Dibuje maestro

Sobre el blog

Enric González, corresponsal de EL PAÍS en Oriente Próximo y autor, entre otros libros, de Historias del Calcio escribirá durante el Mundial de Sudáfrica de futbolistas y de fútbol, "es decir, del juego más hermoso. Solamente de eso".

Archivo

julio 2010

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

RECOMENDAMOS

Recomendaciones de Dibuje maestro

28 may 2010

Lo que hacía Bochini

Por: Enric González

Maradona_bochini
Comenzamos invocando a Bochini y creo que con esto queda todo bastante claro: lo que nos interesa y lo que no.

¿Lo que no? El negocio que se ve y el negocio que se mantiene oculto; el chovinismo; la publicidad, la propaganda, las patrañas, los miles de millones, las presuntas conspiraciones; esos patanes crédulos en que nos convertimos, desgañitándonos ante una pantalla, en el estadio o tragándonos una prensa que azuza nuestros peores instintos. Eso, francamente, no nos interesa nada. Más bien nos da un poco de vergüenza.

Nos basta con el juego, que es sólo un juego. Por eso lo de Bochini.

Ricardo Bochini, ya saben, nunca brilló en un Mundial. Fuera de Argentina se le conoce poco. Los europeos tendemos a recordarlo, si nos acordamos de él, como el ídolo de Maradona.

Dicen que en 1986, en aquel Mundial del gol supremo a Inglaterra, Maradona quiso que Bochini compartiera un poco de su gloria. Impuso a Bilardo que le incluyera en la selección que viajó a México y en semifinales, cuando Bélgica ya estaba exangüe y el aire olía a final y a éxito, le reclamó en la cancha.

Si no recuerdo mal, fue Burruchaga quien se fue al vestuario. Maradona esperó en la línea de banda al genio calvo y desgarbado, amagó una reverencia y pronunció la frase para la Historia: "Dibuje, Maestro". O tal vez no. Hay quien dice que lo que dijo fue otra cosa: "Adelante, Maestro, le estábamos esperando". Cualquiera de las dos frases nos vale.

Ricardo Bochini, llamado "Bocha", nacido en Zárate en 1954 y emblema de Independiente, con el que hizo toda su carrera (caligrafió un poco de fútbol el 25 de febrero de 2007 con Barracas Bolívar, quinta división, a los 53 años, pero eso no cuenta, fue una exhibición de inmortalidad), era uno de esos tipos que redimen este montaje monstruoso y turbio que llamamos fútbol. Bochini poseía el cerebro de un geómetra y la ilusión de un niño. Jugaba con el balón y hacía que jugaran los demás. A lo que hacía se le pueden añadir metáforas, ditirambos, lo que les apetezca, pero no era más que juego.

También se le atribuye una de las sentencias clásicas sobre Cruyff: "Corre mucho, pero juega bien". Si quieren la filosofía que subyacía en sus relaciones con el balón, ahí la tienen.

Aquí hablaremos, durante el Mundial de Suráfrica (y, como se ve, con alguna antelación al mismo), de los futbolistas, el fútbol y los instantes que permitan evocar aquello que representó el viejo maestro Bochini. Es decir, del juego más hermoso. Solamente de eso.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 37 Comentarios

El bocha cumplió hace pocos días 60 años, en Independiente lo seguimos queriendo como siempre. Afortunadamente está todos los días en el club o en la sede del Rojo. Estamos eternamente agradecidos con el jugador que nos hizo sentir por mucho tiempo los mejores del mundo. Salud Bochini!

una gran frase del Bocha:
periodista: y cual es su secreto para jugar tan bien Bochini?
RB: para mi el futbol es simple, me pongo donde no hay nadie y se la doy al que está solo...
Un grande!

Es tremendo lo suave que se está siendo con los jugadores de la selección, después del escandaLO DE LAS PRIMAS.Cuando en sus clubes ya tiene unos muy buenos contratos.Además, con la situación económica que vívimos, y sobrando jugadores que acudirían de manera( gratuita) a este mundial.Llama la atención lo callados que están los responsables politicos del deporte, y otros politicos en generaL,por no mencionar a los medios.Especialmente los deportivos. Al menos ,que donen a organizaciones benéficas , en el caso de cobrar estas primas.La imagen que dejan estos deportistas es debastadora, para la juventud , niñez y población en general.

el mundial no es un europeo, donde pueden ganar outsiders y jovenes equipos. el mundial es algo mas serioso. la tradiccion y la esperiencia estan fundamentales. y espana no tiene ni una ni otra. entonces calma amigos ibericos. nosotros los italianos esperamos en los quartos de final. para vendicar los penalty pasados. no recuerdos goles de espana, en aquel partido

PAra muchos de los que vieron al Bocha, no olviden ese partido contra Rusia, Gatti al arco, donde la gastó. Es cierto que no jugó mucho en la selección, habrá razones para ello, pero los presentes que dió, han sido de los mejores. HAbrá algún jugador al que se le ha tenido más cariño ? De quién no ha sido ídolo? Si hasta los de Racing, luego del 4 a 1, tres del bocha uno del negro Galván, lo aplaudieron a rabiar. Salud Maestro, usted se lo merece.

yo soy de Racing,la verdad es que vi poco jugadores como este,una delicia ,de los inteligentes que saben que los que tienen que correr son la pelota y los que saben correr-Un grande el bocha

El Bocha, un maestro. No hizo más goles en Independiente porque siempre quería poner la pelota en un determinado sitio de la portería, incluso le ocurrió esto en los pocos minutos que jugó contra Bélgica en el 86. Hay alguien que, por su juego e incluso algo de su físico, se le parece un poco: Andrés Iniesta, otro mago.

Gracias por el recuerdo de ese Gigante de nuestro futbol.cuantas alegrias vivi gracias a él, cuanto futbol nada más y nada menos que eso FUTBOL

Gracias por el recuerdo de ese Gigante de nuestro futbol.cuantas alegrias vivi gracias a él, cuanto futbol nada más y nada menos que eso FUTBOL

Gracias por el recuerdo de ese Gigante de nuestro futbol.cuantas alegrias vivi gracias a él, cuanto futbol nada más y nada menos que eso FUTBOL

Fútbol, fútbol y nada mas que fútbol e historias de lo bonito de este juego sin lo feo que nos quieren imponer.
Gracias una vez mas Enric

Poesia de Hector Negro (Argentina)

Quién podrá agradecerte la alegría?
¿Cuántas voces precisa el verso mío
para decir la agreste poesía
que dibuja tu tranco de baldío?

Y el Chaplin que llevás, y esa estatura
de gigante pequeño, y la burbuja
que suelta el malabar de tu diablura,
cuando metés un “caño” en una aguja.

¿Quién podrá devolverte tanta fiesta?
¿Con qué pagar tanto gozoso instante
que nos dieron, che Bocha, a toda orquesta,
la pelota y tus pies calzando guantes?

Si habrás llenado tantas tardes mustias,
lujoso de arabescos y reflejos
que desataban nudos, mufa, angustias,
o sacaban un gol como un conejo.

Los magistrales quiebres de cintura,
el amague feliz, la gran pirueta
de esconder la pelota, o la locura
de bordar media cancha con gambetas.

Y luego el “Bo-Bochini” como premio
bajando desde el grito de la hinchada.
Cuando en el verde se soltaba el genio,
chispeando el resplandor de otra jugada.

¡Grande, Bocha...!, vos no pasaste al bardo.
Si habrá que darle juego a la memoria
para dejar tu estirpe a su resguardo,
subiendo por el rojo de tu gloria.

Cuando no salgas más entre los once,
serán los lagrimones del rocío
los que en el pasto lloren y allí, entonces:
¿Con qué se llenará el domingo mío?

Cuando la “diez” del rojo no te abrigue,
yo buscaré en la tarde dominguera
-en la función que, pese a todo, sigue-
la semilla que siembre tu madera.

Buscaré por potreros y distancias,
en los picados donde floreciste
y hasta que no reencuentre aquella magia,
aunque no se me note, andaré triste...

Fantástico Enric! Y perdona que te tuteé, pero desde que vine a vivir a Londres "provisto de un plan de singular inconsistencia, vivir del aire", parece que te conozco de toda la vida. Lástima que quien me regaló tus "Historias de Londres" no reparara en que al libro le faltan las últimas páginas.
Por cierto, que locos (y confiados) andan por aquí con el Mundial.

Gracias, Enric, por contarle al mundo lo que fue el Bocha. Si te digo que lo vi mil domingos en Avellaneda, desparramando rivales y descubriendo huecos por donde filtrar la pelota, seguro me envidiarás. Un conocido relator uruguayo mezcló a Bochini con la geometría: "la menor distancia entre dos puntos es... un pase de Bochini". Y una anécdota: "No me siento campeón", dijo alguna vez el Maestro, renunciando a la tentación de subirse al carro de los exitosos. Lo dijo por México '86, un equipo utilitario al que sólo se lo recordará por el orden y por otro monstruo de este juego que ni hace falta nombrar. Saludos desde Wilde, Argentina.

Gracias por recordar al bocha mi idolo futbolístico de niño, joven y siempre. Gracias maestros.

con vos enric entrare en el mundo del mundial,y eso que no me gusta el futbol¡

Por favor, hablad de las primas, ¿¿¿es que a nadie le importa? ¡¡¡es una verguenza!!!

GRANDE.

Hoy me acuesto con una sonrisa pintada en la cara, porque acabo de descubrir que ¡¡Enric González escribirá de fútbol durante el Mundial!! :)

Emocionado estoy ya con el primer post.

Gracias, Enric, por tu talento, por el punto de vista diferente que aplicas a este deporte que nos apasiona. Gracias a El País por recuperar al maestro, aunque sólo sea durante el mes mágico e inolvidable del Mundial.

Pues eso: dibuje usted, maestro González. No conocí a Bochini, pero me ha encantado la referencia al que considero como el más grande, Johan Cruyff, y no sólo por su carrera como jugador, sino como creador de un estilo de juego desde el banquillo. Saludos.

!Qué bueno poder leer a Enric de nuevo escribiendo de deporte! Su firma es necesaria para que el periodismo deportivo siga vivo. Hace tiempo leí a Segurola que le encantaría hacer algo con Enric González. Ojalá algún día se haga realidad...

El Bocha, un jugador pachorro: corria poco, (que tampoco era necesario), pero ponia unos balones con una precision extrema.
Es cierto: nunca brillo en las pocas oportunidades que tuvo de estar en la seleccion argentina. Sin embargo, si fue la bandera del Club Independiente de Avellaneda y su artifice de juego en el campo.
Un tipo al que nunca le gustaron las luces, que siempre se mostro comodo en ambitos relativamente pequeños (un club, en comparacion con lo que representa un mundial) y que siempre vistio los mismos colores; una cuestion de conviccion y sentido de pertenencia, mas que comodidad (porque ofertas no le faltaron).
Gracias por este recuerdo. Yo le vi jugar, en aquellos partidos de rompe-y-raja entre Idependiente y mi querido Estudiantes de La Plata, entre 1982 y 1983, cuando ambos equipos ganaron torneos y eran, junto con River Plate, los planteles mas logrados del futbol argentino de entonces.
Por ultimo, Enric, me alegro mucho por esta otra vuelta a la blogosfera, mas futbolera que aquella otra de tu corresponsalia en Jerusalem, porque va a ser lindo disponer de esas otras miradas sobre el proximo mundial que nos deparara las viscitudes y peripecias de este deporte que el gran periodista deportivo argentino (ya fallecido) DAnte Panzeri, definio como "la dinamica de lo impensado".
Un saludo.


Jugué con el hermano del Bocha en las inferiores de Independiente. Normalmente el Bocha veía nuestros partidos, a veces nuestros entrenamientos. Un dia dando unos pases con el bocha tuve una gran desilusión: Descubrí que el Bocha no era bueno haciendo jueguitos. Me fui a casa pensando en eso y no lo podía entender. A la semana siguiente me atreví a preguntarle si no le gustaba o si no sabía? Me respondió: A ella (la pelota) no le gusta…no le gusta que la levantes...le da vértigo.

El Bocha no corría nunca, ni siquiera trotaba. Lo suyo, como los biuenos toreros, era templar y mandar. Nadie manejó jamás las pausas en el fútbol como él lo hacía. Una vez, José María Muñoz, el relator radiofónico de fútbol más importante de Argentina de la época, le dijo "Bochini, ¡que gran jugador es usted! pero tendría que correr un poco más". El "Bocha" respondió "Y, Muñoz, corren los que no saben".
Para quienes no lo vieron jugar, la referencia más próxima sería Valderrama, aquél centrocampista colombiano con una enorme cabellera amarilla de estilo afro que jugó en el Valladolid a principios de los '90. Si, aquél al que Michel le tocaba las partes en un córner.

Qué bueno haber descubierto este blog!! Todos le dicen maestro y por algo debe ser.
Gracias, GRACIAS ENORMES! por acordarse del Bocha (y no Boca, Napoleón Solo) en España y en Europa, el más grande futbolista que yo vi jugar en una cancha; y lo vi durante toda su carrera en el Rojo. Lo disfrute, me emocionó, grité Campeón tantas veces que, estoy seguro, mi memoria de hoy no sería capaz de recordarlas.
Ese hombre chiquito y gigante, al que nunca alcanzaban las patadas, era capaz de todo y de lograr que muchos de "las maderas" con las que jugaba se convirtieran en cracks, en goleadores. El Chaplin del fútbol argentino.
Gracias Enric, de corazón!! Seguiré tu blog, un abrazo!!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal