, la que alimenta el impulso por la supremacía blanca. La Guerra de Iraq de 2003 al presente es sólo el último incidente en un impulso milenario por el control tribal blanco que probablemente comenzó con las Cruzadas cristianas europeas y la guerra de España contra el Islam desde aproximadamente el Siglo XI.

En sociedades nacionales y mundiales en las que la riqueza – la propiedad – se concentra racial y étnicamente, la defensa de la propiedad es la defensa de la preferencia racial a favor de la tribu dominante; y la prioridad de la propiedad (es decir, de las corporaciones, del “capital”) por sobre los individuos, en la administración del gobierno, las leyes y la “justicia.” es la protección de la supremacía blanca.

Con el euro a 1.40 dolares, con el dow jones en 14.000 puntos, el petroleo a 72 dolares por barril, con otro portaviones rumbo al golfo Pérsico, al qaeda sospechosamente fortalecida, la presión sobre el imperio que se desmorona se hace insoportable, cualquier cosa parecida a un desastre bélico de gran magnitud se avizora.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e008d9ab898834

Listed below are links to weblogs that reference Orden de arresto contra el ministro:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal