« Los empleados de la biblioteca | Inicio | La zona verde »

03 julio, 2007 - 12:57

Asesinato a las puertas de la biblioteca

Según el informe diario de seguridad de la Biblioteca Nacional, a las 11.00 horas unos hombres armados ejecutaron a dos civiles cerca del portón trasero de nuestro edificio. Cinco horas más tarde, esos hombres mataron a otro civil en la misma zona.

Comentarios

Hemos recibido este mes noticias de Irak y de Afganistán muy alentadoras, la nueva estrategia está dando buenos resultados y nuestros comandantes brindaron más buenas noticias.

La muerte de Haitham Baderi, el jefe de Al Qaeda en Irak y cerebro del atentado de junio contra la mezquita chiíta de Samarra.

La red de Osama Bin Laden en Irak ha sido expulsada de Ramadi y otras ciudades y los mercados y las escuelas están reabriendo, al tiempo que la vida vuelve a la normalidad.

El programa Zarkaui de operaciones sicológicas (PsyOp) es la campaña de información más exitosa hasta la fecha

Al Infante de la Marina de EE.UU. cabo primero Jeffrey Lucey no se lo contabiliza entre los muertos de la guerra de Irak. Pero murió; luego de haber regresado a casa. Se suicidó. Sus padres han demandado al Departamento de Asuntos de los Veteranos y a R. James Nicholson, el secretario de Asuntos de los Veteranos, por homicidio culposo, mala praxis médica y otros perjuicios.

Kevin y Joyce Lucey fueron testigos del rápido declive de su hijo tras haber vuelto de combatir en Irak en Junio de 2003. Kevin dijo: “las alucinaciones empezaron siendo visuales, auditivas, táctiles. Hablaba de cómo oía a las arañas-camello en su habitación por la noche, y de hecho tenía una linterna bajo su cama, lista para usarla para buscar las arañas-camello. Toda su vida se estaba desmoronando”.

Jeffrey le dijo a su familia que se le ordenó ejecutar a dos prisioneros de guerra iraquíes. Después de que matara a los dos hombres, Jeffrey cogió sus cédulas de identificación y las llevó puestas hasta la Nochebuena de 2003, cuando se las arrojó a su hermana, llamándose a sí mismo asesino. Una investigación militar concluyó que la historia carece de credibilidad, pero Kevin Lucey afirma: “Una agencia que se investiga a sí misma... me resulta bastante cuestionable eso. Le creemos por completo a nuestro hijo”. Joyce Lucey añadió: “En realidad, para nosotros no importa qué fue lo que causó el DEPT [desorden de estrés post-traumático] de Jeffrey. Sabemos que volvió cambiado, así que algo le ocurrió allí”.

Nuestras tropas tendrán una misión bien definida: ayudar a los iraquíes a despejar y asegurar sus vecindarios, ayudarles a proteger a la población local, y ayudar a asegurar que las fuerzas iraquíes que dejemos atrás sean capaces de suministrar la seguridad que Bagdad necesita.

Podemos esperar que veremos a soldados iraquíes persiguiendo a asesinos, menos actos descarados de terror, y creciente confianza y cooperación de los residentes de Bagdad.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e39823dd018833

Listed below are links to weblogs that reference Asesinato a las puertas de la biblioteca:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal