« Nuevos proyectos culturales | Inicio | Un día sin actos violentos »

10 julio, 2007 - 12:28

Explosiones y bombas a lo lejos

Tuvimos algún problema con el nuevo sistema de internet durante unos cuantos días. El acceso a la red es lento y se interrumpe a menudo. Unos expertos arreglaron los problemas.

A las 10.40 oímos tres explosiones consecutivas de bombas a lo lejos. A las 11.35 hubo algunos intercambios esporádicos de fuego en nuestra zona.

Hablé con el jefe del departamento de Relaciones Públicas sobre el proyecto de la Biblioteca Nacional con la cadena al-Rafedian. Le pedí que escribiese un informe detallado sobre el proyecto.

Según el informe de seguridad diario de la Biblioteca Nacional, a las 16.00 estalló un combate cerca del destruido puente al-Sarafiya (el Puente de Hierro). Hubo fuertes intercambios de fuego hasta las 20.00.

Comentarios

La burbuja actual de los bienes raíces fue causada y alimentada por actos ilícitos generalizados. Agencias crediticias como Moody's Investors Service, que reciben mucho dinero para evaluar valores respaldados por hipotecas, parecen proceder de un modo muy similar a las grandes firmas contables que autorizaron los balances inflados, engañosos, de las Enrons y las Worldcoms.

Transferir los riesgos de esos préstamos hipotecarios mediante transacciones financieras más y más complicadas, con las que por su parte juegan los inmensos mercados de derivados, permite una transmisión más amplia de esos virus del riesgo por todos los mercados financieros nacionales y globales.

Se produce una especie de efecto dominó y causa ventas causadas por el pánico y una incapacidad por el mismo motivo de obtener préstamos comerciales diarios en los mercados crediticios agarrotados.

El rumor de una bancarrota inminente de la firma Countryside, la más grande del mercado de créditos hipotecarios, fue determinante para el contagio hacia el resto del sistema. Para paliar esta corrida, la Reserva Federal (Fed) y el Banco Central Europeo fueron inyectando liquidez a los bancos –alrededor de 371 mil millones de dólares–. Hasta que el viernes, la Fed tomó una medida que Wall Street le reclamaba y que muchos esperaban para más adelante: redujo en medio punto la tasa de interés interbancaria. Mientras crece el temor a que el resto de la economía se vea afectada, los expertos explican los motivos de la crisis. “¿Por qué no habría crisis? –-se pregunta irónicamente el economista Mario Rapoport, Estados Unidos, ante su descomunal déficit fiscal, tiene que ser financiado desde afuera –países como China y Japón le compran bonos al Tesoro de EE.UU.– y gasta expansivamente en presupuesto militar para la guerra de Irak, con lo que acentúa el déficit fiscal y el externo”.

Genocidio en marcha.

La gente en Irak tiene un derecho, consagrado en el derecho internacional, a la asistencia material para sus necesidades humanas, y a la protección, pero ese derecho está siendo olvidado. Mientras miles de millones de dólares se gastan en operaciones militares de las fuerzas estadounidenses y británicas en el país, las organizaciones de ayuda se quejan de una aguda falta de fondos. Al mismo tiempo, mientras el desarrollo de la ayuda, básicamente concentrado en proyectos de reconstrucción, ha aumentado, hubo un gran reducción de fondos para la asistencia. Los donantes internacionales han sido lentos en reconocer la escala de las necesidades humanitarias. El desarrollo de la asistencia de los donantes aumentó en un 922 por ciento entre 2003 y 2005, mientras los fondos para la asistencia humanitaria cayeron en un 47 por ciento.

El colapso del poder de la superpotencia es sólo cuestión de tiempo. La pregunta no es cuándo se va a producir, algo que es imposible pronosticar, sino cómo. O sea, si será un aterrizaje forzoso o una tragedia a escala planetaria.

El mundo financiero ya no está centrado en los préstamos a largo plazo sino en transacciones, lo que eleva considerablemente el riesgo. Y las posibilidades en enriquecerse de golpe. La cantidad de hedge funds creció de 610 en 1990 a 9.575 en el primer semestre de este año.

En todo el mundo ocurrió una considerable migración de la renta del trabajo hacia el capital. En buen romance, se trata de especulación financiera mediante la cual las elites se sienten con el derecho de ganar múltiples del salario de sus empleados. Apunta que esta mutación sin precedentes del capitalismo está creando nuevas elites dedicadas a ganar billones en poco tiempo. En su mirada de larga duración, que esta mutación forma parte del período de declive del capitalismo y de la superpotencia.

Calor sofocante, sol abrasador, sequedad, palidez, débiles cuerpos deshidratados que se arrastran penosamente tratando de encontrar un rinconcito de frescor, una pizca de aire… Que intentan desesperadamente hallar una leve frescura, una caricia de brisa… imposible…

No hay nada más que calor y charcos de sudor. Agua, se busca agua. Tendremos que acabar bebiéndonos nuestro propio sudor.

Una gota aquí, una gota allí, contándolas como si fueran pequeños y preciosos diamantes. El río está ahí, al lado, devorado por la Zona Verde…

Las tardes son largas, tediosamente largas. Una bombilla aquí y una vela allá, los generadores bombeando, se paran, bombean de nuevo… Y en ocasiones, ni siquiera eso.

Frigoríficos, congeladores, aire acondicionado, abanicos, ventiladores, olvídenlos… sólo en la Zona Verde. Sólo en la confortable zona del Burdel.

Sed, bebés muriendo de sed y el río sigue siendo devorado por los habitantes del burdel…

Saciando la sed a base de rocío de la mañana. Esperando que todo cambie, quizá hoy, quizá mañana, un poco aquí y un poco allá, un poquito de esperanza, un diminuto rayo de luz. Pero no, nada.

Y el genocidio sigue y sigue y sigue…

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e3982706b78833

Listed below are links to weblogs that reference Explosiones y bombas a lo lejos:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal