« Bomba en la calle Haifa | Inicio | Explosión en la Biblioteca Nacional »

15 julio, 2007 - 12:22

La Guardia Nacional cierra la calle

A las 7.40 me comunicaron que la Guardia Nacional había cerrado la calle temporalmente, y que debería usar el portón trasero para entrar en el edificio. La escena era muy caótica cuando llegué a Bab al-Mudham. Guardias nacionales y oficiales de policía cerraron varias calles y el puente de Bab al-Mudham. El cierre de calles es una medida de precaución de la Guardia Nacional mientras su base (el antiguo edificio del Ministerio de Defensa) sirve de centro temporal de reclutamiento para el Ejército. Jóvenes licenciados y hombres desempleados no tienen otro remedio que unirse al Ejército.

Di instrucciones a los vigilantes de la Biblioteca Nacional para que estuviesen muy alerta, ya que el nuevo centro de reclutamiento, que está justo al otro lado de la calle, puede ser atacado por terroristas. Decenas de centros de reclutamiento dentro y fuera de Bagdad han sido atacados por coches bomba o por terroristas suicidas. Afortunadamente, no hubo ningún incidente durante el día, aparte de algún intercambio esporádico de fuego a las 11.00.

Mi sobrino me dijo que él, su mujer y mi hermana tuvieron que abandonar su casa a primera hora de la mañana, después de que varios morteros impactaran en su calle. Francotiradores (en su mayor parte extremistas suníes) empezaron a atacar a gente inocente. Mi hermana y su hija se quedarán temporalmente en mi casa.

Tuve una corta reunión con el director de la cadena al-Rafdain, que rodará en mi oficina el jueves 19 el primer capítulo de nuestro programa cultural conjunto. Discutirá todos los detalles con el jefe de nuestro departamento de Relaciones Públicas.

Comentarios

Los sectores políticos que representan a la mayoría chiita de la población iraquí adquirieron considerable poder en las elecciones celebradas desde que Estados Unidos invadió y ocupó este país, en marzo de 2003, desplazando a la minoría sunita, que había dominado los cargos públicos durante los años del régimen de Saddam Hussein (1979-2003).

Pero el gobierno de Maliki, que surgió de acuerdos entre los grupos que dicen representar a los tres principales sectores étnicos y religiosos del país, los musulmanes chiitas y sunitas y la minoría kurda, es desacreditado por voces de todos los sectores.

Maliki visitó Teherán en el aniversario del día en que Saddam Hussein declaró la victoria en la guerra contra Irán (1980-1988).

"Si la visita fue programada para coincidir con esa fecha intencionalmente, estaríamos frente a un tremendo error de Maliki", dijo a IPS Nadim al-Jaburi, secretario general del partido chiita al-Fadhila, que integró la coalición de gobierno hasta marzo pasado.

"Estoy seguro de que los iraníes no hubieran visitado Iraq en esa fecha. Si fue una coincidencia, entonces muestra qué poca consideración hacia nuestro país tiene Maliki", agregó.

"Maliki es iraní y fue a Teherán para mostrar su solidaridad con su propia gente. No tiene autoestima ni consideración por la historia de su país, que estuvo en guerra con Irán", dijo a IPS un abogado de Bagdad, Majid Hamid.

Maliki es secretario general del Partido Dawa y estuvo exilado en Irán luego de liderar grupos rebeldes en contra de Saddam Hussein.

"Fue un ultimo intento para obtener apoyo de sus amos en Irán", dijo a IPS Abdul-Hussien Ali, un maestro en el distrito Kadhimiya en la zona norte de Bagdad, predominantemente chiita.

"Iran mató a casi un millón de iraquíes en el conflicto y ahora nuestro llamado primer ministro los apoya en el mismo día en que ellos perdieron la guerra", agregó.

Muchos iraquíes se preguntan por qué Estados Unidos continúa apoyando al gobierno. "¿Por qué este gobierno fracasado le agrada tanto a Bush?", dijo Yassin Jassim, un comerciante de Bagdad. "Está terminado, por su incapacidad para ofrecernos seguridad y todas las restantes necesidades cotidianas. Esto significa que Bush también fracasó".

Los equipos iraquíes de generación de electricidad se están deteriorando muy rápidamente y no podemos conseguir las piezas de repuesto que necesitamos. Los terroristas sabotean las líneas de alta tensión y las centrales de producción. Hay una corrupción generalizada en la dirección. No ha habido mejoría en ese aspecto y la población sufre repetidos cortes de electricidad. En el seno del movimiento sindical, pensamos que esta situación fue creada de forma deliberada para que se llegue finalmente a la conclusión de que hay que hacer algo y que no hay otra alternativa que la privatización de la producción de electricidad.
El 23 de mayo estuvimos protestando contra esa situación. Le pedimos al ministerio de la Electricidad que mejore el sistema de transmisión. En aquel momento amenazamos con interrumpir las líneas de transmisión y las estaciones intermedias, y con cortarles la electricidad a las estaciones de bombeo de petróleo. No fue más que una primera etapa. Cuando el ministro de la Electricidad entendió lo que queríamos hacer, aceptó conversar y nosotros pospusimos la huelga. Pero hace tres días mi sindicato me informó que planeaba de nuevo una huelga porque las conversaciones no estaban llevando a ninguna parte. El gobierno anunció un plan de urgencia para renovar las líneas de transmisión y todo el sistema, pero los fondos destinados a ese trabajo han desaparecido. Nuestro objetivo es imponer mejoras inmediatas del sistema, y para ello hemos propuesto planes y soluciones al ministerio. En nuestra industria, los expertos somos nosotros.

Es un hecho que la Autoridad Provisoria de la Coalición en Irak a recibido una llamada de atención para que cumpla sus obligaciones que fueron determinadas por el Reglamento de La Haya de 1907 y por las Convenciones de Ginebra de 1949, en las cuales está claramente estipulado, que nadie se puede costear los gastos de una guerra pillando o utilizando los recursos del país vencido. Lamentablemente esta llamada al orden no ha servido de nada, muy al contrario, los temores se han concretizado. Los Estados Unidos han lanzado una cortina de humo para cubrir sus desmanes, cosa que les ha permitido de confiscar, desviar o desfalcar 5,700 mil millones de dólares del Tesoro iraquí.

La resolución 1483 del Consejo de Seguridad de la ONU, fue adoptada el 22 de mayo 2003, ella «tomó constancia y nota» de la creación por la Autoridad Provisoria de la Coalición de un Fondo de Desarrollo para Irak (DFI) cuyo objetivo es administrar los recursos del país en función de los «intereses de los iraquíes».

Este fondo se encuentra guardado por el Banco Central de Irak pero administrado por el US Federal Reserve Bank of New York, el cual esta presidido por el señor Peter G. Peterson. Una de las obligaciones que impone la Resolución 1483 de la ONU, es la de actuar con la mayor «transparencia» posible, de someter sus cuentas a otros expertos contables independientes. Estos expertos contables a su vez deben ser asignados y ratificados en su puesto por un Consejo Internacional de Consulta y de Control (IAMB). Este consejo debe estar compuesto por el Secretario General de la ONU, del Director General del Fondo Monetario Internacional, del Director del Fondo Árabe de Desarrollo Económico y Social y del presidente del Banco Mundial. Sin embargo y a pesar de sus obligaciones, este Fondo de Desarrollo para Irak (DFI) actúa en la oscuridad y en el secreto absoluto.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e39827065e8833

Listed below are links to weblogs that reference La Guardia Nacional cierra la calle:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal