Dibuje maestro

Sobre el blog

Enric González, corresponsal de EL PAÍS en Oriente Próximo y autor, entre otros libros, de Historias del Calcio escribirá durante el Mundial de Sudáfrica de futbolistas y de fútbol, "es decir, del juego más hermoso. Solamente de eso".

Archivo

julio 2010

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

22 jun 2010

El imbécil culto y realizado

Por: Enric González

Domenech
 Juan Antonio Coderch de Sentmenat (1913-1984) fue uno de los grandes arquitectos europeos del siglo XX. Quizá por elitista, quizá por conservador, quizá porque era un caballero de los que aún hablaban del honor, ni él ni su obra son hoy tan famosos como merecen. Poseía una virtud no muy abundante en el ramo de la arquitectura, el sentido común, y decía verdades tan obvias como aplastantes. En el libro Conversaciones con J. A. Coderch de Sentmenat, de Enric Soria, se incluye esta frase: “No hay nada peor que un imbécil culto y realizado”.

Es una frase que siempre tengo presente. Sabiendo que, como la mayoría, tiendo a la imbecilidad, procuro culturizarme lo mínimo y mantener mi vida cerca de la orilla del fracaso.

Confío en que no parezca demasiado oportunista hablar en estos momentos de Raymond Domenech. No hay más remedio que hacerlo. Recuerden que el periodismo es básicamente oportunismo y unas cuantas cosas más que ahora no recuerdo. Y subrayo que no tengo intención de hacer leña del árbol caído. Hago notar que considero a Domenech un hombre culto y realizado; en pocas crónicas sobre él encontrarán hoy dos elogios tan rotundos. También le considero, por supuesto, un imbécil. La imbecilidad, insisto, es una cualidad muy frecuente entre los hombres. Y, en principio, del todo respetable.

Domenech fue un jugador vulgarote y muy leñero. Hasta aquí, ningún problema. Pero se dejó crecer un mostacho espectacular y, con el fin de intimidar a los adversarios, decidió adoptar una personalidad futbolística inspirada en el actor Charles Bronson: ¿observan el inconveniente de mezclar la imbecilidad con la cultura, aunque sea cultura barata?

Fue jugador-entrenador del modestísimo Moulhouse y en 1989 asumió la dirección técnica del Olympique Lyonnais, un club de Segunda. Domenech suele presumir de que en su primera temporada logró el ascenso y en la segunda clasificó al Lyon para la Copa de la UEFA. Desde entonces se considera un técnico consumado. Es decir, un hombre realizado personal y profesionalmente, poseedor de las claves del éxito. Conviene señalar, sin embargo, que en 1989 el Lyon había sido adquirido por el magnate Jean-Michel Aulas, y que, con el presupuesto que tenía a su disposición, lo menos que podía conseguir Domenech era lo que consiguió.

Sustituido a los dos años por Tigana, que lo hizo mejor, Domenech se hizo cargo de la selección francesa sub-21 entre 1993 y 2004. Alcanzó la final de la Eurocopa 2002, pero la perdió. Luego se hizo cargo de la selección absoluta.

El popularísimo periodista radiofónico Eugène Saccomano lanzó en su momento una voz de alarma: “Va al cine, lee libros, hace teatro, hay un intelectual al frente de la selección”.

Ser culto o incluso intelectual no es, reinsisto, un problema en sí mismo. Guardiola, por ejemplo, es un tipo culto, pero antes de que el Barça saltara al césped para disputar la final de Roma, enardeció a sus jugadores con unas imágenes de Gladiator. Domenech, en cambio, preparó a sus jugadores de la sub 21 (chavales llamados Zidane, Thuram y Makelele) para un partido trascendental llevándoles a ver la trepidante obra teatral Endgame, de Samuel Beckett. Les hago una brevísima sinopsis de Endgame: son cuatro personajes, uno inválido, otro que no puede sentarse y dos sin piernas que viven entre basuras; la frase esencial de la obra es “no hay nada más divertido que la infelicidad”. ¿Captan la diferencia entre el culto inteligente y el culto imbécil?

Domenech debió recordar eso de que la infelicidad es divertida en 2008, cuando, tras la miserable eliminación de Francia en la Eurocopa, dedicó la conferencia de prensa final a pedir públicamente a su novia que se casara con él. Ya ven, un hombre emotivamente realizado.

Prefiero no hacer comentarios sobre los criterios astrológicos por los que Domenech excluía de la selección a los de signo “escorpión” y evitaba alinear en defensa a los de signo “leo”. Cada uno cree en lo que le da la gana.

Tampoco comentaré la conmovedora aparición de la señora madre de Domenech en la televisión francesa, sintiéndose aludida por las palabras de Anelka sobre su presunta laxitud moral. Cuando a un profesional que en su día imitó a Charles Bronson tiene que salir a defenderle la madre, no hay mucho que comentar.

Resulta fascinante que Raymond Domenech haya durado tanto tiempo como seleccionador nacional francés. Incluso considerando el subcampeonato de 2006, logrado, dicen los propios futbolistas, gracias a la autogestión de la vieja guardia dirigida por Zidane y Henry. Domenech habrá durado tanto por aquello de que en el fútbol todo es posible. Afortunadamente.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 193 Comentarios

Queridos amigos de la madre patria, les queda poco de mundial. Porque no se buscan otro equipo por el que alentar. Un abrazo desde Argentina Che¡

Sebastian

Que te molesta que escribamos desde Argentina, aca leemos entre tantas cosas un diario que se llama El Pais, que lleva 10 años imprimiendose AQUI en Buenos Aires, como buen diario todos los dias te enteras!!! De los campeonatos de EUROPA los tenemos presentes por las noticias de los argentinos que alli juegan, o tampoco te enteraste y en cuanto a tus comentarios de que somos insultantes, en la edicion digital de El Pais ahora mismo aparecen estos titulares ... el de este articulo de marras a quen tratan a Domenech de *imbecil* y otro a Francia de *ridicula*, segun los criterios imperantes lo que se lee no es muy *polite*. Como siempre vos sos de la Europa que va dando ejemplos de nada ... si perdon la de la xenofobia, la maledicencia y la intolerancia. La otra escucha tangos como los que El Pais edito este Domingo de un recital que dio El Cigala dio aqui en Buenos Aires, con el reconocimieto de todos los que aqui aprecian el buen gusto de este flamenco.

No entiendo los desprecios de los argentinos durante los ultimos quince dias, a no ser que haya españolitis, será porque jugamos mejor al futbol aun perdiendo???

Creo que hay varios tipos de imbeciles; los que escriben articulos, los que lo leen, los seleccionadores y algunos que opinan aqui, nadie es dueño de la verdad.

Me encanta tu modo de insultar con altura. Si me permites, me voy a anotar un par de frases para agregar a mi arsenal...

Lo que ha pasado a la selección francesa es el extremo del ridiculo. Es triste todo esto. De ser una selección con figuras de gran calidad -que daba gusto verlo jugar- pasó a ser una selección que llena las tapas de los diarios por absurdos como los vividos en este mundial. A Francia le hace falta un tipo como Bielsa (que tomó el mando de la selección chilena en un momento semejante al que vive hoy Francia) o Guardiola para generar confianza (o quizás darle liderazgo a Zidane). A Domenech le pasó esto no por imbécil sino que simplemente por sus extravagancias raras, su actitud bizarra a la hora de elegir sus jugadores, por su forma de ver el fútbol y por su rara e incomprensible forma de liderar.

Me gustó mucho. Divertido.

muchachos, acá hay dos o tres que firman como argentos y hablan con sois, os, vosotros y otros giros españoles. ¡no carguen, boludos! y tampoco sé por qué se ponen a insultarnos a nosotros que nada tenemos que hacer con el fracaso de domenech. igual no carguen tanto a los otros que necesitarán ánimo cuando españa quede fuera.
abrazos,

Estemos de acuerdo o no con tus opiniones, da gusto leerte Enric. Muchas gracias.

Enric, inmejorable homenaje a José Antonio Coderch el que haces con esta autoinmolación. Por piedad contigo no pasé del quinto párrafo, no te trates tan mal la próxima vez por favor.

Bravo! Viste como negou los comprimentos do tecnico Parreira ( campeon con Brazil en 1994) despuez del juego de hoy. Un cabron! Un animal !

Enric se ha ido a la banquina, el camino aún es largo y sinuoso, veremos cómo llega a destino.

Enric, como siempre, dando en el clavo, esta vez en los huevos del tal Domenech.

Enric González, en 28 años de vida sólo he leído de ti lo que antes firmaste. Creo firmemente que el hecho de seleccionar, de este artículo, dos frases al azar, implica consecuencias inmediatas; de momento denigrar al periodismo deportivo a la altura de Radio Marca y acotar de forma procupante tu inteligencia. Ánimo.

Aquí se pensaba casi lo mismo de Aragonés, pero al ganar la Eurocopa... todo cambia.

Con la imbecilidad pasa lo mismo que con la cornamenta: el que la lleva encima suele ser el último en enterarse.

No habeis publicado mi comentario y solo por decir que Del Bosque es un ser mudo y sin falta de personalidad... esto no es ser imbecil?... Como se nota que la prensa puso a Del Bosque donde esta... cuanto imbecil hay suelto.. y cuanto imbecil hay impuesto... saludos

El arquitecto Coderch de Sentmenat, que construía para la burguesía catalana, con paciencia habrá acumulado experiencia y datos para dictar una sentencia parecida. La imbecilidad tiene la acepción de debilidad y debilidades tenemos todos, a Domenech le han criticado su falta de autoridad pero ha sido precisamente, su falta de humildad, lo que ha llevado a todo éste desastre y a los insultos de Anelka que también es un maleducado y un creído. Los futbolistas se sienten poderosos porque ganan mucho dinero y pierden el sentido de realidad. El fútbol es un deporte de equipo y hay que ser disciplinado, organizado y no tener esa desmesura de ego, ni el entrenador ni los jugadores, sino es imposible trabajar en equipo, es necesario escuchar al otro. Perdieron la perspectiva y pensaron que estaban en la cité arreglando un affaire con el guardián del edificio. Irresponsables, infantiles como dijo Lizarazu: un asile de fous. Y todos negros en el equipo y todos blancos en el staff, no hay balance y un problema de comunicación evidente. El ascensor social no ha llegado al fútbol.

Enric, totalmente de acuerdo contigo. No hay nadie que escriba sobre la vida y las gentes como tú. A la que no entiendo es a la gente que no te entiende, peor para ellos.

Enric, totalmente de acuerdo contigo. No hay nadie que escriba sobre la vida y las gentes como tú. A la que no entiendo es a la gente que no te entiende, peor para ellos.

Sr. Sebastián: En que grave error está incurriendo usted; yo soy Argentino y del Interior, pero hablarle de lo que es mi país, de lo extenso de su territorio y lo variado de sus etnias y decirle que Argentina no es solo Buenos Aires, estamos nosotros que somos el 70% de la población y somos, tal vez más educados que muchos de los que pueblan vuestro país y Señor, no juzgue a todos por igual porque haya conocido a dos o tres porteños.
Atentamente

Para gente culta, los que como tú denostan la cultura. Ha calado hondo en este país que se puede ser alguien dandole patadas a un balón o hablando de eso y cobrar más que otra gente que estudia y hacer algo por el bien del pais. Y luego me importa un pito como sea el entrenador de Francia, como tal se merece respeto, guste o no. Lo peor de algunos futbolistas es que porque se ven jaleados en campo de futbol piensan que son seres superiores por encima del o del mal.

ets pericu i de l'inter, però ets el rei

Y este es el Enric Gonzalez del que habla Boyero tan elogiosamente?Joder qué decepción

Vosotros los españoles no habeis ganado absolutamente nada y disfrutais mofarse de un pobre tipo como Domenech. Que direis cuando se los elimine del mundial.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal