« Se suceden las muertes | Inicio | Guardias Nacionales siguen sus agresiones contra la Biblioteca »

31 julio, 2007 - 11:24

Amenazas de muerte

Otro día caluroso. Tuvimos suerte, porque la luz volvió a las 8.30. Muchos distritos de Bagdad no tienen electricidad, incluida la zona en donde yo vivo.

El recepcionista, que perdió a su hijo hace unos meses, acudió a mi oficina. Me explicó que ha recibido otra amenaza de muerte y que tiene que buscar una nueva casa para su familia. Necesita unos días libres. Me informaron de que otro de nuestros empleados, de 59 años, falleció a causa de una enfermedad.

La señora Eh, del departamento de Administración, me dijo que una milicia chií fue a su casa y exigieron a uno de sus hijos que se uniese a ellos. Ella y su marido son suníes. Me pidió ayuda. Le dije que podía traer a su hijo con ella a la Biblioteca Nacional, y que podría echar una mano en la unidad de encuadernación. Aceptó la idea.

Visité las salas del departamento de Micrografía. Me sorprendió saber que, pese a no tener electricidad y a que la Biblioteca Nacional estuvo cerrada varios días, el personal pudo grabar más de 17.000 documentos, la cifra más alta desde que comenzó 2007.

Comentarios

La derrota de Estados Unidos en Irak exhibe cinco consecuencias mayúsculas:

Se derrumba la "contención de China" —estrategia delineada en 1992 por la Guía de Política de Planificación del Pentágono bajo la firma de Paul Dundes Wolfowitz, subsecretario de Dick Cheney—; al revés de lo planeado, Beijing se asienta actualmente como una nueva potencia de primer orden;

Se sacude la globalización financiera, abriendo paso al proceso de "desglobalización";

El dólar pierde su hegemonía y desnuda la vulnerable realidad geofinanciera y geoeconómica de Estados Unidos, el único imperio deudor en la historia de la humanidad;

La multipolaridad, que a nuestro juicio se expresa en un "nuevo orden hexapolar";

Emerge la teocracia de los ayatolás de Irán como la nueva potencia regional en el Golfo Pérsico: un efecto totalmente indeseable para el trío conformado por Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel, derrotado por la "guerra asimétrica" desde de la frontera china con Afganistán, pasando por los países ribereños del Golfo Pérsico, hasta la costa oriental del mar Mediterráneo.

Actualmente es más diáfano el trayecto del nuevo orden multipolar: la globalización financiera, de corte trasnacional privado, se encuentra en proceso de desintegración (o de "desglobalización"), mientras crece la influencia de la globalización petrolera, de corte estatal y geopolítico. ¿Se trata de una revancha de la química petrolera contra la alquimia financiera?

El grado de representación de las principales corporaciones en el actual gobierno estadounidense es un hecho evidente: el presidente George W. Bush es un ex-director ejecutivo de Harken Energy; el vice-presidente Dick Cheney es un ex- director ejecutivo de Halliburton; el ex-ministro de Defensa Donald Rumsfeld es un ex- director ejecutivo de General Instruments y de Searle Pharmaceutical Company; el actual secretario de Defensa Robert Gates era miembro del consejo administrativo de Fidelity Investments y miembro de los consejos de dirección de NACCO Industries, Inc., Brinker International, Inc., Parker Drilling Company, Science Applications International Corporation y de VoteHere, una empresa tecnológica que proporciona software de seguridad para criptografía y ordenadores de la industria del cómputo electoral electrónico. El ex-secretario del Tesoro, Paul O'Neil, es un ex- director ejecutivo de Alcoa; el ex-secretario del Tesoro, John Snow, es ex-presidente y director ejecutivo de CSX Corporation; el ex-secretario de Comercio, Don Evans

es ex- director ejecutivo de Tom Brown Inc.; el actual secretario del tesoro, Henry Paulson, es el ex-director y director ejecutivo de Goldman Sachs. El ex-jefe de personal de la Casa Blanca es un ex-director ejecutivo de la American Automobile Manufacturers Association. El ex-secretario del Ejército, Thomas White, es el ex- vicedirector de Enron; el ex-secretario del Ejército, Francis Harvey, es un ex- director ejecutivo del IT Group, un contratista de defensa; el ex-secretario del Ejército del Aire, James Roche, es un ex-ejecutivo de Northrop Grumman; el ex-secretario de la Armada y actual vice-secretario de Defensa, Gordon England, es el ex-presidente de General Dynamics y ex-presidente de Lockheed; el actual secretario de la Armada, Donald Winter, fue un alto ejecutivo de Northrop Grumman. Y así sucesivamente.

Todos estos políticos son ejecutivos de primera línea de las corporaciones, muchos de ellos están relacionados con empresas petrolíferas y de energía, y la mayoría tiene estrechas relaciones con el complejo militar e industrial. Esta relación es orgánica, hasta el punto de que ¡Chevron Corporation bautizó uno de sus petroleros con el nombre de Condoleeza Rice!

Esta es una guerra con un objetivo criminal, de ocupar la cuna de la civilización occidental durante un futuro indefinido, no se le puede creer ni una sola palabra a este gobierno.

Hay un aumento de movilización de peshmergas en Bagdad. Los peshmergas son el ala armada de los partidos kurdos (entrenados y armados por Israel).
En la agenda está incluida Kirkuk. Precedida por una limpieza étnica masiva. Tanto Talabani como Barazani están presionando para que se celebre un referéndum sobre Kirkuk antes de que acabe el año.
Asimismo, he mencionado una y otra vez la limpieza étnica de sunníes como arma política y demográfica. Los partidos chiíes, como Al Dawa y el SIRCI de Irán y sus brazos armados, han estado llevando a cabo un genocidio dentro de otro genocidio contra los sunníes en Iraq. Empezó en Basora, de donde han huido la mayoría de sunníes y cristianos, que fueron además atacados por el gobierno en su camino hacia Bagdad.

Los estadounidenses y los británicos han ayudado a esos dos partidos en el poder, construyendo muros, llevando a cabo arrestos arbitrarios (las prisiones de Bagdad están llenas de sunníes) y tiroteos y bombardeos de objetivos civiles… matando a supuestos “insurgentes”. La mayor parte civiles sunníes desarmados.

Deberíamos poner fin a la estrategia de los refuerzos y empezar a hacer regresar a casa a nuestros soldados.

Sobre nuestra republica

Mi nombre es Henry Giraldo, soy de San Carlos Antioquia; uno de los pueblos más violentos de Colombia. Yo nací y crecí en la crudeza de la guerra colombiana. A la edad de seis vi el primer asesinado; su cabeza con huecos de bala emanaba sangre, sangre que vi la Madre Tierra recibir generosamente. Progresivamente, como todos saben, fueron aumentando las masacres. La mayoría de los que asistieron conmigo a la primaria, fueron asesinados. Para mi la realidad colombiana es básica: vivimos en la barbarie.
En las comunidades existen conspiraciones, por parte de los grupos criminales. La gente es asesinada y solo quedan los rumores. En Colombia ya no podemos hablar de la muerte de una manera objetiva, nos rodea, pero no podemos entenderla ni enfrentarla. El desconcierto y el negativismo son derivados normales de nuestra guerra interna.
Desde mi punto de vista, la guerra perpetua, en si misma, no es el problema. Dicha guerra es uno de los síntomas de nuestra Democracia Fallida. Colombia carece de Independencia y Participación Ciudadana en los asuntos gubernamentales. Porque carecemos de la facultad para analizar y juzgar las acciones del gobierno por nuestra propia cuenta; somos fácilmente manipulados por grupos armados y asta por nuestro gobierno.
A los colombianos, especialmente a los campesinos como yo, no se nos educa sobre lo que significa ser parte de un Estado. Esperamos que nuestro gobierno funcione bien sin nuestro apoyo, y cuando fracasa lo condenamos. Hemos establecido la doble moral en nuestra relación con el gobierno; ya que no nos consideramos responsables por su fracaso. La doble moral existe, tanto en la corrupción política, como en el anhelo de un proceso de paz con grupos criminales.
Es mi posición: Que solo un gobierno confundido y sin moral política (la cual solo se deriva del apoyo ciudadano) busca un proceso de paz con un grupo criminal. Lo primero que hacemos con pedir la “negociación de paz” con un grupo criminal, es decidir que su guerra contra el pueblo colombiano tiene legitimidad. La única manera de racionalizar esta decisión es el reconocer dicho grupo como banda político-armada y no simplemente criminal. Recordemos también que, parte de la “negociación de paz” es la reinserción a la vida civil, lo cual incluye perdón de los actos criminales. Con este ultimo paso, los ciudadanos (y no solo el gobierno) le otorgamos legitimidad moral a los actos criminales.
La Paz, la Justicia y un Gobierno Saludable, son ideales que se nutren mutuamente; estos no se logran con el echo de perdonar miles de actos criminales, por el contrario, dicha negociación y perdón debilita la legitimidad de nuestro gobierno. ¿En que tipo de país se da el lujo la guerrilla de asesinar a 11 parlamentarios, y al mismo tiempo de escuchar los clamores de civiles pidiendo un proceso de paz? La paz no es algo que se negocia, la paz tiene que ser construida por los ciudadanos y el gobierno tiene que ser fuerte para velar y mantener dicha paz.
Deseo que en el desespero por “negociar la paz,” no olvidemos nuestra facultad de razonamiento. Nuestro compromiso como colombianos esta memorializado en nuestra Constitución Política. La estricta vigilancia de los actos gubernamentales, la exigencia de reformas políticas y el castigo a la corrupción política, son responsabilidades ciudadanas; y no pertenecen a grupos criminales.
Finalmente, quiero ofrecer una solución, sobre la cual los colombianos podemos comenzar a trabajar inmediatamente:
Los colombianos tenemos la responsabilidad (asumiendo que queremos existir como país-y libres) de asumir de una manera realista los Poderes y Debilidades del gobierno. En mi opinión, la guerrilla, los paramilitares y la corrupción política, no son el problema, solo son síntomas. El problema está en la manera en que asumimos nuestra colombianidad. ¿Qué significa ser colombiano? ¿Qué beneficios conlleva el ser colombiano? ¿Qué responsabilidades implica el ser colombiano? ¿Cuáles son los elementos que conllevan a la destrucción de una república? Éstas preguntas necesitan ser adecuadamente debatidas en Colombia; y necesitan ser reflejadas en nuestro sistema educativo desde la primaria.
Muchas Gracias por su atención,
Henry Giraldo

Al mismo tiempo, el capitalismo estadounidense necesita que sus esclavos asalariados sean también buenos consumidores. Pero la solución no es, por supuesto, aumentarles el salario real (porque afectaría las ganancias), sino darles créditos. La consigna es: ¡compre, endeudándose! El esclavo endeudado hasta las narices, no sólo mueve la economía, sino que está doblemente sometido. Y una hipoteca en las condiciones de las subprime es una condena a cadena perpetua... si la puede ir pagando; o a muerte... si finalmente entra en mora y pierde la vivienda.

Falluya ha muerto.

Por supuesto que la ciudad está tranquila, si hasta prohíben la circulación de automóviles. Nos quieren quietos y silenciosos, como los muertos. Nos matan lentamente, y el mundo parece estar feliz por eso. No podemos comprar nada, ademas no tengo ingresos. Aquellos que antes nos ayudaban ya no pueden hacerlo. Nos estamos volviendo pobres porque no podemos salir a trabajar.

Fe de rratas.

Irak es un alucinante contexto de enemigos muy decididos y de aliados poco fiables, no habrá soluciones que satisfagan por igual a todas las partes, y habrá vencedores y habrá vencidos. Solo nos queda elegir el lado en el que nos situamos. Intentar satisfacer a todas las partes en conflicto, como hacemos ahora, solo garantizará que a la larga seamos odiados por todos.

La principal preocupación de la población iraquí es saber dónde y cómo tienen probabilidades de ser asesinados.

Hemos de reconocer que nuestra presencia puede haber liberado a los iraquíes de un tirano, pero también les ha privado de su propia autoestima. Pronto advertirán que el mejor modo de recuperar la dignidad perdida es llamarnos por nuestro nombre —ejército de ocupación— y forzar nuestra retirada.

Irak es un alucinante contexto de enemigos muy decididos y de aliados poco fiables términos iraquíes, no habrá soluciones que satisfagan por igual a todas las partes, y habrá vencedores y vencidos. Solo nos queda elegir el lado en el que nos situamos. Intentar satisfacer a todas las partes en conflicto, como hacemos ahora, solo garantizará que a la larga seamos odiados por todos.

La principal preocupación de la población iraquí es saber dónde y cómo tienen probabilidades de ser asesinados.

Hemos de reconocer que nuestra presencia puede haber liberado a los iraquíes de un tirano, pero también les ha privado de su propia autoestima. Pronto advertirán que el mejor modo de recuperar la dignidad perdida es llamarnos por nuestro nombre —ejército de ocupación— y forzar nuestra retirada.

Por otra parte acumula apoyos en el establishement el llamado plan Biden-Gelb de dividir a Irak en tres partes (una sunita, otra shiita y una tercera kurda) lo que supone el éxito (para nada asegurado) de la estrategia de guerra étnica desarrollada por los ocupantes, la concreción del plan les permitiría (en teoría) replegarse con relativamente pocas bajas ya que la resistencia iraki quedaría sumergida en un océano de conflictos locales. Hacia mediados del año pasado el senador demócrata Joseph Biden y Leslie Gelb, presidente emérito del Council on Foreign Relations, publicaban en el New York Times un texto desbordante de cinismo donde tomando como precedente “exitoso” al desmembramiento de Yugoslavia proponían descuartizar Irak. Completando el coro siniestro, nada menos que David Walker, titular del “ Government Accountability Office”, pronunció el 7 de agosto pasado una conferencia en la que trazó el paralelo entre la decadencia del imperio romano y la situación actual de los Estados Unidos.

Las dos burbujas imperiales se están desinflando al mismo tiempo: la burbuja financiera centrada en el mercado inmobiliario (aunque sus alcances son mucho más amplios) y la burbuja militar apoyada en las guerras de Irak y Afganistán (pasó decisivo en la delirante estrategia de conquista de Eurasia). La interacción entre ambos fracasos es evidente, aparecen como los aspectos más visibles, por ahora, de la degradación general de la sociedad norteamericana que no puede ser comprendida sino en su totalidad. De ese modo es posible explicar comportamientos sectoriales (militares, políticos, financieros y otros) aparentemente desmesurados, incoherentes, a veces abiertamente estúpidos pero que integran una dinámica superior marcada por la decadencia. Y como los Estados

Unidos constituyen la espina dorsal y la cabeza enfermas del capitalismo mundial sus temblores afectan (expresan) al conjunto del sistema, es por ello que los interrogantes sobre su futuro tienen alcance planetario.

El primer ministro iraquí tuvo que salir ayer a criticar a la senadora Hillary Clinton y a su compañero legislador Carl Levin tras el pedido que hicieron para que el mandatario sea reemplazado. “Hay autoridades en el Congreso estadounidense que hablan de Irak como si fuera su propio pueblo, por ejemplo Hillary Clinton y Carl Levin”, apuntó Maliki en una conferencia de prensa celebrada en Bagdad. Por otra parte, demandó una disculpa de Francia a raíz de las declaraciones de su canciller. “Hemos recibido al ministro de Relaciones Exteriores Bernard Kouchner y estábamos confiadamente satisfechos por la posición francesa, pero luego hizo comentarios a favor de uncambio del gobierno que nunca pueden estar a la altura de la cortesía diplomática”, dijo el primer ministro.

Mientras Inglaterra saca tropas de la ciudad de Basora, legisladores estadounidenses exigieron la retirada de Estados Unidos. Más aún: Bush debe resolver la disputa entre los generales de su propio ejército. Las autoridades militares no se ponen de acuerdo en irse o quedarse en Irak. Un alto comandante de Estados Unidos que se encuentra en el país de Medio Oriente, el general Rick Lynch, desafió públicamente el sábado al marino general Peter Pace, presidente de la junta de jefes, diciendo que una reducción de las fuerzas en Irak sería un gran retroceso. Las palabras de Lynch circularon un día después de que Pace dijera que planeaba aconsejar a Bush la disminución de las brigadas en Irak a menos de 100.000 hombres de un total de 160.000 para mediados del 2008.

En primer lugar, entrando de nuevo en período pre-electoral, la necesidad de identificar un chivo expiatorio que justifique la pérdida de empleos en Estados Unidos toma cuerpo no solo en el auge del proteccionismo sino también en un populismo fácil de tintes incluso xenófobos en muchos rincones de la América profunda donde los productos “China Free” proliferan por doquier, pasando por alto que buena parte de los productos made in China que consumen son elaborados por multinacionales estadounidenses. El Instituto Cato ha señalado que Estados Unidos se beneficia del comercio con China mucho más que los propios chinos: desde su entrada en la OMC, las importaciones se han multiplicado por tres, asegurando, por otra parte, que China solo es responsable del 1% de la pérdida de empleos en Estados Unidos.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e54ee6c1048834

Listed below are links to weblogs that reference Amenazas de muerte:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal