Dibuje maestro

Sobre el blog

Enric González, corresponsal de EL PAÍS en Oriente Próximo y autor, entre otros libros, de Historias del Calcio escribirá durante el Mundial de Sudáfrica de futbolistas y de fútbol, "es decir, del juego más hermoso. Solamente de eso".

Archivo

julio 2010

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

30 jun 2010

Preferencias

Por: Enric González

La pasión patriótica nunca me ha tirado mucho. Yo creo que con un poco de civismo, con no defraudar a Hacienda y con no hacer demasiado la puñeta a los demás uno cumple razonablemente como ciudadano. Me supera la cosa del patriotismo, lo de inflamarse a la vista de una bandera (cualquiera de ellas) o lo de atribuir cualidades antropológicas o morales a un concepto tan abstracto como el de “nación”.

Hinchas españoles celebran en la explanada del Bernabéu el triunfo del equipo ante Portugal (Foto: EFE)
 

Lo cual no significa que no me guste que gane España. Me gusta. Me alegra por mí y por la mayoría de mis conciudadanos. Y por mi mujer, muy forofa de este equipo. Reconozco, sin embargo, que las victorias de España me parecen ligeramente menos embriagantes que las de mi club. Y las derrotas (confiemos en que no lleguen), menos dolorosas.

Será, tal vez, porque al club lo elige uno mismo, mientras que con la selección hay lo que hay. O será que siento afecto, en mayor o menor medida, por más de una selección. Simpatizo con Italia, porque llevo años siguiendo con fruición (ya sé que suena a contrasentido) el fútbol italiano. Simpatizo con Inglaterra, porque la anglofilia no se me va a curar ya nunca. Simpatizo con Argentina por muchísimas razones, algunas tan nimias como los anuncios mundialistas de la cerveza Quilmes o por el ronco “vamos, vamos”. Antes simpatizaba con Alemania, pero me libré de esa rareza en el Mundial de 1982. Reconozco, sin embargo, que la Alemania de este año es simpática y atractiva.

De los partidos que quedan ahora, me gustaría que Holanda ganara a Brasil. Por simple deformación profesional: la gente de mi oficio vive de las sorpresas, porque son noticia. Y Brasil lleva tiempo ganando mucho y ofreciendo poco.

Con Uruguay-Ghana voy a llevarme un disgusto, pierda quien pierda.

Argentina debería eliminar a Alemania, porque de lo contrario existiría el riesgo de que Alemania, que aún puede crecer mucho, ganara dos Mundiales seguidos: este y el próximo.

Lo siento por Paraguay; soy del Espanyol y uno de mis héroes de infancia fue el paraguayo Cayetano Re, pequeño ariete de los “Delfines”, pero España es mejor y sufriría más que Paraguay con la decepción de la derrota.

Si las cosas salieran a mi gusto (cosa que jamás ha ocurrido), disfrutaría como un enano con la semifinal España-Argentina. Volvemos a lo del principio: es una suerte contemplar un partidazo sin miedo a sufrir uno de esos íntimos desgarros patrióticos que, según dicen, duelen muchísimo.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 221 Comentarios

Muy apropiados sus comentarios concernientes a esa mezcla explosiva (y tóxica) que vienen a conformar el fútbol y la patria. Aquí, en Uruguay, el presidente de la República entregó al capitán de Uruguay, Diego Lugano, una bandera nacional en una ceremonia en el Estadio Centenario antes de la partida a Sudáfrica. Los automóviles en Montevideo también llevan banderas nacionales. Eso fastidia a los que nos gusta el fútbol pero no vamos buscando grandes causas con las que identificar a la selección del propio país.

He reflexionado sobre este asunto en mi blog. Por si les interesa, les dejo la dirección

http://jorgebarreiro.wordpress.com/

Estimados españoles...basta de poner que los argentinos somos esto o aquello...si algo conocen de nuestro pais y su maravillosa gente deberían saber que no existe persona más desagradable en el mundo que un porteño (para tu que no sabes es el que vive en Capital Federal). gracias a ellos nos ven como nos ven el mundo...Tambien da tristeza ver como tratan a nuestros compatriotas en su pais y no puedan tener un poco de dignidad y reconocimiento por lo que este pais le dio a sus anteriores generaciones cunado con una mano a tras y otra adelante llegaban desesperados a este bendita Argentina buscando un lugar mejor en el mundo...y lo que es peor, lo encontraron. Saludos

Argentinoxs...Españolexs...Terricolaxs....vayan a tomar por el culox....soisx insignificantexs en el universox donde viven y si siguen fajandoxe unoxs con otrosx lo sosx aun masx...jax,jax,jax

Considero que el artículo de Enric no tiene, en absoluto, una intención "futbolera". Cuando se quiere exponer un tema "limpiamente" uno no arranca diciendo "La pasión patriótica nunca me ha tirado mucho" ni mete en el ajo a Hacienda ni el civismo. Hace un rato he salido al balcón y he visto la bandera de mis vecinos. Es una bandera alemana. Una familia de clase media normalita que lo único que hace es apoyar a su equipo favorito de esa manera, sin ninguna otra connotación y sin "inflamaciones" e histronismos de ningún tipo. Me parece un insulto que un articulista desgastado trate de "exaltado" a cualquiera que se decida a apoyar al equipo de fútbol de su país exponiendo su bandera. ¡Lo que hay que oír! Dar caña y tratar de expandir las conciencias es algo muy positivo y digno de encomio, pero hay que saber hacerlo: a quién, cuándo y cómo. Es un arte como otro cualquiera. Un arte en el que este señor, en este artículo (y en muchos otros), no ha estado fino.

Señor Enric, soy argentina, periodista y editora, amante de los libros y del fútbol. Pero no es muy común que a una mujer le guste tanto el fútbol como me gusta a mí, así que cuando iba a comprar un diario deportivo decía que era para mi marido porque me daba un poco de vergüenza. Soy fanática de Boca y de Argentina, y me gusta que ganen esos pibes vestidos de celeste y blanco, llámelo nacionalismo si prefiere, yo lo llamo identidad con un equipo que lleva nuestro fútbol a las canchas del mundo y le pone banca al más pintado (lease, no tiene miedo de enfrentarse a nadie), pero cuando River (el archienemigo de Boca) juega lindo lo miro también y sigo sus campañas.
Con el advenimiento del Mundial me alegré de que existiera Internet para leer los diarios y los blogs de distintos lugares, y al minuto me desilusioné. Donde yo esperaba encontrar charlas sobre fútbol encontré agresiones sin fin que me llamaron mucho la atención. Y me doy cuenta por qué nos odian en el Planeta Fútbol (al menos me queda la ilusión de que sólo sea en el Planeta Fútbol). Nosotros somos pasionales hasta la extenuación (España e Italia están en nuestros genes y aprendimos a pelear porque vimos a nuetros abuelos levantarse de la nada en una tierra extraña como era para ellos Argentina), nos gusta jugar con el mejor y matar o morir con las botas puestas, nuestros jugadores no son, es verdad, unas señoritas jugando, ponen alma, corazón y piernas, y nos encantan las picardías como la de la mano de Maradona en 1986 (claro que después nos regaló a nosotros y al mundo el mejor gol que vi en mi vida, eso debería agradecerse y no meterse tanto con la vida privada de un señor común que en fútbol era un genio). Pero parece ser que el resto del mundo no ve la picardía igual a nosotros, y ahí es cuando quedamos mal parados. Eso sí, vi cómo TODOS los diarios del mundo señalaron que Argentina le ganó a México con trampa, como en el 86 y en 78, pero no vi que criticaran tanto el gol de los alemanes, ni los mundiales de los alemanes y los inlgeses. Y me pregunté ¿por qué nos odian así? Sí, ya sé que muchos foristas esgrimirán un millón de razones (las he leído todas), pero también me dije que en el fondo a todo el mundo le gustaría ser un poco como nosotros, apasionados hasta la extenuación, no nos dejamos vencer y morimos de pie.
Con todo esto, me olvidé de decirle que me iba desilusionada también de la lectura de los diarios de España hasta que me topé con su columna. Siga dibujando, maestro, una frase muy conocida y muy popular, en este raro país del fin del mundo, Argentina, que cuando era chica se la oía decir a mi padre cuando veía alguna jugada que le gustaba.
.

Soy argentino y estoy muy de acuerdo contigo. Creo que los mundiales traen consigo lo peor de la estupidez humana, y el nacionalismo tiene mucho de estupidez. Y el sinsentido es aún mayor cuando las selecciones son tan representativas de sus países como un ejercito de mercenarios o una legión extranjera (ejemplo Francia). Aunque bueno, mejor sacarse las ganas en un estadio de futbol que en una guerra...

Pido humildemente que se terminen los comentarios hirientes de uno y otro lado, ya que somos iguales aunque con matices de acuerdo a como nos ha ido en esta vida. Disfrutemos del buen futbol y de lo mejor de este mundial LARISSA RIQUELME

bueno bueno, me ha encantado el artículo, soy granaino, betico y de la selección inglesa, por escoger una de chavalin, que eso de los mundiales me aburría.

no durará mucho, pero leyendo tu artículo veía que las banderas eran matrix, y que en el mundo real solo importa lo que escogemos. lo impuesto, por mu españañaña que sea, no cuaja en mí.

un saludo sin acentos.

Pues el anuncio de Quilmes es de un ardor patrótico acojonante.

Hmm, sólo discrepo en la identificación con un club. Con los años me he dado cuenta de que lo que me gusta es ver buen fútbol.
Agrada ver a otros no nacionalista o racionalistas que tienen dos dedos de frente para entender correctamente la naturaleza de la bandera, el himno o la patria.
Nos queda tiempo para que podamos ensalzar aquello de "en este mundo no hay mayor pecado que el de no seguir al abanderado" sin que nos peguen o fustiguen.
La nación, un accidente como otro cualquiera.

Hubo un tiempo que me gustaba que ganase el Real Madrid. Pero desde hace unos cuantos años me gusta bastante más que gane el Barça. Se explica simplemente por un cambio de ciudad de residencia. En cuanto a selecciones, he vivido bastante tiempo en otros países, pero sigo prefiriendo que gane la española: me ha resultado mucho más duradera esta inclinación. Y eso que no tengo ningún "gen" español. Aunque, puesto que me gusta el fútbol, lo que verdaderamente prefiero es que gane el mejor equipo (lo cual, por otra parte, admito que no tiene ningún mérito).

Años llevo diciendo lo mismo. Como bético (no digo más) los sentimientos futbolísticos los tengo más que copados. Mi cerebro, afortunadamente, no da para más de una pasión irracional, y con el Betis tengo de sobra. Sin embargo, me encanta que España gane, no tanto por mi, como por ver como mis amigos se entregan de forma irracional (la misma que yo tengo con el club de la Palmera). A veces siento que es un poco ver los toros desde la barrera, con una máxima: Si España pierde, pierden ellos, pero si gana, ganamos todos. No es lo mismo.

me gusto su sinceridad y argumentos, le dejo otra publi de las buenas http://www.youtube.com/watch?v=V32OKZ7mtc4
saludos

Creo que el sentimiento nacionalista se atenúa de una forma natural cuando viajas,convives con otras culturas y entiendes que hay diferentes maneras de hacer las cosas.Cuando sin darte cuenta adoptas actitudes y costumbres que sin ser de tu lugar de origen van mas con uno mismo.

Me gusta este artículo de Enric. Yo creo que en los mundiales buen futbol lo que es un partido divertido y emocionante jamás lo he visto. Quizás el Italia-Brasil del 82. Los buenos partidos suelen ser los partidos de clubes que cogen los mejores de cada país y se conocen muy bien los jugadores. A mi me pasa como con las olimpiadas, el tufillo nacionalista, los desfiles y por supuesto los fanáticos que solo disfrutan con la victoria sea como sea no me gustan, eso no es deporte. Me recuerda a la puesta de escena de Leni Riefenstahl

Pedro suscribo a pie juntillas tus palabras,me alegra leer esto y espero que el sentido comun impere.llevo 25 años en este pais y siempre fui tratado como uno mas y me duele ver como manipulan a la gente.

Bien, pues hagamos como que no existe el sentimiento nacionalista, o al menos el sentimiento de disfrutar viendo ganar a la selección de tu país (o el país donde uno nace o pace), ya que estos sentimientos son tan retrógrados o tan provincianos.
¡Cómo vibramos todos los españoles viendo ganar a Japón!
¡Qué emoción la de Grecia entera ante la victoria de la selección de Suiza frente a la de España!
Y así sucesivamente, en cualquier combinación imaginable.
(Aunque siempre habrá quien vea algo raro en que se diesen esos fenómenos de masas enardecidas por países que sólo conocen de oídas...¿o no? Nunca se sabe, hay gente para todo)

Alberto,creo que tu tono despectivo no te diferencia de aquellos que segun tu no tienen"capacidad" para entender a Enric.Puede que los "villeritos" tengan sangre Española como tu.Basta de generalizar.Saludos.

efectivamente, es muy pesado el nacionalismo argentino, en general son antideportivos, cuando forman para el himno y los enfocan parece una rueda de reconocimiento en comisaria.
es divertido escucharlos, siempre explican a todo el mundo como hay que hacer las cosas, en un avión, en un hotel, en unrestaurante, en la playa , en clase, son fantásticos je.
creo que es muy sano que en España haya cierto distanciamiento como el que indica enric aunque animemos y suframos con la selección nacional

sí, alex, sí. yo si quieres también te recuerdo cómo han puesto a España en los diarios La Nacion y Clarín desde incluso antes de que empezara el mundial. El día del partido de Suiza había más de 300 opiniones de carnicero contra España, los españoles, la colonización, la ingratitud por no agradecer el grano argentino en la postguerra, la expulsión de argentinos en Barajas y lindezas de todo tipo, incluso deseando nuestro exterminio. A algunos argentinos les parece terapeútico criticar todo lo español, y viceversa, algunos españoles disfrutan sacando punta a todo lo argentino. No sé si fue antes el huevo o la gallina. Lo único que sé conociendo la realidad de ambos países es que ese tipo de gente, sea española o argentina me parecen títeres que llenan su vida en función de prejuicios y manipulaciones periodísticas varias. No hay más que ver algunos titulares de aquí y de allá para descubrir al periodista que disfruta generando polémica y haciendo que su artículo estalle con cientos de post odiándose unos y otros, mientras ríe divertido frotándose las manos viendo la batalla on line que ha generado. Personalmente me parece algo patético. A ver si somos capaces de ver más allá de lo negativo y nos centramos más en lo positivo que, sin duda, es inmensamente más lo que nos une que lo que nos separa.

Para los argentinos villeritos como "el peso de la historia,etc...
iros a postear a los tabloides tipo ole,as,marca etc...
Entre que jamas entendéis los artículos de Enric, por que vuestras capacidades no da para mas y que como consecuencia de ello escribís como lo hacéis con ese contenido barra brava ,ultra frustrado de la vida,nos tenéis fritos a los demás.

Creer que tiene algún merito haber nacido en un sitio u otro,cuando es algo completamente aleatorio y circunstancial
da cuenta de la poca capacidad de entendimiento de aquellos que se llenan la boca con arengas patrioteras.El nacionalismo por definición es excluyente-yo soy mejor que tu porque yo he nacido aquí y tu no- la formula perfecta para aquel individuo falto de vida y vivencias(aquello que realmente conforma la identidad)Y por ultimo: NO HAY CULTURAS MEJORES QUE OTRAS TAN SOLO DIFERENTES

Me gustaría saber por qué se criticó tanto el gol fuera de juego de Tévez, y se culpó a ese gol por la eliminación de Mexico cuando Argentina hizo DOS goles más; y los mismos que criticaron hasta la saciedad ese gol, se callan el fuera de juego de Villa que SÍ eliminó a Portugal ya que no hubo más. Acabo de escuchar, por primera vez desde ayer, a un jugador español dando a entender, muy timidamente, que sí fue posición adelantada. Lo mismo se deja claro en el chat de hoy de este diario. ¿Se puede mantener un patriotismo tan casposo como para darse el lujo de criticar a los demás y no asumir lo propio? Me gusta Holanda, calladita, sin gritos espasmódicos, está en cuartos...

Enric, es usted un amargaeras, que decimos por aquí. Usted no es na, ni chicha ni limoná. ¿Le suena? Pues eso. Los tibios. Qué peligrosos son los tibios. Ya lo vimos en el asunto de los asesinos de Israel y sus peregrinas opiniones subliminales contra los palestinos. ¿Subliminales?

España a por Paraguay del tirón!!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal