Dibuje maestro

Sobre el blog

Enric González, corresponsal de EL PAÍS en Oriente Próximo y autor, entre otros libros, de Historias del Calcio escribirá durante el Mundial de Sudáfrica de futbolistas y de fútbol, "es decir, del juego más hermoso. Solamente de eso".

Archivo

julio 2010

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

22 jun 2010

El imbécil culto y realizado

Por: Enric González

Domenech
 Juan Antonio Coderch de Sentmenat (1913-1984) fue uno de los grandes arquitectos europeos del siglo XX. Quizá por elitista, quizá por conservador, quizá porque era un caballero de los que aún hablaban del honor, ni él ni su obra son hoy tan famosos como merecen. Poseía una virtud no muy abundante en el ramo de la arquitectura, el sentido común, y decía verdades tan obvias como aplastantes. En el libro Conversaciones con J. A. Coderch de Sentmenat, de Enric Soria, se incluye esta frase: “No hay nada peor que un imbécil culto y realizado”.

Es una frase que siempre tengo presente. Sabiendo que, como la mayoría, tiendo a la imbecilidad, procuro culturizarme lo mínimo y mantener mi vida cerca de la orilla del fracaso.

Confío en que no parezca demasiado oportunista hablar en estos momentos de Raymond Domenech. No hay más remedio que hacerlo. Recuerden que el periodismo es básicamente oportunismo y unas cuantas cosas más que ahora no recuerdo. Y subrayo que no tengo intención de hacer leña del árbol caído. Hago notar que considero a Domenech un hombre culto y realizado; en pocas crónicas sobre él encontrarán hoy dos elogios tan rotundos. También le considero, por supuesto, un imbécil. La imbecilidad, insisto, es una cualidad muy frecuente entre los hombres. Y, en principio, del todo respetable.

Domenech fue un jugador vulgarote y muy leñero. Hasta aquí, ningún problema. Pero se dejó crecer un mostacho espectacular y, con el fin de intimidar a los adversarios, decidió adoptar una personalidad futbolística inspirada en el actor Charles Bronson: ¿observan el inconveniente de mezclar la imbecilidad con la cultura, aunque sea cultura barata?

Fue jugador-entrenador del modestísimo Moulhouse y en 1989 asumió la dirección técnica del Olympique Lyonnais, un club de Segunda. Domenech suele presumir de que en su primera temporada logró el ascenso y en la segunda clasificó al Lyon para la Copa de la UEFA. Desde entonces se considera un técnico consumado. Es decir, un hombre realizado personal y profesionalmente, poseedor de las claves del éxito. Conviene señalar, sin embargo, que en 1989 el Lyon había sido adquirido por el magnate Jean-Michel Aulas, y que, con el presupuesto que tenía a su disposición, lo menos que podía conseguir Domenech era lo que consiguió.

Sustituido a los dos años por Tigana, que lo hizo mejor, Domenech se hizo cargo de la selección francesa sub-21 entre 1993 y 2004. Alcanzó la final de la Eurocopa 2002, pero la perdió. Luego se hizo cargo de la selección absoluta.

El popularísimo periodista radiofónico Eugène Saccomano lanzó en su momento una voz de alarma: “Va al cine, lee libros, hace teatro, hay un intelectual al frente de la selección”.

Ser culto o incluso intelectual no es, reinsisto, un problema en sí mismo. Guardiola, por ejemplo, es un tipo culto, pero antes de que el Barça saltara al césped para disputar la final de Roma, enardeció a sus jugadores con unas imágenes de Gladiator. Domenech, en cambio, preparó a sus jugadores de la sub 21 (chavales llamados Zidane, Thuram y Makelele) para un partido trascendental llevándoles a ver la trepidante obra teatral Endgame, de Samuel Beckett. Les hago una brevísima sinopsis de Endgame: son cuatro personajes, uno inválido, otro que no puede sentarse y dos sin piernas que viven entre basuras; la frase esencial de la obra es “no hay nada más divertido que la infelicidad”. ¿Captan la diferencia entre el culto inteligente y el culto imbécil?

Domenech debió recordar eso de que la infelicidad es divertida en 2008, cuando, tras la miserable eliminación de Francia en la Eurocopa, dedicó la conferencia de prensa final a pedir públicamente a su novia que se casara con él. Ya ven, un hombre emotivamente realizado.

Prefiero no hacer comentarios sobre los criterios astrológicos por los que Domenech excluía de la selección a los de signo “escorpión” y evitaba alinear en defensa a los de signo “leo”. Cada uno cree en lo que le da la gana.

Tampoco comentaré la conmovedora aparición de la señora madre de Domenech en la televisión francesa, sintiéndose aludida por las palabras de Anelka sobre su presunta laxitud moral. Cuando a un profesional que en su día imitó a Charles Bronson tiene que salir a defenderle la madre, no hay mucho que comentar.

Resulta fascinante que Raymond Domenech haya durado tanto tiempo como seleccionador nacional francés. Incluso considerando el subcampeonato de 2006, logrado, dicen los propios futbolistas, gracias a la autogestión de la vieja guardia dirigida por Zidane y Henry. Domenech habrá durado tanto por aquello de que en el fútbol todo es posible. Afortunadamente.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 193 Comentarios

"Un pedante es un estúpido adulterado por el estudio" (Unamuno)

Me considero severo y beligerante con los necios, pazguatos y oligofrénicos. Sin embargo me harto de reir en este patio de opinión con los justicieros que vienen a acusar y a exigir rectitud y corrección y educación. Busquen ustedes primero la vergüenza, luego exijan esas otras tres.
Qué gracia me hacen si no fuera por el peligro que tienen.
Gracias sr. Enric González.

La negligencia de los astros, abjura de la docta Astrología.

La leyenda de que Guardiola es culto viene junto a la de que es también gay

Una cosa es ser articulista de opinión y la otra es ser un listillo. Cuando un articulista carga con tanta mala leche, da la misma sensación que un cura moralizando. Sabe qué está bien y qué está mal. Por supuesto, se cubre las espaldas con falsa modestia: 'tiendo a la imbecilidad, procuro culturizarme lo mínimo y mantener mi vida cerca de la orilla del fracaso'. Me importa un pito su vida, y que seas un mártir de PRISA. No sé si el artículo dice más de Domenech o de González. El cuarto poder da tanto asco como los otros tres, pero con su pretensión de imparcialidad es todavía más hipócrita.

No podía faltar, siempre sale el argentaka que no pinta nada aquí a olvidar sus complejos y soltando su envidia a los "galleguitos", que , ahora mismo, no sólo le dan lecciones de futbol .

No podía faltar, siempre sale el argentaka que no pinta nada aquí a olvidar sus complejos y soltando su envidia a los "galleguitos", que , ahora mismo, no sólo le dan lecciones de futbol .

Un dicho francés dice :"On est toujours le con de quelqu'un." O sea, señor Enric González, que no cabe la menor duda que usted también es lo que denuncia de Domenech.

Excelente análisis. Ahora, mi sugestión es que escribas sobre la transformación de todo el 'imbroglio' en crisis de Estado. ¿No te parece demasiado?

No insulten tanto a Francia que don Orangutanés saca pronto el billete a casa, galleguitos... van a perder los octavos sin duda... Villa es horrible!

Excelente artículo. En mi humilde opinión, el uso del término "imbecil" no desmerece ni mucho menos, ya que es utilizado como una forma de clasificar a alguién y no de agredir. Una lástima que no sea yo el único que vaya a robar el irónico "imbecil culto".

Domenech sera culto, intelectual, imbecil, etc... Pero el verdadero bochorno de la seleccion francesa son sus jugadores. Por supuesto que el tecnico tiene culpa, y mucha. Pero por favor, los jugadores en este case se llevan todos los premios a la falta de esfuerzo, de futbol, de inteligencia, etc. Haste no entrenaron porque suspendieron, de manera totalmente legal y acertada, a Anelka....

Domenech, muy malo... los jugadores de la seleccion francessa.... una verguenza...

Por favor, si hablan mal del tecnico, tambien hablem mal de los jugadores, porque fueron ellos los que no pusieron ganas...

Domenech es un incompetente y es indefendible desde el punto de vista futbolístico.
Ahora bien, calificarle de imbécil me parece exagerado.
¿un poco tonto? ...........Puede ser.
Enric, te leo desde hace muchísimo. Me gusta como escribes, Me divierte el tono que sueles utilizar (parecido al de tu amigo Boyero) entiendes de fútbol (y de otras muchas cosas) y sueles ser objetivo en tus opiniones.
Dicho esto, no me gusta la deriva insultante de los últimos tiempos.
Y sobre todo me sorprende que no sepas insultar inteligentemente.
Carlos Boyero lo hace mucho mejor.
Deberías esmerarte un poco y seguro que mejoras considerablemente.
Estaremos atentos...

Excelente artículo: buenas dosis de ironía y divertido de leer.
Tomaré prestado lo del "imbécil culto" :)

Excelente artículo: buenas dosis de ironía y divertido de leer.
Tomaré prestado lo del "imbécil culto" :)

A quién le importan francia ni los franceses. Cada país tiene los gobernantes que se merece....acaso no fue un francés quien lo dijo?

Vive le France!
Ya se veía venir, de todas maneras ahí están los frutos de una generación de futbolistas que aquí todavía no hemos igualado (a pesar del europeo) . En su momento les meilleurs du monde, hoy catastrifique team!

Domenech basaba sus alineaciones acorde con los astros: esto, como único argumento, me hace desconfiar de su capacidad de gestión de algo tan complejo como es un grupo de personas, encarnadas en un equipo de fútbol, una selección en este caso.
No sé si Domenech es culto o inteligente. Le tocó lidiar con sus propios caprichos y un grupo que nunca le respaldó ni confió en él. Mala combinación.
No obstante esto, Francia llegó a este Mundial como una selección de veteranos y novatos, donde no terminaron de casar los franceses de pura cepa con aquellos nacidos en las banlieues del país. Incluso el mismo Domenech acusó la factura de esta cohesión social transmutada en una selección nacional de fútbol: un hijo de catalanes emigrados que no terminó de ser considerado como un francés de pura cepa, por lo que fue negado por las élites futbolísticas del país; algo que también puede verse en las críticas a la selección inlgesa, tanto en su conformación como en su dirección (en esto, es notable el artículo del columnista Bagehot en la revista The Economist: http://www.economist.com/node/16317736).
En todo caso, Domenech es la parte más delgada de un hilo que involucra a un conjunto de actores: la Federación francesa, los jugadores, los medios, el gobierno (hasta el mismo Sarkozy salió a respaldarle públicamente antes del Mundial), la UEFA (donde está Michel Platini)... Ninguno de ellos actuó para torcer un rumbo incierto, mostrando sentido de oportunidad y visión de futuro.
Ahora despedazarán su cadáver futbolístico, sin autocrítica alguna. Quizás por aquello de que con las pasiones, no se puede.
Un saludo.

Yo tambien siento tristeza cuando un necio tiene voz, siento tristeza cuando se deshonra la lengua y se escribe mal. Y siento tristeza y además peligro ante los paladines de la corrección, fervorosos acusadores de los demás, escrutadores de errores ajenos, severos en las exigencias a otros. Forman una banda muy peligrosa con su lupa sacando faltas de ortografía a los demás y acusando chabacano y amenazando querella.
¡Dios! ¡Qué cansancio!
Gracias sr. Enric González.

A mí no me preocupa que lo considere imbécil -creo que hay motivos de sobra- lo que me extraña es que considere Culto a alguien que cree en la astrología, por mucho teatro que haga o vea.

E. González utiliza una situación coyuntural para expresar la enquistada e hipócrita odiosidad hispana hacia Francia; lejos está de ser un periodista responsable articulador de perspectiva crítica, reflexiva y constructiva. Un desperdicio de energía avalado por sus semejantes.

los gilipollas se atreven todo,como eso se les reconocen(michel audiard un francès, dialoguista de peliculas )

Siento vergüenza por estas cosas; ¿como podéis publicar en un diario de publicación nacional tantos artículos con estruendosos errores ortográficos?

Javier Martinez siente "deVilidad" por un periodista, yo siento pena por nuestra lengua.

Yo no sé si Domench es imbécil o no. Estoy seguro de que culto no es... ¿quién lo es?, ¿quién es el imbécil que se cree culto?. -Lastima que ella no pueda vivir, pero...¿quién vive?-
Espero que no sea hombre realizado, eso significaría que se conforma con poco.
Tampoco sé quien es usted, sr. González, ni sé del ánimo con que escribió este artículo.
Hechas estas prevenciones, considero buen artículo, buena opinión, no soy malicioso malpensado ni le acuso chabacano. Procuro no confundir no sólo educación, saber estar sino simplemente "dos dedos de luces" con pretender ir por la vida escribiendo, hablando, viviendo con guantes de látex y congiéndomela con papel de fumar.
¡Cuánto peligro tiene un necio! ¡Cuánto peligro tienen los que van por la vida con las bandericas de la corrección y la educación!
Antes que la educación está la vergüenza (buen natural).
Buen natural tienes, Sancho, sin el cual no hay ciencia que valga. (Cervantes)
Desde que vinieron los cultos, echamos de menos a los buenos. (Séneca)
Gracias Sr. Enric González.

Me producía curiosidad saber qué entiende el autor de este artículo por "imbécil". Después de haberlo leído descubro que no entiendo lo que quiere decir.
Yo no sé si Doménech es imbécil: sólo sé que es un incompetente. Hacen falta más elementos de juicio para saber si es imbécil. No me da en absoluto la impresión de que el autor no quiera hacer leña del árbol caído: utiliza un titular sensacionalista y retuerce un análisis flojo para que le cuadre el titular con lo que dice el artículo.¿De verdad que no hay quien controle la calidad de los contenidos que publica este periódico?
Y no, yo no capto la diferencia entre el "culto imbécil" y el "culto inteligente". Y me parece un deje de mal periodista el recurrir al toque populachero para evitar afrontar un análisis serio. Aunque hablemos de deporte. Aunque hablemos de "imbéciles".

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal